Despliega el menú
Deportes

TOUR DE FRANCIA

El español Óscar Freire se impone al esprint en la decimocuarta etapa

Tras Freire, tres veces campeón del mundo, que invirtió en el viaje 4 horas, 13 minutos y 9 segundos, a una velocidad media de 46,1 kilómetros por hora, cruzaron la línea de meta el colombiano Leonardo Duque (Cofidis) y el alemán Erik Zabel (Milram), que dieron tiempo al pelotón principal.

El español Óscar Freire, del equipo holandés Rabobank, hizo valer su fuerza en los metros finales y se impuso al esprint en la decimocuarta etapa del Tour 2008, que unió la ciudad de Nimes y la estación de Digne Les Baines, de 194 Kilómetros.

Tras Freire, tres veces campeón del mundo, que invirtió en el viaje 4 horas, 13 minutos y 9 segundos, a una velocidad media de 46,1 kilómetros por hora, cruzaron la línea de meta el colombiano Leonardo Duque (Cofidis) y el alemán Erik Zabel (Milram), que dieron tiempo al pelotón principal.

La general no sufre cambios en sus primeros puestos y sigue comandada por el australiano Cadel Evans (Silence Lotto), seguido del luxemburgués Frank Schleck (CSC) a un segundo y el estadounidense Chris Vandevelde (Garmin) a 38.

Mañana se disputará la primera etapa alpina, con salida en la ciudad francesa de Embrun y llegada en la estación italiana de alta montaña de Prato Nevoso, de 183 kilómetros y los altos de Agnel (especial), Morte (3a.) y la llegada en la Cúspide de Prato Nevoso catalogado de primera.

 

Freire: "Más no puedo hacer"

"En España todo el mundo habla de fútbol y cuando se habla de ciclismo es para hablar de gente que lucha por la general aunque todavía no haya ganado nada. Yo he ganado muchas carreras que nadie ha ganado antes, más no puedo hacer", afirmó el ciclista del Rabobank.

Freire destacó la ausencia del británico Mark Cavendish, ganador de cuatro etapas en este Tour, en el esprint final, pero aseguró que eso no resta importancia a su triunfo. "Sin duda es un gran llegador, ni él se esperaba ganar cuatro etapas como lo ha hecho. Gana con una superioridad que yo he visto pocas veces, es el más fuerte, el que marca la diferencia, pero los demás también corremos y debemos aprovechar nuestras oportunidades", afirmó.

El español se aferró a la rueda de Erik Zabel y eso le permitió salir del embrollo de ciclistas que protagonizaron el esprint. "Me he encontrado mejor que otros días, en los que he tenido que hacer más esfuerzo para llegar arriba y acababa demasiado fatigado", aseguró.

Freire sabe que ahora le esperan días duros, la travesía de los Alpes, jornadas en las que tendrá que sudar para superar las etapas y poder defender el maillot de líder de la regularidad que porta en sus espaldas.

Es consciente de que lo hará sólo, porque su equipo estará centrado en ayudar al jefe de filas, el ruso Denis Menchov, enrolado en la lucha por la clasificación general. "Menchov es candidato al Tour y en la montaña me parece que es el más fuerte. Además, esta semana se va a jugar mucho", indicó. "Pero estoy acostumbrado a pelear solo, en este Tour no he tenido más que la ayuda de Juan Antonio Flecha, al que agradezco su trabajo. Mi equipo ha venido aquí a ganar el Tour, yo no voy a trabajar para Menchov, el resto lo harán", afirmó.

Su objetivo pasa ahora por llegar a París vestido de verde y no piensa más allá. Los Juegos Olímpicos de Pekín están lejos y sabe que el recorrido no se adapta demasiado a sus características. "Pero nunca se sabe, yo espero hacerlo mejor que en Atenas, donde me caí en los primeros kilómetros y no pude competir", aseguró.

Etiquetas