Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FÚTBOL ARAGONÉS

El futuro pasa por Teruel

.

Los jugadores del Teruel celebran un gol.
El futuro pasa por Teruel
ANTONIO GARCíA

Veinte años después, el Teruel acaricia la Segunda División B. Desde 1991 no milita en la categoría de bronce el club turolense. En estas dos décadas, ha caminado con holgura por los terrenos de la Tercera División aragonesa. Ahora, cuando aún resta una jornada para la finalización de la Liga regular, ya ha atrapado el título liguero. Este hecho le permitirá disfrutar de más opciones en el 'play off' de ascenso a la Segunda B, pues solo deberá superar una eliminatoria para consumar el objetivo. La Muela, Real Zaragoza B y Ejea le acompañarán en el viaje de la fase final.

El campeonato representa la consecuencia lógica a la inversión realizada. El presidente, Inocencio Martínez, subordinó su continuidad en la presidencia del club a la construcción de un proyecto ambicioso. Su órdago con el amago de abandono al final de la pasada temporada supuso que el Teruel lograra mantener los sólidos respaldos institucionales que lo sostuvieron en los últimos cursos. Cuando casi nadie paga en la Tercera aragonesa, cuando casi todos los clubes han reducido su presupuesto a la mitad e incluso un tercio del montante del pasado ejercicio, el Teruel incluso lo reforzó, reiterando desde el inicio de la temporada su condición de auténtico proyecto viable hacia la Segunda B. Hay que subrayar que en los últimos cinco años, solo el Barbastro ha logrado ascender desde Aragón: un ascenso entre 20 intentos.

Inocencio Martínez contrató para lograr el objetivo a Ramón María Calderé, ex jugador del Barça y de la selección española. Calderé edificó el bloque a partir del equipo que se clasificó en las dos últimas temporadas en el 'play off'. Además, contrató a jugadores de su confianza llegados de la regional catalana. Económicamente, solo el filial zaragocista y el Ejea se aproximaban en dimensiones del proyecto mudéjar. El inicio de la temporada confirmó las aspiraciones. El Real Zaragoza B comenzó mandando, pero el Teruel siempre se ubicó a su estela, junto al sorprendente La Muela. El hundimiento del filial en los últimos dos meses ha propiciado que el Teruel se encuentre en estos momentos en condiciones óptimas de dar el brinco a la Segunda B.

Sin clubes altoaragoneses

La Muela, Real Zaragoza B y Ejea completarán el cuarteto aragonés que concurse en la fase de ascenso. Por primera vez, ningún club de la provincia de Huesca participa en el 'play off'. Los equipos altoaragoneses, tradicionamente los más potentes económicamente, quedan fuera, evidencia del desplome estructural del fútbol aragonés. Los tres llegan a la lucha final desde distintos puntos de partida. La Muela inició el curso sin apenas jugadores ni dinero. Sin embargo, su entrenador, Emilio Larraz, ha logrado soldar el conjunto más homogéneo de la categoría. Al final, es el único equipo que le ha discutido el título al Teruel.

Se esperaba y se espera mucho más del Zaragoza B, equipo que por potencial deportivo y medios partía como máximo favorito. En el 'play off' puede desquitarse de los pinchazos sufridos en la segunda vuelta. También se ha clasificado el Ejea. Junto al Teruel, la cincovillesa es la plantilla más cara de la categoría. Conviene aclarar que una cosa es plantilla y otra equipo. La Muela, Zaragoza B y Ejea deberán superar tres eliminatorias para alcanzar el ascenso. Esta opción no la disfrutará el Monzón, campeón de la pasada temporada. Este año, con un potencial teórico superior, se ha quedado fuera de la fase final. Los problemas económicos también han influido en su caminar. Problemas que no sufre el Teruel, campeón de la Tercera aragonesa.

Etiquetas