Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

BALONCESTO FEMENINO

El espíritu de la Copa en Europa

El Mann Filter recibe al Dinamo Kursk en la ida de los octavos, con la idea de jugar como en Valencia y obtener un triunfo vital.

Kiesha Brown se eleva ante una jugadora del Besiktas.
El espíritu de la Copa en Europa
ARáNZAZU NAVARRO

Lo decía el entrenador Víctor Lapeña nada más consumarse su dolorosa derrota en la semifinal de la Copa de la Reina en Valencia: "Si jugamos así en la Eurocup estoy convencido de que estaremos entre las mejores del torneo". Esa es la misión, la de luchar y competir al nivel que se hizo frente al poderoso Ros Casares, pero esta vez culminar la faena con un triunfo vital ante el conjunto ruso del Dinamo Kursk en la ida de los octavos de final. El conjunto amarillo regresa a la competición europea con un sabor agridulce, el que le dejó su gran partido en tierras levantinas sin la recompensa de la victoria. Pero a la vez regresan a la Eurocup con el convencimiento de que se están haciendo bien las cosas y que a ese nivel se puede superar esta ronda europea. El primer envite será esta noche (20.30) en el pabellón Siglo XXI y en él es casi obligatorio adquirir una renta que luego habrá que defender en la cancha rusa. El espíritu de la Copa debe mantenerse en Europa.

Esa ecuación llevaría al éxito aragonés. Y es que la entrega, el sacrificio y la inteligencia con la que jugaron las zaragozanas su duelo copero durante 30 minutos siempre darán buenos resultados. El fiasco del cuarto final ante el Ros Casares debe quedar olvidado, o mejor dicho, debe servir para aprender.

Las armas amarillas deben ser las mismas que el pasado fin de semana: una dirección eléctrica tanto de Ouviña como de Brown, una amenaza continua desde el perímetro de Feaster o de Kresovic, la garra de Estela Royo, la versatilidad de Zlatanova y la contundencia bajo los aros tanto de Henry como de Pascua. Así, y ante un rival incómodo pero no del nivel de las valencianas, como es el Dinamo Kursk, las de Lapeña deberían encarrilar la eliminatoria.

Está claro que el conjunto zaragozano necesita conseguir ante su público un buen resultado ante las rusas para poder afrontar con garantías el partido de vuelta una semana después en la ciudad rusa de Kursk y conseguir acceder a los cuartos de final, una de las metas que se había fijado el club en esta edición de la Eurocup.

La mayor baza de las amarillas debe ser el respaldo de sus seguidores y la moral alta que les otorgó el partido ante el Ros. Para el entrenador del conjunto aragonés, Víctor Lapeña, la labor de preparación de este partido se ha centrado en concienciar a sus jugadoras que deben "jugar ochenta minutos ante el Kursk porque tras la Copa de la Reina el equipo ha salido muy fortalecido mentalmente".

El técnico insistió en que "nuestra mentalidad es ganadora y ante las rusas debemos hacer nuestro trabajo lo mejor posible y sin darles un segundo de respiro. Esa es la manera de superar unos octavos que serían históricos para el Mann Filter".

En principio, Lapeña podrá contar con todas sus jugadoras. El vestuario es una auténtica piña y el trabajo que se lleva a cabo cada semana va dando sus resultados. Quizá falta la guinda, que podría llegar en esta Eurocup.

En lo que va de la competición europea, después de la fase de grupos y la serie ante el Besiktas turco, están destacando en la tarea anotadora y reboteadora la pívot Aneika Henry, con una media de 13 puntos y 9,3 rebotes, mientras que en asistencias la mejor es Cristina Ouviña con 2,5 de promedio. Pero sólo con eso no alcance para superar a las rusas y por ello la labor de las jugadoras de banquillo sea más fundamental que en otras ocasiones.

Un rival peligroso

El rival es digno de mención. De hecho, tras la fase de grupos fue el séptimo mejor clasificado, lo que le otorga el factor cancha en esta eliminatoria. El Dinamo Kursk, que está dirigido por Algirdas Paulaskas, tiene en la pívot estadounidense Michelle Snow a su jugadora más destacada, aunque también es muy importante la aportación de la base americana Lindsey Harding y de la alero lituana Sandra Linkeviciene.

Si el Mann Filter se deshizo en dieciseisavos de final del Besiktas, el conjunto ruso eliminó a las bosnias del Zeljeznicar de Sarajevo con una doble victoria holgada, ya que venció por 22 y 30 puntos cada uno de esos duelos.

Se trata de una verdadera prueba de nivel para el Mann Filter y una gran oportunidad de crecer como club en Europa. El primer asalto lo dirigirán esta noche los colegiados Eric Bertrand de Suiza y Henri Hilke de Finlandia. La suerte está echada.

Etiquetas