Despliega el menú
Deportes

UNA MEDIA DE DOS POR ENCUENTRO

El gol más perezoso

El Mundial está ofreciendo muy pocas alegrías goleadoras a los espectadores. El promedio es de menos de dos dianas por choque.

Jugadores estadounidenses celebran el empate ante Eslovenia.
El gol más perezoso
AFP PHOTO

El gol, el valor máximo del fútbol y la razón de ser los partidos, en especial en el Mundial, continúa aletargado y perezoso en el torneo que se disputa en Sudáfrica, en el que el promedio de tantos no llega ni a los dos por encuentros.

Cuando ya se ha cubierto un tercio de la Copa Mundial de Sudáfrica, el peor registro de la historia de la competición (2,21 goles por encuentro en Italia'90) se presenta casi como un reto difícil de alcanzar cuando el torneo avanza al ritmo de 1,87 tantos de media.

Este es el registro que se alcanzó tras la disputa en la noche del viernes pasado del partido que Inglaterra y Argelia empataron a cero en la en Ciudad del Cabo. Con los tres encuentros celebrados ayer no se subió el promedio goleador.

Precisamente ese encuentro, uno de los más flojos del torneo hasta el momento, es el paradigma de la imagen ofensiva de buena parte de las selecciones que ya han participado en veintitrés de los 64 partidos de la Copa Mundial.

Una de las ilusiones de los organizadores de este Mundial era batir el récord absoluto de goles en un torneo, que quedó fijado en Francia'98 con 171 tantos, en el primer Mundial de la historia disputado por 32 selecciones. Parece ésta una empresa casi imposible a estas alturas, pues haría falta que los partidos que restan avanzaran a una media de más de tres goles.

La necesidad de no perder en el primer encuentro, la falta de puntería de algunas de las grandes estrellas del Mundial, las sorpresas que han supuesto las derrotas de España ante Suiza y de Alemania con Serbia y los tres empates sin goles que ya se han registrado se encuentran entre las razones de este bajo ritmo goleador.

Hasta siete equipos han tenido suficiente con un escuálido 1-0 para ganar sus partidos y solo Argentina ante Corea del Sur (4-1) y Alemania contra Australia (4-0) han asentado su triunfo a partir de una diferencia contundente en el marcador. Lejanos quedan por tanto mundiales como el disputado en Suiza en 1954 en el que se registró una media de 5,38 goles por encuentro, con 140 tantos en tan solo veintiséis partidos de la competición.

Fueron tiempos en los que los partidos acababan con marcadores como el 9-0 y el 7-0 que Hungría y Turquía, respectivamente, le endosaron a Corea del Sur o el 8-3 del Hungría-Alemania.

También se dieron en aquel Mundial el 7-2 del Alemania-Turquía, el 7-0 del Uruguay-Escocia, el inusual 4-4 del Inglaterra-Bélgica y el "tenístico" 7-5 del Austria-Escocia, el partido con más goles de la historia de la competición (doce tantos).

Más tarde, Yugoslavia batió a Zaire por 9-0 en Alemania'74 y Hungría por 10-1 a El Salvador en España'82 y Alemania a Arabia Saudí por 8-0 en Corea-Japón.

La selección más goleadora de la historia mundialista ha sido Brasil, con 203 tantos, lo que supone aproximadamente el diez por ciento de todos los goles obtenidos en la fase final de un Mundial, por delante de Alemana (194), Italia (123) y Argentina (118).

Sin embargo, el equipo que más goles ha marcado en un solo campeonato ha sido Hungría, que logró veintisiete dianas en el Mundial de 1954, en Suiza, pero que no le sirvieron para ser campeón, ya que el título fue para Alemania, que logró veinticinco.

Etiquetas