Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

MOTOR

El día más grande de Alcañiz

Los monoplazas, curveando en el circuito de Alcañiz.
El día más grande de Alcañiz
E. CASAS

Alcañiz batió todos los registros. Cerca de 60.000 aficionados se concentraron ayer en Motorland, durante la celebración de las 'World Series by Renault', en una jornada histórica para el circuito aragonés. Las cifras delatan la enorme repercusión mediática de la prueba, que reunió en La Ciudad del Motor a las mejores promesas del automovilismo mundial. Supuso, además, el bautismo internacional del recinto alcañizano.

 

Motorland presentó un aspecto grandioso desde primera hora de la mañana. Incluso el director de Renault Sport, Remi Dekoninck, se deshizo en elogios. "El ambiente es extraordinario. Y el circuito también", confesó Dekoninck, quien reconoció también que se habían superado "todas las expectativas". "Todo lo que pensamos hace dos años, cuando comenzaron los contactos con Motorland, se ha cumplido con creces. Estoy muy satisfecho", añadió el director de Renault Sport.

 

Dekoninck sólo citó un inconveniente: "Es obvio que se necesitan mejores conexiones. Al menos, para acoger eventos de carácter internacional. Pero todo llegará. De momento, únicamente tengo palabras de elogio hacia Motorland", afirmó.

 

Todas las zonas de público se llenaron a media mañana. El espectáculo de las 'World Series', además de contemplar las pruebas meramente deportivas, también presenta una amplia oferta lúdica para todas las edades. De esta forma, los aficionados tuvieron la posibilidad de desfilar, a lo largo del día, por las diferentes zonas de entretenimiento instaladas por la organización. "Yo he venido por mi hijo. Aunque nos ha costado llegar, no me arrepiento de ello. Se lo está pasando genial", observó su madre, que disfrutaba del espectáculo deportivo.

 

El simulador del vehículo Megane Trophy, una reproducción del coche que compite en las 'World Series', fue una de las atracciones preferidas por los visitantes al 'paddock'. Otra actividad muy seductora, siempre repleta de público y de participantes, consistía en emular a los mecánicos de la Fórmula 1, efectuando el cambio de ruedas de un monoplaza.

 

Mientras, los niños optaron por las zonas dedicadas especialmente para ellos, como el tiovivo, pequeños simuladores de coches y un par de castillos hinchables. Sin embargo, el acto más numeroso fue el 'pit walk', una actividad en la que el público cuenta con la posibilidad de bajar al 'pit lane' y ver de cerca a los pilotos. "Esto es apasionante. Todo lo que rodea a las carreras tiene un enorme atractivo. Aunque anteriormente había estado en otros circuitos, jamás había podido ver tan cerca los coches y a los pilotos", explicó Manuel, quien se había desplazado desde Alcorisa. "Vivo en Barcelona, pero tenía reservado el hotel en Alcorisa. Sin embargo, me ha costado hora y media llegar a Alcañiz", señaló después Manuel, molesto con "el caos de los accesos al circuito".

 

En otra zona, se podía observar algunas de las ocupaciones de los profesionales del motor, como los ejercicios de 'Pit Stop' y la preparación de algunos automóviles. Al mismo tiempo, varias chicas de un mismo colegio, desplazadas desde Sagunto en un autobús, se fotografiaban con los pilotos.

El monoplaza de Alonso

Después saltó a la pista el monoplaza de Fernando Alonso, el Renault R28, que venía generando una gran expectación desde primera hora de la mañana. El desenlace no dejó a nadie indiferente, bien por su velocidad, bien por su sonido tan característico. El R28 recorrió el trazado alcañizano en dos tandas. Su primera actuación fue a las 12.15. Precisamente en ese instante, con el monoplaza a punto de despegar, se cerraron los accesos a la Grada Meta. Ya no cabía nadie en esa zona de público.

 

"Esto es distinto a todo lo demás. Hace un ruido impresionante. En una carrera de Fórmula 1, con 24 coches, te debes de quedar sordo", advirtió Pedro. El monoplaza fue pilotado por Lucas di Grassi, probador de Renault; y generó una gran admiración en la grada. El resto del tiempo, el vehículo permaneció expuesto en la carpa del equipo, situada en el 'paddock'.

 

La oferta se amplió con una muestra de la gama comercial, y también con un espectáculo para coleccionistas. Además, desfilaron por el circuito varios de los modelos míticos que, a lo largo de las últimas décadas, han sido creados por el equipo Renault Sport. Entre ellos, el Alpine A442 de las '24 Horas de Le Mans' y el Renault 5 Maxi Turbo del Rally de Córcega.

Etiquetas