Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FÚTBOL

El gran espejo de Ander

Les separa un mundo, pero muchas son las coincidencias entre Iniesta y Herrera.

Uno se halla en la cima y el otro apenas transita por el principio del camino. Uno acumula trofeos y el otro está hambriento de gloria. Pero les une el talento y una serie de felices coincidencias. Andrés Iniesta y Ander Herrera, maestro y pupilo que se encontrarán el próximo domingo en el Camp Nou.

 

Ambos son de complexión endeble. Parece que se vayan a quebrar, justo cuando la técnica y la inteligencia acuden a su rescate. Los paralelismos no acaban en lo físico. Sobresalieron desde niños, cubiertos en un halo de superioridad, conscientes de su agraciado botín.

 

Tanto el manchego como el aragonés desprecintaron sueños en el afamado torneo de Brunete y los dos fueron elegidos mejores jugadores de la cita (uno en 1996 y el otro en 2001). Años más tarde, ya cincelados como promesas en ciernes, defendieron la camiseta de España en un Mundial sub 20 y saborearon las hieles de la derrota.

 

La fabulosa epopeya emprendida por Iniesta debería ejercer de referente para el crecimiento de Herrera. El azulgrana tuvo que derribar muros infranqueables, prejuicios y dudas a golpe de clase y esfuerzo, justo la factura que le aguarda al blanquillo.

Precisamente Iniesta fue el encargado de comparecer ante los medios de comunicación minutos antes de que diera comienzo la sesión vespertina en la Ciudad Deportiva de Sant Just. Arrancó haciendo un llamamiento a la prudencia ante la inminente visita del Real Zaragoza: "Pocos conocían al Rubin Kazan y viene al Camp Nou y nos gana. Se hablaba del Milan como un equipo de viejos y ganan al Real Madrid en el Santiago Bernabéu. El Liverpool pierde en casa. El nivel de los equipos cada vez es mayor y la exigencia también. El Real Zaragoza es nuestro próximo rival y también tiene buenos jugadores. Es en este partido en el que hay que centrarse, preocuparnos de hacer nuestro fútbol y mejorar anteriores actuaciones".

 

El recuerdo de la admirable campaña firmada por el Barcelona en el estreno de Pep Guardiola en el banquillo, es la exigente vara de medir que despierta críticas cuando no se vence por goleada o cuando se produce el primer tropiezo. Un nudo asfixiante del que Iniesta ansía deshacerse: "Nos equivocaremos si comparamos esta temporada con la pasada. Sé que estaremos todo el año haciendo comparaciones pero la situación es totalmente diferente. Lo importante es centrarse en lo que hacemos bien o mal. Eso es muy largo. El domingo recibimos al Zaragoza y el miércoles jugamos partido de Copa. Eso es lo más importante".

 

Fundamental en la consecución de la Liga de Campeones (marcó el gol que dio el pase a la final en Stamford Bridge), el centrocampista internacional pagó con creces los esfuerzos, causando baja durante varios meses. De hecho, no ha sido titular con el Barcelona desde hace dos semanas. Un proceso de recuperación de sensaciones físicas y mentales que afronta en su tramo terminal: "He ido acumulando minutos y he cogido más confianza. Cada día me encuentro mejor ya sea entrenando o jugando. No sé en qué porcentaje de mi nivel estoy. Evidentemente aún no estoy al cien por cien pero eso no me preocupa. Lo importante es ir acumulando minutos".

A buen seguro, el Zaragoza sufrirá la severidad del talento de este genio blanquecino. Ojalá Ander esboce algunos trazos de su potencial en el escenario más selecto.

Etiquetas