Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

Real Zaragoza - Temporada 2016-2017

REAL ZARAGOZA

El club de las rodillas rotas

En los últimos años, el Zaragoza acumula varios casos de rodillas lesionadas que se complicaron o no se recuperaron: Pablo, Drulic, Láinez, Cuartero, César Jiménez...

CHEMA R. BRAVO. ZARAGOZA 29/07/2010 a las 06:00
Etiquetas
7 Comentarios
Una de las rodillas lesionadas en el Real Zaragoza descansa en la Ciudad Deportiva.

Se suele apuntar que la casualidad repetida un número extraordinario de veces desemboca en la causalidad. Hallarle una explicación o una responsabilidad en el Real Zaragoza a la epidemia de rodillas lastimadas y que, o no se recuperaron o pasaron por perturbaciones y adversidades en los procesos de recuperación, constituye un ejercicio arriesgado, aunque más propio del terreno de la ciencia que del azar. Con los casos de Laguardia y Uche, la historia de los últimos tiempos se repite: plastias que no son funcionales, recaídas, afecciones en los meniscos, plazos alargados, recuperaciones alteradas...


En los últimos diez años, el Real Zaragoza ha sufrido diversos casos de futbolistas con lesiones de rodilla, casi siempre con el ligamento cruzado anterior como tortura: Drulic, Pablo Díaz, Láinez, César Jiménez, Cuartero, Diogo, Goni, Luccin (roto en el Racing y recuperado en el Zaragoza), Víctor Laguardia y Uche. De todos ellos, de momento y con un trozo de madera bien agarrado en la mano, el único que no ha pasado por algún tipo de contratiempo, secuela, complicación o agravamiento es Raúl Goni.

El resto, vivió su particular calvario o su fin en el fútbol, como ocurrió con Láinez, César Jiménez, Cuartero o Pablo Díaz y, aunque no colgó las botas, con Drulic, cuya carrera en la elite se evaporó. Tampoco las categorías inferiores se libran de la fatalidad, las desgracias de Guillermo Grande, Vicente Pascual (3 veces operado) o Fernando Veral hablan de un problema integral y deslocalizado del primer equipo. También los pronósticos inexactos, como la lesión de Matuzalem, alargada dos meses más de lo previsto, o los problemas de rodilla de Obradovic el curso pasado, con una dolencia invisible y misteriosa que necesitó visitas a Alemania y una artroscopia diagnóstica para no hallar nada mientras el jugador serbio suspiraba de dolor.

Solo Goni se libró de complicaciones. Estos no corrieron con tanta fortuna:

Pablo díaz, retirado
Lateral asturiano nacido en Argentina, Pablo fue un habitual en las alineaciones del Real Zaragoza hasta que en julio de 2002, en la pretemporada de Biescas, su rodilla izquierda comenzó a generar alarmantes dosis de líquido sinovial. Lo que se diagnóstico como una sinovitis con un periodo de recuperación de dos semanas acabó nueve meses después en un quirófano de la clínica Fremap de Sevilla, con un artroscopia dirigida por el doctor José María Madrigal. Pablo se hizo una limpieza de rodilla, que sufría un desgaste de ligamentos, pero no se levantó. Pocas semanas después colgó las botas.

Goran Drulic, semiretrirado
Se rompió el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha poco después de convertirse en el fichaje más caro de la historia del club. Fue operado en agosto de 2001 por el doctor Pedro Guillén, pero solo fue el principio: tendinitis, una rotura de menisco y molestias rotulianas le acompañaron durante casi tres años. Nunca alcanzó el nivel para jugar en la elite y vagó por Bélgica y Grecia hasta probar por el Huesca y acabar en La Muela, donde volvió a romperse los ligamentos.

