Deportes

Heraldo Saludable

CAI ARAGÓN 27-BM TORREVIEJA 26

El CAI sufrió más de lo esperado

El CAI Aragón firmó su tercera victoria consecutiva ante el BM. Torrevieja en un partido que los zaragozanos pudieron encarrilar con un notable comienzo de segunda parte, pero la inspiración del cancerbero Dimitrije Pejanovic les condujo al sufrimiento.

El partido pudo quedar resuelto en el comienzo de la segunda mitad en la que los locales llegaron a contar hasta con seis goles de ventaja (20-14), pero la gran actuación de Pejanovic terminó apagando las luces atacantes del CAI que terminó sobreviviendo merced a su buen trabajo defensivo.

Los zaragozanos comenzaron con algunas imprecisiones en el ataque ante la defensa en línea de los alicantinos que cuando se pusieron por delante en el marcador trataron de sorprenderlos adelantando a dos de sus defensores tratando de rompe el ritmo en el juego exterior de los locales. Sin embargo los hombres de Mariano Ortega supieron reaccionar y superaban con facilidad su defensa.

En la portería zaragozana Pablo Hernández se mostraba a un buen nivel permitiendo a su equipo pasar a dominar en el marcador antes del primer cuarto de hora.

A partir de ahí el conjunto que entrena Manolo Laguna, a quien sus continuas protestas le llevaron a dejar en inferioridad a su equipo, no conseguía cortar el juego de los naranjas que conforme pasaban los minutos mejoraban su juego y a partir de esa inferioridad alcanzaron los tres goles de ventaja con la que se fueron al vestuario.

Un parcial de 3-0 al comienzo de la segunda mitad, unido a un notable incremento de la intensidad defensiva permitió a los zaragozanos abrir la primera brecha clara en el marcador (20-14), mientras su rival tardó ocho minutos en perforar la portería de Pablo Hernández.

Lo que parecía iba a ser un camino de rosas para los locales se fue tornando en problemas, especialmente por la inspiración debajo de los palos del serbio Pejanovic que desbarató innumerables lanzamientos claros de su rival que falló hasta tres penaltis consecutivos. Los hombres de Ortega sobrevivían gracias al muro que habían creado sobre la línea de seis metros.

El final del encuentro se encaminaba hacia el sufrimiento para los locales que vieron como a falta de un minuto su rival se situaba a un solo gol (26-25), pero en el que se preveía último ataque zaragozano terminaron sacando petróleo gracias a una doble exclusión de los torrevejenses acompañada de un gol de Sifre que les dejó sin opción para reaccionar.

Etiquetas