Despliega el menú
Deportes

S. D. HUESCA, 0 - ELCHE, 0

El Huesca resiste ante un equipazo

Camacho se dispone a lanzar a portería, ayer, en el partido frente al Elche.
El Huesca resiste ante un equipazo
ÁLVARO CALVO

Huesca, 0 - Elche, 0

 

Huesca Doblas; De la Vega, Corona, Dorado, Juanma; Helguera (Moisés, 75), Sastre (José Vegar, 70); Gallardo (Víctor Pérez, 58), Camacho, Mikel Rico; y Rubiato. Elche Caballero; Óscar Rubio, Samuel, Martí Crespí, Raúl Fuster; Saúl, Generelo (Acciari, 91), Usero, Wakaso (Patri, 81); Trejo (Paco Esteban, 70); y Jorge Molina. Árbitro: Pérez Riverol, del C. Tinerfeño. Amonestó con tarjeta amarilla al local Helguera y al visitante Generelo. Incidencias: partido disputado en el estadio de El Alcoraz ante unos 3.800 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el reciente fallecimiento de Angel Lumbierres, que fue presidente del equipo oscense.

 

¿Cómo se analiza el punto? Por sumar, suma poco. A este ritmo no habría salvación. Pero viendo el equipo que tiene el Elche, contemplando un ejército contra once aldeanos con palos y piedras (sin pretender la ofensa), es difícil no darse por satisfechos. Otros vendrán que menos morderán. Habrá días en los que el Huesca parezca más grande. A los puntos debió perder sin duda, pero también pudo llevarse el partido en su inicio y en su epílogo.

El Elche presentaba una estampa de mucho respeto, con el esqueleto compacto y un goleador, Molina, en estado de gracia con once dianas en media Liga. Son los partidos que le van al Huesca, que le ponen a tono, para los que no precisa charla motivante. Pero a pesar del lustre de su armadura, el equipo de Bordalás le dio el balón al rival cuando le pareció oportuno.

El morenito Wakaso silenció el Alcoraz con un disparo de traidor que se fue al palo con Doblas batido. Sus colegas de franja verde le hicieron caso y empezaron a gustarse tocando la pelota cerca del área azulgrana. Molina dio el segundo aviso con una formidable cabalgada que finalizó con latigazo de veneno raso. A fogonazos la cosa andaba igualada. Los del Huesca eran más lejanos pero igualmente intimidatorios. 

La segunda parte empezó marchosa. Saúl disparó a bocajarro a Toni Doblas que volvió a responder con lucidez y después fue Juanma el que maravilló con una volea asesina que sopló de cerca las astillas de la cruceta.

Pero el Elche era mejor. Tienen los de la Dama tres o cuatro futbolistas de gran valía. Trejo es un fantástico enganche, hábil y pujante, enorme constructor de opciones para quienes le rodean. De sus pies, con Wakaso como fiel camarada, nacieron un aluvión de aproximaciones en un cuarto de hora en el que el Huesca parecía resignado a recibir el golpe que lo tendiera desplomado sobre la lona. 

Calderón quitó a Gallardo y metió a Víctor Pérez. La perla de Alcorcón, primo de José Tomás, lleva unas semanas algo dormido y por eso ha perdido la titularidad. Después entró Vegar. Como el punto no valía de mucho, el míster azulgrana echó el resto con Moisés al abrigo de Rubiato.

'Moi' se merece más de lo que está obteniendo y en el descuento consiguió que todas las cámaras apuntasen a él. Falta fuera del área. Sacude violento y dirigido. Caballero despliega toda su elasticidad para abortar el sueño. El tanto habría hecho justicia con el ariete pero no con el partido, donde si alguien mereció mayor jornal fue el Elche, que tiene equipo para no despreciar la idea de ascender.


Etiquetas