Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

FÚTBOL

El febrero maldito del Barça

Guardiola renueva su contrato hasta junio de 2012, y se queda sin columna vertebral en el equipo tras la última baja: Xavi.

Sandro Rosell y Josep Guardiola, ayer tras la firma del contrato.
El febrero maldito del Barça
EFE

23-F de contrastes en Can Barça. El mismo día que Pep Guardiola rubricó su nuevo contrato con el conjunto azulgrana hasta junio de 2012, lo que asegura la estabilidad en la entidad, los problemas se le acumularon al técnico de Santpedor. Y es que Guardiola, que si no es destituido en el año y medio que le queda como míster blaugrana se convertirá en el cuarto entrenador con más partidos de la historia del club tras Cruyff, Michels y Rijkaard, se queda temporalmente sin lo que Luis Aragonés definió como pasillo de seguridad: la columna vertebral del equipo.

A las bajas de Valdés y Puyol, se ha unido ahora la de Xavi Hernández, que podría perderse los tres próximos partidos de liga ante Mallorca, Valencia y Zaragoza por culpa de una rotura fibrilar en el sóleo de la pierna izquierda. De puertas afuera, los miembros del equipo quitan importancia a la acumulación de lesiones, que además han llegado acompañadas de un bajón en los resultados (derrota en Londres y en el Villamarín en Copa y empate en liga ante el Sporting) y se conjuran para que el 8 de marzo, en el encuentro de vuelta de Champions ante el Arsenal, la primera final de la temporada, los tres capitanes puedan ser de la partida. Xavi llegará casi seguro, mientras que Valdés y Puyol lo harán entre algodones. Guardiola tendrá que improvisar una defensa, ya que Piqué está sancionado por acumulación de tarjetas.

Como hace un año, el infortunio de las lesiones se ha instalado en el mes de febrero en el vestuario azulgrana, que acumula cuatro jugadores en la enfermería (Valdés, Xavi, Pujol y Jeffren). En 2010 las bajas fueron aún más (Keita, Touré Yayá, Abidal, Alves, Xavi y Chigrinski) y también coincidieron con el periodo en el que el equipo acusa el momento de más bajón físico de la temporada, con vistas a alcanzar el pico de forma entre abril y mayo, cuando se disputan las eliminatorias decisivas de la Champions. Igual que la campaña pasada, Guardiola volverá a confiar en la cantera para tratar de salir del atolladero. Montoya, Thiago y Miño, todos del Barça B, se ejercitaron este miércoles con el primer equipo.

A pesar de la preocupación que rodea al equipo, cuyo entorno frunce el ceño por una plaga de bajas que se repite, Xavi cree que es un mero azar. «Las lesiones son fruto de la casualidad, de la acumulación de partidos y de la tensión», dijo ayer. «Entran dentro de la normalidad, no son de importancia», añadió.

Xavi negó también que el equipo esté atravesando un bajón de juego. «No hay nerviosismo, el que nos vea mal es que no es del Barça», afirmó. «Si analizas nuestro juego en los últimos partidos (Arsenal y Sporting), fuimos superiores al contrario. El problema es que el entorno es demasiado resultadista», explicó.

Respecto a la ampliación de contrato de Guardiola, el actual balón de bronce no tiene dudas. «Es una gran noticia para el barcelonismo», dijo el centrocampista de Terrassa. El segundo capitán azulgrana se deshizo en elogios hacia el técnico, que fue compañero suyo en el primero equipo. «Es una pieza clave en este engranaje, Pep nos cautivó desde el primer día; estamos muy contentos, es la persona idónea, nos exige mucho y nos motiva mucho», remató. «Tenemos tranquilidad de que se jugará buen fútbol, estamos encantados. Es un entrenador magnífico», concluyó.

Etiquetas