Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

EL PRÓXIMO RIVAL

El Deportivo levantó el vuelo

Los gallegos compartieron varias jornadas en descenso con el Real Zaragoza, pero la mano de Lotina reanimó al equipo.

Colotto, el defensa argentino del Deportivo, remata de cabeza en el partido de la primera vuelta ante el Zaragoza.
El Deportivo levantó el vuelo
CABALAR/EFE

Hace apenas dos meses, el Real Zaragoza ardía en la zona de descenso con otro ilustre compañero, el Deportivo de La Coruña. Ni aragoneses, aún con Gay en el banquillo, ni gallegos habían sido capaces de ganar un partido a la altura de la jornada nueve. Por entonces cundía la idea de que ambos equipos estaban condenados al sufrimiento.

Nadie podía sorprenderse, adivinando sus carencias, del partido inaugural de la temporada en Riazor, donde el empate cero sonó a premonición sobre lo que se vio pocas jornadas después: dos equipos lastimosos en ataque. Incluso aquel fallo aterrador de Marco Pérez con la portería entera para él y sin vigilancia emerge ahora, muchos días después, a premonitorio.

El arranque de Liga anudó a Zaragoza y Deportivo, que acabaron arrastrados al agujero de la clasificación. Los aragoneses, ya con nuevo entrenador, Javier Aguirre, siguen en esa batalla por la supervivencia. Les rodean las cenizas, pero la luz se advierte a solo un pequeño paso. Diferente es la historia en el Deportivo desde la jornada 10. Aunque a una diferencia prudencial, los gallegos se rodean de aire limpio en la clasificación (son 13º, con solo cinco puntos más que el Zaragoza).

Tras ahogarse cinco jornadas consecutivas en plaza de condena a Segunda División, el Deportivo tomó impulso hacia la comodidad de la mano, como casi siempre, de Miguel Ángel Lotina, el técnico que mayor estabilidad disfruta actualmente en la Liga gracias a que cumple su cuarta temporada bajo la confianza de Augusto César Lendoiro.

En aquellos días difíciles, la plantilla, la afición y el entorno del Deportivo repitieron diariamente mensajes y gestos de apoyo hacia el técnico. Fortificado, respaldado, Lotina sacó su viejo manual de rescate y reordenó al equipo en un 5-4-1, una fórmula de pretensiones defensivas que ya le dio resultado hace tres temporadas (el año del último descenso del Zaragoza), cuando salvó al Deportivo tras una segunda vuelta formidable, con números de Liga de Campeones. Casi siempre le dio resultado a Lotina la muralla.

El técnico vasco la impuso en la jornada 9, coincidiendo con la visita del Espanyol, y ganó 3-0. Fue el punto de inflexión y el Deportivo sacó 13 puntos de 15, una racha de imbatibilidad que lo lanzó a la tierra media de la Liga. Desde el giro táctico de Lotina, el Deportivo ha mantenido cierta regularidad. Se ha desinflado en el último mes (ha sumado cuatro de los últimos quince puntos posibles, lo que ha alterado su posición cómoda en la Liga fruto del empuje del vagón de cola, pero ha encontrado una idea de juego sólida, reconocible y bien digerida por la plantilla. También se mantiene el equipo gallego vivo en la Copa del Rey, donde el Deportivo debe remontarle en Riazor un 1-0 al Almería si quiere formar parte de las semifinales del torneo.

En este contexto, visitará el Deportivo de La Coruña el estadio de La Romareda el próximo domingo. El Real Zaragoza tendrá la ocasión de devolver a los gallegos a la pelea del desncenso.

Etiquetas