Despliega el menú
Deportes

Mann Filter 92 Sepsi Gheorge 55

El Mann Filter gana silbando

El club aragonés alcanza los octavos de la Eurocup tras derrotar al flojísimo Sepsi.

Agne Ciudarien penetra entre Nagy y Vass.
El Mann Filter gana silbando
ESTHER CASAS

Rumanía ingresó en Unión Europea el 1 de enero de 2007. Admisión política. En el deporte, si de baloncesto femenino hablamos, continúan al otro lado del Telón de Acero. Debajo del aro, se aprecia la pintura de Ceaucescu. Baloncesto primario, arcaico, casi neolítico. Equipo impropio de la Eurocup Women el Sepsi Gheorge. Nunca fue rival de un Mann Filter que ganó silbando, sin oposición, alcanzando los octavos de final europeos sin apenas esforzarse. El nivel que viene mostrando el cuadro que gestiona Víctor Lapeña en la competición doméstica alimenta la esperanza en Europa. Como en el índice de desempleo, en basket femenino España también alcanza las cotas más elevadas del continente.

No hubo partido. El Mann Filter ganó. Solo se puede ganar cuando no se encuentra rival en la otra costa. No había otra alternativa, otra posibilidad, que el triunfo aragonés. El Sepsi Gheorge se limitó a perseguir sombras sobre la pista. Sin talla, sin peso y, lo que es peor, sin baloncesto, fueron devoradas por la fiebre amarilla. Ciertamente, estaban bajas de defensas estas muchachitas rumanas. Los 37 puntos de diferencia plasman numéricamente la distancia entre uno y otro equipo.

Lapeña procuró dotar de seriedad al trámite. Ordenó presionar la salida del balón del rival y defender con relativa intensidad. Suficiente para apabullar a un adversario inexistente. Las carencias de las rumanas resultaron alarmantes. Le costó un cuarto de hora anotar una canasta en la pintura al Sepsi Gheorge, incapaz de elaborar un ataque finalizado con un lanzamiento interior. Desde el perímetro confeccionaron alguna jugada, probablemente porque las aragonesas relajaron su vigilancia sobre las tiradoras visitantes. Su porcentaje de acierto nunca intimidó al Mann Filter, que gobernaba el marcador con insultante holgura, mostrando un ataque diversificado. Mérito relativo, considerando que la defensa rumana, en vez de defensa, perfectamente podría haber ejercido de acusación.

Apenas dos minutos después de lograr la primera canasta en las cercanías del aro, el Sepsi Gheorge sufrió el tiro de gracia definitivo, al cometer la cuarta falta (minuto 19) su única jugadora con talento propio de esta competición, la saltarina Florina Diaconu. Jugadora interesante Florina: muy buenos fundamentos técnicos (botar, pasar y tirar), y excelente lectura del juego. Disputó 38 minutos y 21 segundos. Esto es, no defendió en toda la segunda parte. El Mann Filter no necesitaba esta concesión, pues el partido lo tenía ganado antes de saltar a la pista, pero todavía jugó más cómodo en la reanudación. Tiempo para comprobar la muñequita linda de Allison Feaster. Y la escasa ortodoxia y elevada eficacia de Agne Ciudarien.

Y la firmeza de Tiina Sten. Y la solvencia absoluta de las siempre fieles Estela Royo y Paula Palomares. Y tantos y tantos dones que adornan al colectivo que dirige Lapeña. Ayer le ganaron a nadie. Reitero: a nadie. Pero me da que en la Eurocup le pueden ganar a cualquiera.

Etiquetas