Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

BALONCESTO

El DKV Joventut carga contra Ricky Rubio por preferir al Barça

Se ha hecho casi interminable, pero el culebrón del verano en el baloncesto llegó este martes a su fin. Ricky Rubio abandonará la entidad que lo vio crecer como estrella para emprender una nueva aventura cerca de su actual casa, en el Barcelona. De esta forma se pone punto final a unas negociaciones que iban camino de ser eternas, sobre todo para el jugador catalán. El traspaso se fija en 3,7 millones de euros, por lo que es ya el más caro de toda la historia de la ACB . Supera la anterior marca, que tenían también los azulgrana cuando ficharon al alero Milan Gurovic.

El Joventut hizo oficial el acuerdo a través de un comunicado. El presidente, Jordi Villacampa, confirmó los detalles de la operación. Desde Badalona se criticó con suma dureza la actitud de su ya ex componente de la plantilla. Se aseguró que nunca fue con la verdad por delante, ni siquiera para la franquicia de la NBA que lo eligió en el 'draft' (Minnesota), porque decía unas cosas a unas personas y a sus agentes les confirmaba otras. No ha gustado al máximo dirigente catalán la forma de llevar este asunto por parte de la familia. El consejo de administración de la 'Penya' calificó de "vergonzoso y fuera de toda lógica" el comportamiento del joven base español.

"El lunes, después de un gran esfuerzo por ambas partes, el DKV y Minnesota llegaron a un acuerdo. Ante esta situación, y contradiciendo lo que nos había dicho antes, el jugador manifestó su preferencia por el Barcelona", rezaba la parte más importante del comunicado. Desde el Joventut insisten en que fue Ricky quien, de manera pública y de forma unilateral, declaró su decisión de romper el contrato para ir a Estados Unidos. Para ello tenía que abonar su cláusula de rescisión, estipulada en 5,7 millones de euros. Por ello, la directiva verdinegra no entiende el cambio de parecer del internacional y aclaran que accedieron a sus deseos de fichar por el club azulgrana. Todo ello, a pesar de que ya se había cerrado, en la citada madrugada del lunes al martes, un acuerdo con los Timberwolves para traspasarlo.

Los badaloneses creen que la mejor postura adoptada ha sido su venta al Barça. Reiteran que respetaron en todo momento los deseos que les iba transmitiendo el principal protagonista de la historia. Asimismo, en contraposición con las duras críticas vertidas hacia el base, quisieron agradecer sin embargo la forma de proceder de la franquicia estadounidense. Consideran que el trato especial dado ha sido algo recíproco y que han establecido buenas relaciones para futuros encuentros.

La otra versión

El de Masnou se decantó por la oferta 'culé' porque la consideraba "más sólida" en comparación con la última presentada por los de Minnesota. Desde el entorno de Rubio se consideraba que la propuesta americana era muy arriesgada, además de que no lograba cubrir el pago total de la cláusula de rescisión del jugador. La última oferta realizada por los norteamericanos estaba condicionada al sueldo ya establecido en anteriores acuerdos previos al 'draft' y a contratos publicitarios futuros. Algo que era insuficiente y demasiado enrevesado. Por este motivo, a su familia no gustaba la forma en que se llevaron las gestiones.

La propia 'Penya' estaba más interesada en que su joven estrella se marchara fuera de España, antes que reforzar a un competidor directo en el campeonato como es el Barcelona. Sin embargo, fue el propio profesional quien decidió rechazar otras ofertas. Tenía la última palabra y de ahí que el DKV se viera 'obligado' a traspasarlo a sus vecinos catalanes.

En cuanto al contrato que tendrá el base, cobrará un sueldo anual que rondará el millón de euros brutos. Por tanto, percibirá entre 700.000 y 800.000 euros limpios, convirtiéndose de este modo en el tercer mejor pagado del equipo que preside Joan Laporta y en uno de los 'más ricos' de la ACB. Su vinculación con el Barça será por seis temporadas, aunque contará con una cláusula de salida a la NBA, a partir del segundo año, muy beneficiosa. Podrá abandonar el club en 2011 a cambio de una cantidad cercana a su salario. Además, en la fecha señalada, el abanico de equipos interesados en contratar al joven de 18 años sería mayor. Al menos así lo prevén algunos analistas. Esta sería otra de las razones que más han pesado en la decisión final de Ricky.

Etiquetas