Despliega el menú
Deportes

S.D. HUESCA

El Huesca da la baja a Hormiga

El jugador canario padece una grave lesión en la rodilla izquierda. Le sustituye Julián Vara

Los peores augurios que rodearon a Julio Hormiga tras su fichaje por la Sociedad Deportiva Huesca se han cumplido. El centrocampista canario, de 23 años, sufre una grave lesión en la pierna derecha que en el peor de los casos podría obligarle a retirarse del fútbol. Aunque había padecido problemas continuos en su club de origen, el Tenerife, estos se han destapado en toda su magnitud tras la resonancia a la que se le sometió el martes. Ante esto, el club azulgrana celebró ayer por la mañana una reunión de urgencia en la que las dos partes acordaron dejar en suspenso el contrato firmado y posponer las nuevas decisiones contractuales hasta tener totalmente claras cuáles son las posibilidades del jugador.

Inmediatamente, el club se movió en busca de un sustituto y tardó poco tiempo en encontrarlo. Se trata de Julián Vara, madrileño de 24 años que la pasada campaña actuó en el Celta de Vigo. Ayer se alcanzó un acuerdo verbal por una temporada y el futbolista, criado en la cantera del Atlético de Madrid y vinculado a la agencia de representación Bahía Internacional, acudió por la tarde al amistoso de Grañén. El nuevo futbolista del Huesca deberá todavía rubricar las condiciones pactadas y pasar el oportuno reconocimiento médico.

Vara puede actuar tanto de lateral derecho, como lo hizo con los celestes, como de interior, faceta para la que preferentemente le requerirá el técnico Antonio Calderón.

A Hormiga, mientras, se le abre un panorama muy complicado. Pese a su juventud ya ha padecido varias intervenciones en la rodilla y hoy se desplazará a Madrid para someterse a otras revisiones médicas. El centrocampista acudirá a la consulta del doctor Pedro Guillén, quien ya le operó en el pasado, y tendrá que someterse a una artroscopia. La zona más dañada es el menisco y hace tres años ya se tuvo que tratar por una rotura del ligamento lateral interno, por el menisco interno y someterse a una meniscectomía para la limpiar la zona. La pretemporada la había comenzado sano, en teoría, pero ya en las revisiones médicas se levantaron las primeras sospechas. Tras dos días de trabajo, tuvo que parar y ya se le dio cita para una resonancia.

Según esta, Julio Hormiga tiene dañado el cuerno anterior del menisco externo y acumula lesiones en el ligamento cruzado posterior, una osteocondral del cóndilo femoral externo y una condropatía rotuliana de grado 3. Con la futura artroscopia se quiere valorar el resto de la estructura por si surgiesen más problemas, estimar tratamientos y plazos y aplicar una cirugía reparadora.

Etiquetas