Despliega el menú
Deportes

CHILE

El ejército del Loco Bielsa

Chile nunca especula, difícilmente se cerrará ante España. La velocidad y la presión son sus armas.

Bielsa imparte su doctrina en un entrenamiento de Chile.
El ejército del Loco Bielsa
ALBERTO PéREZ/EFE

¿Quién es Chile? ¿Quiénes son sus jugadores? ¿Cómo juega un equipo que ataca por igual a Argentina, Brasil o España? ¿Cómo es la escuadra que mantiene el vértigo de los partidos aunque gane 4-2 en el minuto 90? ¿Cuáles son las admiradas armas de Marcelo Bielsa?

Tal vez la mejor respuesta es que es un equipo mezcla de las frustraciones históricas de un balompié menor, una generación de futbolistas no dispuestos al fracaso y un técnico ofensivo, el argentino Marcelo Bielsa, deseoso de una revancha mundialista.

"Somos un equipo, no importa quién juegue, atacamos siempre", dijo el capitán de los sudamericanos, el arquero Claudio Bravo. "Buscaremos el protagonismo ante España", agregó valiente Bielsa.

Y en ambos reconocimientos hay otras claves de los chilenos, que clasificaron al Mundial de Sudáfrica apenas un punto por debajo de Brasil en Sudámerica.

Son jugadores capaces de ocupar distintas posiciones y forman un grupo sin fisuras. "No recuerdo, hace mucho que no tenemos un problema interno", comentó Bravo esta semana.

Chile es, ante todo, un equipo sin sorpresas. Usa sólo dos sistemas de juego. Uno es el clásico 4-3-3, cuando supone que enfrentará a un rival ofensivo, y el otro es el 3-3-1-3, cuando supone dominio total.

Pero quizá lo que mejor define su juego son las excepciones, aquellos partidos en que entró con cinco delanteros, como el 4-0 ante la débil Bolivia en las eliminatorias.

"La única vez que especulamos perdimos ante Brasil, no lo volveremos a hacer", dijo el creador Matías Fernández. "Cuesta mucho que un sistema de juego funcione, no vamos a cambiar", añadió Bielsa.

Una postal lo define todo. Chile ganaba 4-2 a Colombia de visita en 2009 y obtenía su clasificación a Sudáfrica, pero Bielsa gritaba a sus jugadores que buscaran el 5-2, aunque corría ya el minuto 93. Ese es su estilo, con el que siempre trata de convertirse en el protagonista de juego, buscando el ataque con velocidad, osadía y dinamismo.

Chile no tiene un caudillo como fue antes Iván Zamorano, ex goleador del Real Madrid. Su liderazgo en la cancha está basado en el grupo, la táctica y la práctica de jugadas, incluidas 27 variantes de saques laterales.

"Somos como monitos de Play-Station, estamos mecanizados", bromeó el volante creativo Jorge Valdivia, probable titular ante España.

No obstante, hay jugadores clave. Uno es Alexis Sánchez, el puntero derecho de las gambetas, otro es el propio Valdivia, elegido hace dos años el mejor 10 de Brasil. También está el goleador Humberto Suazo, aunque llega sin fútbol al duelo y todo hace indicar que comenzará en el banquillo. En labores más defensivas, hay dos hombres fuertes. Uno es Gary Medel, de Boca Juniors, y el otro es Arturo Vidal. Ambos defienden con fuerza pero buscan también el ataque.

Ante la favorita España, todos ellos saldrán a validar sus sueños, aquellos que ya los convirtieron en la primera seleccion chilena que gana un partido mundialista fuera de casa en 60 años.

Etiquetas