Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI TERUEL

Sin argumentos

El Unicaja Almería arrebata al CAI Teruel la Supercopa. El conjunto naranja ofreció una pobre imagen.

Bloqueo de Salas ante el remate del central del CAI Teruel Javier Subiela en el partido de ayer en Almería.
El CAI Teruel cae en la final de la Supercopa
A. C. G.

"La Supercopa es el título siempre más sencillo de afrontar, porque te sirve de mucho cuando lo ganas, y lo justificas rápidamente cuando lo pierdes", reflexionaba Óscar Novillo el día antes de la final. Permite darte un baño de satisfacción ante tu eterno rival, dar un golpe de efecto que anima a iniciar con otro brío el campeonato doméstico; añadir un nuevo trofeo a la luminosa vitrina del club. Pero el triunfo también puede ser engañoso, porque puede esconder un planteamiento de proyecto que, solo el paso del tiempo, terminará de confirmar si fue el acertado o no. El CAI Teruel no ganó, pero lo anterior también puede tenerse en cuenta en caso de derrota porque evidencia muchas cosas. Se puede alegar que en tres días no hay manera de preparar un encuentro que viene a desmano en el calendario, sobre todo si una competición de rango, como un Mundial, acaba hace nada; que tu cerebro, Guille Hernán, llega cansado de la selección, de cuerpo y mente; que la plantilla es cada uno de su padre y de su madre y que conjuntarlos llevará horas y horas de entrenamientos… Todo puede sonar a disculpa cuando se dobla la rodilla nada más arrancar la temporada. Puede considerarse un premio menor, pero no deja de ser un trofeo del que siempre se puede presumir. En Almería nos lo recordarán toda la campaña.

El CAI Teruel sucumbió de forma clara ante Unicaja, que ya tiene su quinta Supercopa para mayor gloria de su presidente, Ramón Sedeño. Sólo pudo rascar un set que maquilló un juego caótico, "más dubitativo" como calificaba de forma más prudente el entrenador rival, Áxel Mondi, que no ha podido tener mejor estreno en el banquillo. Los dos conjuntos llegaban a la cita sin terminar de cuajar una pretemporada al gusto: el CAI, sin sus dos internacionales, Hernán y García-Torres; al Unicaja le faltaron cuatro: Salas, Sevillano, Pérez y Llenas. Pero ayer se vio al equipo andaluz más hecho. La imagen del CAI fue pobre en fondo y forma, y a Novillo se le acabaron las hojas del cuaderno para apuntar todos los argumentos con los que hacer autocrítica: los jugadores y él. Hernán, Juli, Batista, Cáceres, Suela, Subiela y Efrón (líbero) fue la apuesta de inicio, que derivó con el paso de los puntos a la entrada de Oroz, Machacón, Bernal y Rojas. Fue el primer peor set que se ha visto del CAI en tiempos, porque los problemas, desde el arranque, se multiplicaron hasta el final. Hernán es el cerebro, "sobre el que gravita este CAI; de su frescura dependerá el juego", analizaba el añorado José Torres, cuyo apoyo moral ayer en Almería, y el de casi centenar de seguidores turolenses que mantuvieron la fe con sus gritos durante en todo el encuentro, no encontró respuesta positiva. Cabía esperar que el CAI mostrara un juego irregular, pero la entrega y las ganas de las que siempre ha hecho gala quedarán para otra ocasión.

Unicaja funcionó como bloque, guiado por el debutante Freriks. El colocador holandés gestionó mejor los balones para que la entrega de Sevillano (sus 10 puntos en ataque y cuatro bloqueos le premiaron con el MVP de la final) y Pérez (foco de los gritos de la hinchada turolense) lanzaran al equipo andaluz al éxito. Hernán hizo lo que pudo en la dirección, pero no hubo concreción de sus compañeros (el cambio de batuta a Jonathan Lorenzo quizá podría haber supuesto una reacción). Por el centro se dolió el CAI Teruel, impotente y desquiciado en todo el partid o. Y la recepción le hizo aún más pupa. El ataque no estuvo fino, ni contundente: hundido Cáceres, el opuesto que tiene que hacer olvidar a Pérez, con sus errores (la dejada en la segunda manga, con 20-23 a favor casi cuesta un disgusto a su equipo), atrapados sus balones por la muralla almeriense.

Unicaja fue tajante en el primer parcial; el CAI mejoró su recepción en el segundo, espoleado por García-Torres, que trató de enchufar con dialéctica a un grupo desorientado; más igualado fue el tercero, aunque las rotaciones con Bernal y Oroz no evidenciaron signos de mejora. Novillo gesticulaba en demasía, y explotó en el cuarto set, cuando los árbitros negaron la formación de salida por no llevar la lección aprendida. La famosa regla de tres nacionales en pista o en juego traerá cola. Si el CAI alinea tres centrales (Bernal, Juli y Suela) y uno es sustituido por el líbero (el argentino Efrén) es correcto porque ese uno, en el banquillo, es titular, aunque se junten otros tres extranjeros más sobre el parqué (Machacón, Rojas, Batista). La norma está aprobada hace unas semanas, pero Bernaola y Galán no se aplicaron a su estudio. Y ahí se acabó todo, porque el CAI se rindió.

Unicaja Almería se vengó y ya tiene el primer título de la temporada. Al CAI Teruel le queda por delante mucho trabajo. "No hay que flagelarse, hacer leña del árbol caído, pero sí sacar conclusiones positivas para crecer y que nos lleven la ganar", sentenciaba Novillo.

Ficha técnica

Unicaja Almería 3

CAI Teruel 1

Unicaja Almería Freriks (6), Sevillano (15), Delgado (9), Salas (7), Pérez (19), Smith (8) -sexteto inicial-, Llenas (líbero). También jugaron Ferrara (1), Rodríguez, Salvador.

CAI Teruel Hernán (1), García-Torres (10), Batista (15), Cáceres (7), Subiela (6), Suela (5) -sexteto inicial-, Efrón (líbero). También jugaron Bernal (1), Oroz, Machacón (4), Rojas (2).

Sets: 25-12 (20 min), 23-25 (29 min), 25-20 (26 min), 25-28 (24 min).

Árbitros: Mario Bernaola (Valencia) y Juan Luis Galán (Cáceres).

Incidencias: 1.500 espectadores en el Moisés Ruiz. Se guardó un minuto de silencio por el fallecimiento de Stefan Sokolov, que fue técnico de Unicaja Almería en la temporada 1998/99.

Etiquetas