Despliega el menú
Deportes

CAI ZARAGOZA 95 - BREOGÁN 96

El Breogán vuelve a amargar la fiesta

El conjunto gallego derrotó de nuevo al CAI en el Príncipe Felipe y dejó a los locales, que no fueron los de la liga, sin su Copa. Otra vez, la remontada no fue suficiente.

No podía ser otro, el Leche Río Breogán. El conjunto gallego repitió la hazaña del pasado mes de octubre y volvió derrotar al CAI Zaragoza en el Príncipe Felipe. Los de Paco García amargaron otra fiesta, aunque ésta con muy poco público, en tierras aragonesas. Serán ellos y no los rojillos quienes luchen por el título copero. Y es que el CAI no fue el de la liga, no defendió con intensidad hasta el segundo tiempo, tardó en reaccionar y al final su remontada, ya con todos los titulares en pista, no tuvo el premio esperado. Derrota, desilusión, pero lo que se debe pensar en estos momentos es que no pasa nada. Lo realmente importante vuelve el viernes próximo.

Los primeros minutos del encuentro transcurrieron como se esperaba, es decir, muchas rotaciones, muchos poco habituales sobre la cancha y muchas probatinas. Sí, sí, a pesar de haber un pase a la final en juego, el técnico del CAI Curro Segura no solo aprovechó para dar minutos de calidad a Turner, Higgins o Iván García, sino que aplicó defensas que no se habían visto hasta ahora, como una zona 1-3-1 que no dio los resultados esperados, ya que el Breogán anotó fácil desde debajo del aro.

Lo que no se vio casi por ningún lado fue la intensidad atrás que ha caracterizado a los rojillos esta temporada. Tanto es así que al descanso había encajado 58 puntos, cifra que otras noches son el resultado final del adversario.

Durante muchos instantes el partido pareció un concurso de triples con Quinteros, Ordín y hasta Clark como protagonistas. Así, la igualdad imperó hasta que los de Paco García se pusieron las pilas en defensa. Su zona de ajustes sí que se le atravesó a los locales, quienes solo conseguían anotar de la mano del inspirado Quinteros y de un sublime Darren Phillip, quien resulta letal cada vez que pone un pie en la zona.

Pero no era suficiente ante los Hector García, Morentin, Kickert y, por encima de todos ellos, un espectacular Daniel Clark. El pívot cedido al Leche Río por el MMT Estudiantes demostró que puede jugar en ligas superiores y con canastas para todos los gustos lanzó a los suyos y los llevó a tener una renta impropia del Príncipe Felipe, 14 puntos en contra para los zaragozanos. La sombra de la única derrota en casa este año aparecía en la Copa. Y se confirmó.

Casi como entonces, y con el choque del lado gallego, los aragoneses reaccionaron. Segura tuvo que tirar de sus estrellas, de su quinteto titular y más habitual, para demostrar que quería el triunfo. Con ellos sí que cambió la cara del equipo, pero solo con ellos, algo que marcó la diferencia del encuentro. Y es que los rojillos funcionaron únicamente con sus hombres importantes, mientras que Paco García sacó petróleo de un grupo al que le faltaban Davis y Jeffers.

Pasito a pasito y sin demasiada prisa, el CAI fue recortando la desventaja. Llegó a ponerse a tres al finalizar el tercer cuarto, y por delante unos minutos después. Entonces, el pabellón (muy poco poblado, lo que demuestra el poco tirón que tiene este torneo insulso) comenzó a creer en la victoria, y el equipo también.

Phillip seguía haciendo de las suyas, Victor se entonaba y Victoriano daba criterio a los ataques. Pero enfrente Héctor García tomaba el relevo de Clark para mantener el marcador igualado.

Otra vez el Breogán, y otro final doloroso, ya que con uno abajo el CAI tuvo balón de partido, pero no fue capaz de lanzar a canasta en los 16 segundos que tenía para ello. ¿Un drama? No. Un final triste, pero que no tiene que hacer olvidar a nadie que lo vital vuelve el próximo fin de semana. Eso sí, la final de hoy será totalmente descafeinada.

Etiquetas