Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

BADMINTON

El artista de la raqueta

El bilbilitano Pablo Abián inicia la cuenta atrás para sus segundos Juegos Olímpicos. El pasado domingo se adjudicó el Internacional de Suecia.

Pablo Abían, en acción en un torneo europeo.
El artista de la raqueta
WWW.ALEXVANZAANEN.NL

De Calatayud a Madrid, trampolín a medio mundo con la raqueta y un volante, ligero como una pluma y que vuela a una velocidad endiablada. A Pablo Abián el bádminton -que exige resistencia, concentración, agilidad, reflejos de felino y fortaleza física- le engulló a los 6 años, y con 25 ya ha cumplido el sueño de todo deportista: competir en unos Juegos Olímpicos. La experiencia de Pekín 2008 fue «inolvidable» y quiere volver a repetir. El bilbilitano inicia su cuenta atrás para la cita de Londres 2012, y el año preolímpico no ha podido comenzar mejor: el pasado domingo se impuso en el Internacional de Suecia disputado en Estocolmo.

«La progresión es buena: 2010 terminó fenomenal, con tres puestos de finalista: en los Internacionales de Italia e Irlanda fui segundo y en el de Gales me quedé campeón. Y la primera salida de 2011 ha sido muy exitosa. Estoy muy contento porque me da confianza para seguir trabajando», explica Abián, que ocupa ahora el puesto número 46 del ránking mundial. En Estocolmo, el olímpico regaló al público sueco un alarde de coraje y fuerza en su juego ante el actual campeón del mundo júnior, y principal favorito a levantar el trofeo, el danés Viktor Axelsen. La victoria, la segunda de la campaña, alimenta la moral Pablo, que lucha también por una plaza en el selecto grupo de las 28 raquetas que compiten en las Superseries mundiales, uno de los grandes campeonatos del calendario.

Es la dulce recompensa a los muchos sacrificios de una especialidad que monopoliza Asia, y que en Europa dominan Alemania, Dinamarca e Inglaterra. En España, la cultura impone otras directrices. «Aún le falta para dar el salto, pero se están consiguiendo buenos resultados. El bádminton crece y se está introduciendo en los colegios, pero su difusión todavía es menor. Y de nosotros solo se acuerdan cuando ganamos campeonatos o alcanzamos unos Juegos Olímpicos», lamenta Abián, que reside en la Blume de Madrid donde ha finalizado INEF y ahora completa su formación con un Master de Ciencias de la Actividad Física. Sus recuerdos siempre están ligados a una pista de juego, con la eterna raqueta entre las manos. Su padre, Antonio, profesor de Educación Física, fundó el club San Iñigo en Calatayud y contagió su entusiasmo a sus pupilos: Javier, María y el pequeño Pablo, que apuntaba maneras en el fútbol sala. Pero el volante, mosca o pluma, de armónico movimiento, atrapó la curiosidad del deportista, un artista de la raqueta y una muralla en la red. «El bádminton es el deporte de raqueta más rápido del mundo.

El remate es la mejor forma para terminar el punto, es una de las muchas posibilidades que hay. Sin embargo mi fuerte no es el remate, yo soy un jugador más defensivo. Me gustan los partidos largos e intensos. Por eso es tan importante la preparación física: el volante tiene que estar en continuo movimiento y nunca tocar el suelo», explica el jugador del Ibiza de División de Honor, que siempre que puede hace una visita a sus amigos del Zenit Salduba de Zaragoza. Fernando Rivas es el entrenador de Abián que pule en la Blume sus puntos débiles: «El ataque. Voy progresando en el juego de red, vital para coger ventajas», amplía. La velocidad del proyectil y el mayor ángulo de ataque fueron determinantes para adjudicarse el Torneo de Suecia.

La recompensa de los Juegos de Pekín le llegó tras ser seleccionado por la EBU (Federación Europea de Bádminton) para formar parte durante cuatro años de un programa de perfeccionamiento y preparación. El quinto puesto del Europeo absoluto, la misma plaza en el Mundial Universitarios, la plata del Circuito Master Europeo y los cuatro títulos nacionales consecutivos engordan un palmarés con medallas de todos los colores después de haber jugado un total de 223 partidos individuales. Pero las Olimpiadas fueron el mayor reto deportivo de Pablo Abián, aunque la experiencia fuera breve: el lituano Kestutis Navickas le eliminó en primera ronda. Ahora, el bilbilitano prepara la raqueta para los próximos retos deportivos que le ayudarán a subir puestos en el ránking (su mejor posición fue 41) y acercarle a Londres: el Campeonato de Europa por equipos e Internacional de Austria, en febrero, y All England Open y Swiss Open, en marzo.

Etiquetas