Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI BM ARAGÓN

El CAI se declara creyente

La pretemporada ha desnudado los encantos del CAI Aragón 2008-09, un colectivo que se llena de sólidas razones para el optimismo

Ayer se clausuró en Biescas la semana más dura en la pretemporada del CAI Aragón. Tres sesiones de entrenamientos diarios han evaluado el organismo del conjunto naranja, que exhibe una fantástica capacidad pulmonar. Se han subido cuestas por Arratiecho, se han bajado ribazos, se han levantado bastantes toneladas en las pesas del gimnasio y se han astillado las porterías de pabellón. Todavía no ha constrastado su nivel con ningún rival, pero las primeras impresiones del curso que ahora nace destilan optimismo por todos los poros del equipo que prepara Veroljub Kosovac. Estas son las razones para creer.

1Sin fugas olímpicas. El hecho de reunir a todos los jugadores de la plantilla profesional a excepción de Hussein Zaky y de Felipe Borges a principio de agosto ya constituye un éxito. El Barça, por ejemplo, no podrá tomar la salida a la pretemporada hasta el día 11. Manolo Cadenas lo hará con tres jugadores de la primera plantilla y media docena de juveniles. La razón reside en que, mientras los jugadores del CAI Aragón regresaban ayer de Biescas, los mejores jugadores del mundo se encontraban desfilando en el estadio olímpico de Pekín. El Ciudad Real y el Portland San Antonio de Pamplona también sufren de forma sensible las fugas olímpicas. Su mes de agosto será absolutamente atípico, hecho que luego pueden acusar en el arranque de la Liga Asobal. Las dimensiones del estropicio olímpico serán todavía mayores en el Ademar León y en el BM Valladolid. Sus respectivos entrenadores, Jordi Ribera y Juan Carlos Pastor, se encuentran en China como seleccionadores de Brasil y España. Sus plantillas desarrollarán toda la pretemporada entrenadas por otros técnicos.

2Estructura definida. Veroljub Kosovac cuenta con escasas bajas en la pretemporada. Además, tanto Zaky como Borges son jugadores sustituibles. El egipcio y el brasileño suman, pero el CAI Aragón puede carburar sin su presencia. El técnico serbio ha ensayado con balón en las sesiones de tarde en el pabellón de Biescas, y el equipo ha mostrado una estructura definida, un esqueleto muy sólido. Se mantiene la portería, los pivotes continúan exhibiendo su extraordinaria fortaleza, la primera línea conserva la pegada, y en los extremos aumentan las prestaciones con la llegada de un recambio para el zurdo Toño Cartón.

3Nuevos roles. Las novadedades parecen tan escasas como enriquecedoras. Las incorporaciones (Iago Muiña y Sifré) pueden rotar. Solo dos fichajes. Paradójicamente, los refuerzos pueden ser más de un par. Las permutas en las funciones del colectivo elevarán la trascendencia de otros jugadores que el año pasado no disfrutaron de demasiados minutos. La marcha de Marko Krivokapic al Valladolid rebaja la nómina en el lateral izquierdo. Mientras Zaky enciende el Faro de Alejandría en Pekín, en Biescas Alfredo Sorrentino ha demostrado que, además de fajarse en defensa, suelta el brazo con poderío. Lo mismo ocurre con Stian Vatne, antaño clausurado en las mazmorras de la defensa, y ahora mucho más alegre en las baterías de lanzamiento. En el costado derecho, la retirada del ilustre Mariano Ortega sitúa en el primer plano al serbio Ivan Stankovic, un jugador llamado a liderar el equipo en ataque del CAI Aragón.

4Misma calidad, más equipo. Si la calidad del conjunto se mantiene respecto al pasado año, el sentido colectivo del juego parace crecer. Los egos se significan menos con la nueva configuración del plantel. Un ambiente óptimo dentro de una bien entendida amistad deportiva sazona un equipo que, además de talento, muestra un perfil mucho más solidario en la gestación del juego.

Etiquetas