Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

BALONMANO

El CAI se introduce en el bombo

El conjunto aragonés será sorteado hoy en la tercera ronda de la Copa EHF, su competición favorita.

La actual clasificación de la Liga Asobal reza lo contrario, pero el credo esencial del CAI Aragón siempre se ha remitido a la EHF. Quizás porque hasta la actual temporada la calidad concreta de algunos jugadores le hacían ser un equipo de rachas. Quizás porque la evidente superioridad de algunos rivales de la Liga Asobal siempre le ha hecho mirar para otra parte cuando se ha planteado ganar algún título. El mayor sentido grupal y sus excelentes registros aconsejan detenerse en el segundo puesto de la Liga Asobal, aunque la EHF siempre tendrá un especial significado para el club aragonés. Después de siete jornadas de la Asobal, hoy aparecerá en el horizonte naranja la Copa EHF, con el sorteo de la tercera ronda de la competición. La distribución de los equipos será dirigida. Esto es, los clubes han quedado divididos en dos grupos: por un lado los cabezas de serie, en los que están todos los favoritos, y por otro los equipos que han resultado vencedores de la segunda ronda.

 

El CAI Aragón porta la etiqueta de cabeza de serie. Puede ser emparejado con A1 Bregenz y Alpla HC Hard (Austria), Dinamo-Minsk y SKA Minsk (Bielorrusia), RK Nexe (Croacia), Haukar (Islandia), Maccabi Rishon Le Zion (Israel), HC Buducnost Podgorica (Montenegro), FC Porto Vitalis y Sport Lisboa e Benfica (Portugal), UCM Sport Resita (Rumanía), RK Estrella Roja Belgrado y Partizán Belgrado (Serbia), Tatrán Presov (Eslovaquia), IK Savehof (Suecia) y ZTR Zaporozhye (Ucrania).

 

La competición, además de un acceso menos complicado hacia un título que la Liga Asobal o la Copa del Rey, aglutina muchos atractivos emocionales para el CAI Aragón. Es en la Copa EHF donde el club aragonés ha escrito sus páginas más gloriosas. En sus tres participaciones en esta competición, siempre ha alcanzado al menos las semifinales. En su primer concurso, incluso llegó hasta la final, en una preciosa pugna con el Magdeburgo. Después de igualar en Zaragoza los germanos con un sensacional gol del polaco Bielecki, el conjunto aragonés cayó en el Bordenlandhalle de Magdeburgo en un partido en el que sufrió un cruel arbitraje de los rusas Charnega y Poladenko. Otras finales se han removido por arbitrajes mucho menos severos que el que sufrió el CAI en Alemania.

 

Las otras dos semifinales también significaron hitos en el caminar del CAI Aragón. La derrota ante el Nordhorn advertía del agotamiento deportivo de un proyecto, proyecto que quedó definitivamente periclitado en el oprobio de Gummersbach. Allí nació el nuevo CAI Aragón, el de Ortega, el de los hombres con hambre de gloria, el que ha trepado hacia la segunda posición en la Liga Asobal, el que hoy se introducirá en el bombo de la EHF, la más clara vía hacía un título del CAI.

Etiquetas