César Láinez, retirado
Siendo juvenil se rompió los ligamentos internos y externos de la rodilla derecha. En el filial, se partió el cruzado y el menisco externo de la otra rodilla. En junio de 2000, con la selección española sub 21, recae y por tercera vez vuelve al quirófano con el doctor Guillén. Cuatro meses después, sufre derrames y se somete a una nueva artroscopia. Y en verano de 2004, el final. Un desprendimiento en el cartílago lo condujo al quirófano. Amagó con regresar, pero un mes después una vena mal cicatrizada le metió en la sexta mesa de operaciones. Reaparecería en un amistoso ante el Castellón, pero la rodilla, deshecha, le dijo basta en mayo de 2005.

César Jiménez, retirado
Una escalofriante entrada del Luis Figo (Real Madrid) acabó con César Jiménez en enero de 2005 rompiéndole el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda. Operado por el doctor Guillén, avanzó en su recuperación, pero en la pretemporada de Boltaña, en 2005, un desequilibrio en la articulación activó las alarmas. Volvió a jugar un amistoso en octubre, y solo seis días después de reaparecer, se resintió en un entrenamiento: se rompe parcialmente el mismo ligamento y es operado. Regresa en mayo de 2006 y, tres días después, el menisco interno de esa rodilla fatídica le salta por los aires. Tercera operación. Los dolores, sinovitis e inflamaciones posteriores lo llevaron otra vez al quirófano en enero de 2007. Los resultados recomendaron su retirada.

Luis Carlos Cuartero, retirado
La rodilla izquierda fue su vía crucis. Se quebró el ligamento cruzado anterior en un entrenamiento de octubre de 2006. Fue operado por el doctor Guillén, se recuperó, pero en un partido ante el Villarreal un año después se partió la plastia con la que se le había reparado la lesión. Cambió al doctor Cugat, trabajó un año en la recuperación, pero en octubre de 2008, en su primer entrenamiento con el grupo, se destrozó el tendón rotuliano de la misma rodilla.

Carlos Diogo, recaída
Partido el ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha en mayo de 2008, en Mestalla, pasó por la mesa de operaciones del doctor Guillén. Cuando asomaba su vuelta, en abril de 2009, las constantes inflamaciones advirtieron de la mala funcionalidad de la plastia utilizada en la intervención. Recayó. Retornó al quirófano en Gijón, con el doctor Antonio Maestro, y completó lentamente su recuperación, volviendo a jugar en diciembre.

Peter Luccin, secuela en el menisco

Luccin se lesionó jugando cedido en el Racing en mayo de 2009: rotura del ligamento cruzado anterior. Fue operado por el doctor Ramón Cugat en Barcelona y completó casi todo el proceso recuperador en el Real Zaragoza. Pasó un año en blanco, sin ficha, y, cuando reapareció en un amistoso ante el Numancia en abril pasado, el menisco interno de la misma rodilla sufrió una rotura en "asa de cubo". De nuevo, lo absorbió un quirófano.

Ikechukwu Uche, secuela en el menisco
El ligamento cruzado anterior de Uche se despedazó en Sevilla en septiembre del año pasado. El nigeriano se trató con el doctor Maestro, el mismo que examinó otra lesión de su etapa en el Recreativo, y fue sometido a una artroscopia. Siete meses después completó su recuperación y volvió a jugar. Sin embargo, tras completar diez días de exigente trabajo físico en la pretemporada de este año, la rodilla le lanzó un aviso en el amistoso contra el Alavés: padecía una rotura "en asa de cubo" del menisco interno de la misma rodilla lesionada de ligamentos. Un caso semejante al de Luccin. Esta tarde, Uche será intervenido mediante artroscopia en Gijón.

ctor Laguardia, recaída
Víctor Laguardia se operó en enero pasado de una rotura de ligamento cruzado anterior tras lesionarse en un entrenamiento. Pasó por el quirófano del médico Manuel Leyes, jefe de la unidad rodilla de la clínica Fremap de Majadahonda (Madrid) y discípulo del doctor Guillén. La recuperación de Laguardia iba impecable. El futbolista recortó sus vacaciones para no perder tiempo en la recuperación y trabajó en solitario en junio en la Ciudad Deportiva. En la concentración de Navaleno, Laguardia comenzó a tocar balón suavemente, pero la rodilla no respondió. Se inflamó y se envolvió de dolor. La plastia con la que le corrigieron el ligamento estaba dañada. También el menisco interno. El miércoles, lo operó el doctor Cugat, abriéndose un nuevo y fatigoso periodo de recuperación de otros siete meses como mínimo.



