Despliega el menú
Deportes

BALONMANO

El CAI Aragón entra en la vorágine

Ivan Stankovic lanza a portería, en un momento del partido frente al Alcobendas.
El CAI Aragón entra en la vorágine
Carlos Moncín

El expediente del CAI Aragón presenta un aspecto casi inmaculado tras casi dos meses de competición doméstica. De los nueve exámenes realizados, el conjunto de Mariano Ortega aprobó siete con nota, otro con un cinco raspado y sólo en uno necesitó mejorar, aunque, se trataba sin duda del más difícil de todos (Ciudad Real). Este balance tan positivo se ha producido bajo el paraguas que ofrece los meses de septiembre y octubre, donde el cuadro naranja se ha tenido que centrar única y exclusivamente en la Liga Asobal. A partir de la semana que viene comienza una nueva asignatura, la Copa EHF, y los hombres de Mariano Ortega deberán doblegar los esfuerzos con dos partidos cada semana.

 

El rendimiento del CAI Aragón, por tanto, ha sido muy alto hasta la fecha. Sólo el Ciudad Real, actual campeón de Europa y líder de la Asobal con pleno de victorias, hizo hincar la rodilla a los aragoneses. Fue el pasado miércoles en el pabellón Quijote Arena. Ha transcurrido casi una semana desde que el conjunto manchego, con el guardameta Arpad Sterbik como gran protagonista, frenara el magnífico arranque liguero naranja.

 

Muchas jornadas sin competir hasta que mañana el equipo vuelva a pisar la pista del Príncipe Felipe para recibir al Fraikin BM Granollers (21.00). La décima fecha del almanaque será la última antes de que, el próximo sábado, el CAI Aragón inicie su andadura en Europa con la visita del A1 Bregenz austriaco (18.30).

 

La escuadra zaragozana comenzará frente al equipo catalán una retahíla de cinco partidos en apenas 17 días. Tras el choque de mañana frente al Granollers, el sábado se medirá al Bregenz en los dieciseisavos de final de la Copa EHF. El miércoles 18 tocará jugar en la pista del Cuenca 2016, un rival de los que a priori van a estar en la parte media-alta de la clasificación. De momento es noveno y hoy abre la jornada con su visita a Logroño para enfrentarse al Naturhouse La Rioja. Tres días más tarde, el 21 de noviembre, el CAI Aragón se desplazará hasta tierras austriacas para disputar la vuelta de la eliminatoria europea con el Bregenz.

 

Si los pupilos de Mariano Ortega continúan adelante, aparcarán la competición internacional hasta el mes de febrero, donde afrontaría los octavos de final, y pasarían a centrarse de nuevo en la Liga Asobal. El siguiente rival en poco más de 15 días será el Antequera, el 28 de este mismo mes.

Un histórico en horas bajas

Antes de que todo eso ocurra, el CAI Aragón tratará de retornar a la senda de los triunfos con la visita de mañana del Fraikin BM Granollers. Este histórico del balonmano español no atraviesa sus mejores momentos en lo que a lo deportivo puramente se refiere. El conjunto que entrena Lorenzo Rueda ocupa la antepenúltima posición de la tabla con dos victorias, dos empates y cinco derrotas. Acostumbrados a luchar codo con codo con el CAI Aragón por un puesto en Europa en los últimos años, los catalanes todavía no han logrado puntuar lejos del Vallés Oriental y esperan hacerlo ya mañana mismo. La principal causa de este desplome viene ligada a dos nombres: Joan Cañellas y Juan Andreu. Cañellas abandonó Granollers para fichar por el Ciudad Real el pasado verano. El catalán fue una pieza clave para que su ex equipo consiguiera la clasificación para la Recopa de Europa, así como el primer título de la Liga de los Pirineos y el récord de puntos del club en la Liga Asobal. Su traspaso dejó un vacío en la plantilla de Rueda que todavía nadie ha sido capaz de llenar.

 

Algo parecido ocurre con Juan Andreu. El pivote se lesionó de gravedad a finales de septiembre y tuvo que ser operado de la rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla y se perderá lo que resta de temporada. En su lugar llegó el sueco Nicklas Grundsten.

Etiquetas