Deportes
Suscríbete

BALONCESTO

El CAI, con la mirada en los pívots

La actualidad del CAI gira en torno a los hombres altos. Fontet fue el mejor ante el Joventut, Archibald se incorpora hoy, Aguilar sigue tocado, Hettsheimeir cerró su gran Preolímpico, Legasa ayuda en todo y el joven Portalez trabaja técnica individual para crecer.

Joaquín Ruiz Lorente aprovecha para trabajar con los jóvenes
El CAI, con la mirada en los pívots
E. C.

Todo gira actualmente en torno a los pívots. Con los dos bases ya en la concentración y el perímetro trabajando desde el primer día, la actualidad del CAI pasa por sus hombres altos. Cada uno de ellos, a su manera, está siendo noticia en el 'stage' de pretemporada: Fontet fue el jugador más destacado en el último amistoso frente al Joventut, Aguilar continúa con su plan específico de trabajo, Legasa está echando una mano primordial gracias a su veteranía y el joven Portalez trabaja la técnica individual para seguir creciendo. De los dos que faltan, Archibal se incorpora hoy al grupo en Viella tras pasar el reconocimiento médico, mientras Hettsheimeir ha culminado un gran Preolímpico y se le espera para el día 18.

Pero, hasta que aterricen estos dos últimos, especialmente el escocés que se unirá al grupo en breve, el nombre propio en el CAI es Albert Fontet. Tras un arranque flojo, en el que se mostró demasiado blando al poste bajo, en el último amistoso se soltó la melena. Sus 22 puntos ante el Fiatc Joventut fueron la muestra de que es capaz de hacer cosas importantes. Porque no solo fueron esos puntos, sino que cerró bien el rebote, sacó tres acciones de canasta y falta, e incluso culminó un contraataque, algo que le llevó a bromear, ya que asegura que en esas situaciones casi siempre comete o pasos o falta en ataque.

El catalán estaba contento: «Estuvimos mucho más serios atrás. En los entrenamientos hemos hecho hincapié en esto, e individualmente necesitaba un partido así porque no estaba jugando bien y esto da confianza».

Su técnico José Luis Abós afirmaba que ni es tan malo como en otras citas ni tan determinante como ante la 'Penya'. Y él mismo lo ratifica y asegura que trata de «ganarme la confianza de mis compañeros para que me lleguen más balones y nada más».

Fontet va dando pasos adelante, al igual que el CAI al completo. Y es que recuerda que esto es «la pretemporada. Este periodo sirve para aprender, para acoplarnos todos con los sistemas, conocernos mejor los jugadores y de momento todo va genial».

Con las ausencias de Aguilar, Archibald y Hettsheimeir, el tarraconense debía mostrar su valía: «Necesitaba sentirme más importante porque los otros días no estaba entrando mucho en el juego. La verdad es que estoy contento por el buen partido».

En esa mejoría de Fontet también tiene mucho que decir su compañero Rogelio Legasa. El veterano hombre alto está siendo como el padre de los más jóvenes y un buen amigo del catalán. Así lo confirmaba Fontet: «A mí Rogelio me ha ayudado mucho. Estuve dos años con él en Santiago y me ha ayudado a adaptarme a conocer la ciudad. Rogelio es un gran amigo».

Lo de Legasa empieza a merecer un monumento, ya que ayuda tanto dentro como fuera de la cancha. Curtido en mil batallas, comparte experiencias con los chicos, suma haciendo grupo y en los amistosos está demostrando un nivel envidiable para su edad.

En el último encuentro se quedó en cuatro puntos porque se dañó el tobillo (habrá que ver cómo evoluciona y si se puede ejercitar hoy con normalidad), pero en las anteriores citas aportó mucha intensidad defensiva y una gran cantidad de puntos: 8 contra Manresa, 9 ante el Lagun Aro y 17 frente al Cajasol.

En el compromiso más reciente tampoco pudo debutar Pablo Aguilar, que continúa con sus molestias en los tobillos y la ingle, y tampoco el joven Marcos Portalez, que logró el bronce con la selección U16 este verano.

A él le queda un gran camino por recorrer, pero técnicos como Joaquín Ruiz Lorente tratan de ayudarle a recorrerlo con garantías. Es habitual que en algún entrenamiento trabaje con él y con los otros jóvenes la técnica individual. El técnico ayudante reconoce que «lo que hacemos es aprovechar que pasamos mucho tiempo juntos para, además de los entrenamientos normales, seguir mejorando con los jóvenes. Hay que pensar en el futuro y todo lo que podamos sumar y añadir día a día eso que llevan por delante».

También realiza esta labor con Javi Marín, Roberto Pérez y Jorge Cano, aunque los pívots siempre son especiales: «Si tenemos la posibilidad de conseguir gente grande de nuestra tierra que en un futuro pueda llegar, pues nos dedicaremos en cuerpo y alma para ayudarles. Aunque de momento son solo proyectos, pero que pueden ser interesantes».

Y para completar su formación incluso les ayuda con los estudios una hora al día.

Para no olvidarnos del pívot más lejano, cabe recordar que el brasileño Hettsheimeir cerró ayer un gran Preolímpico. Con el billete para los Juegos en el bolsillo, su selección cayó ante Argentina, pero el rojillo aportó 10 puntos y 5 rebotes en 23 minutos. Se le espera pronto.

Etiquetas