  • Sacarino Futbolista31/07/10 00:00
    Desde luego no es para ponerse así (Antonio) ni para tratarnos de indocumentados a todos los que opinamos que "no es normal" lo que ocurre con las lesiones, sobre todo con las de rodilla, en este Real Zaragoza; no estamos faltando al respeto a nadie, ni dudando a nivel personal de la labor de nadie; cada cual opinamos una cosa, y ninguno somos quien para censurar; quizás los profesionales sean magníficos, y se haga todo con la mejor intención, pero la realidad es la que es, y, qué casualidad que esos porcentajes de los que habla, se "junten" todos (o casi) en el Real Zaragoza, como si en ningún otro club del mundo hubiese lesiones; Manuel Pablo o VNistelrooy son 2 ejemplos de lesionados graves que han vuelto, a tiempo, y en condiciones, sólo se trata de eso, porque si un entrenador pierde un partido, y otro, y otro, y otro... se le despide, pues esto es lo mismo, sólo hablamos de que algo no funciona
  • Antonio30/07/10 00:00
    Por favor, un poco de respeto para los profesionales, no puede ser que el médico que ha ganado la copa de mundo sin apenas lesiones, lo haga también con España y tan mal con el Zaragoza. El fútbol es un deporte de riesgo y las estadísticas dicen que 3 de cada 1000 jugadores aficionados se lesionan el ligamento cruzado anualmente. Lo que indica que en una trayectoria de 15 años la probabilidad de romperse el ligamento para un aficionado es del 5%. Y eso para los aficionados. Las mismas estadísticas dicen que los jugadores que se operan de ligamento cruzado, tienen una probabilidad de nueva ruptura del 50% en los 5 años siguientes de la cirugía, cuando vuelven a competir en la elite. Por lo tanto, los datos que presenta el Zaragoza no me resultan escandalosos. Hay que saber de lo que se habla y no dudar de los excelentes profesionales que tiene el Real Zaragoza. Ruego que antes de publicar este tipo de noticias se documenten adecuadamente para evitar causar daño innecesario a personas que de ninguna manera se lo merecen.
  • Chogori29/07/10 00:00
    ¿Y en otros equipos ocurre lo mismo? ¿El Doctor Guillén y sus seguidores solo operan a jugadores del Real Zaragoza? No es normal esta plaga de recaidas, y no es sólo que les cueste recuperarse a los jugadores, sino que algunos quedan lisiados de por vida. Hay que investigar y buscar soluciones.
  • antonior29/07/10 00:00
    El problema no es que se rompan las rodillas (que también lo es) si no que cuando una recuperación normal dura 7 meses en el Zaragoza hay recaídas con todos los jugadores y se tarda el doble por lo menos. Son cosas que no llego a entender, ya se que cada cuerpo es un mundo pero que todos los jugadores que tenemos tengan secuelas de sus operaciones no es normal, o los cirujanos son de saldo o la rehabilitación/recuperación no es la correcta. Creo que no hace falta ser médico para darse cuenta.
  • moises29/07/10 00:00
    BASTA YA
  • alcaroya29/07/10 00:00
    #antonior: Coincido plenamente contigo de principio a fin y como diría Schuster, 'no hace falta añadir nada más'.
  • supermacho29/07/10 00:00
    Tanta incompetencia médica puede ser que haya, pero también habría que tener en cuenta que esos jugadores tanto físicamente como mentalmente, quizás no estuvieran o estén capacitados para jugar en la elite del fútbol, y al forzar la maquina se rompan.


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo