Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

BALONMANO

El CAI, con la mirada en Colonia

El conjunto aragonés espera la confirmación de su próxima participación en la Copa EHF. El Barça, si gana al Kiel en la final de la Champions, acercaría el objetivo.

Relacionar al CAI Aragón, séptimo clasificado de la última Liga Asobal, con la sede de la primera 'Final Four' de la Liga de Campeones de balonmano sólo puede tener sentido en un deporte tan incomprensible en los despachos como éste. Hacerlo más de quince días después de que el conjunto naranja despidiese la temporada da todavía más oscuridad a esta extraña conexión. Pero el balonmano es así. La EHF, siglas inglesas en las que se esconde el nombre de la Federación Europea de Balonmano, es así. Y, ante tal panorama, al aficionado no le queda otra que resignarse. Actitud mucho más placentera que la de intentar raciocinar lo que se cuece en las tripas del organismo responsable del balonmano continental.

La explicación a la conexión mencionada en el párrafo anterior no es fácil de hallar. Sin embargo, parte del futuro más inmediato del club zaragozano pasa por las múltiples reuniones que la EHF desarrolla durante estos días en Colonia, donde se celebra la primera final a cuatro de la Liga de Campeones. Allí, en las salas restringidas a la 'crème de la crème' del balonmano europeo, se decidirá, de forma indirecta, nada más y nada menos que la presencia del CAI Aragón en la próxima edición de la Copa EHF. Cualquiera agradecería conocer ya la resolución de este asunto, puesto que -entre otras cosas- puede afectar a la confección de la próxima plantilla. Se puede seducir con la Asobal o hacerlo con la competición doméstica y la maleta para conocer Europa. No es lo mismo.

La entidad naranja deberá esperar, como otras tantas del Viejo Continente, a que la EHF decida qué equipos participan en el próximo 'Wild Card Tournament', un 'Torneo Comodín' en su traducción al español. Peculiar identificativo para una competición tan rara como el organismo que la plantea: la EHF, claro. No habrá allí naipes. Sólo balonmano. Y unos cuantos equipos peleando por entrar en la Liga de Campeones 2010/2011. El símil futbolístico hablaría de la extinta Intertoto, con la diferencia de que todos los equipos que sean llamados a ese 'Torneo Comodín' tendrán asegurada su plaza, como mínimo, en la Copa EHF. Y sólo el ganador obtendrá el 'comodín' para jugar la Champions.

He aquí la clave. La EHF debe decidir, en principio lo hará la próxima semana, a qué clubes invita a ese 'Wild Card Tournament'. Si llama a un equipo español (por lógica, al Ademar León, cuarto clasificado de la Asobal), la liga española contará con una plaza más de competición continental. Y sólo así, de rebote, la séptima plaza, la que acabó ocupando el CAI Aragón, dará acceso a Europa. Buscar antecedentes no sirve. Los bandazos que sufren, año tras año, todas las normativas que regulan estos 'casos excepcionales' impiden realizar un análisis histórico. Así, tan poca certidumbre maniata a todos los implicados. "La EHF debe gestionar qué equipos salen favorecidos con las plazas restantes. No hay nada oficial. Esperamos noticias la próxima semana, pero no hay nada seguro. Nos dicen que se sabrá todo la próxima semana, después de la final a cuatro de Colonia", explica Óscar Mainer, director gerente del CAI Aragón.

No obstante, parte de las bazas con las que cuenta el conjunto aragonés para plantarse en el próximo bombo de la Copa EHF pasan por lo que haga el Barcelona en la final de la Champions (18.00) ante el Kiel alemán. "Siempre ayuda que un equipo de tu país gane la Copa de Europa. Desde luego, es mejor que gane el Barça", desea Mainer. Un triunfo nacional en la competición continental de mayor rango acercaría al León a ese 'Wild Tournament' y, por ende, al CAI Aragón a la Copa EHF. Además, le da cierta probabilidad al conjunto naranja que España sea el segundo país en el ranking de la federación europea, sólo por detrás, cómo no, de Alemania.

Del abrumador monopolio teutón dio ayer buena cuenta el Ciudad Real. Ante el Kiel no pudo y no le dejaron. Y así quedó eliminado de una final que podría haber sido española. El Barça había cumplido antes contra los 'Osos de Chéjov'. Si los manchegos hubiesen repetido la gesta de 2009, el CAI ya se vería en la Copa EHF. Hoy volverá a mirar a Colonia.

Etiquetas