Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

PEKÍN 2008

El aragonés Jorge Cardona, plata en tenis de mesa por equipos

El zaragozano culmina su debut en Pekín con una brillante medalla de plata.

Nunca habrían imaginado Antonio Cardona y Miriam Márquez que su hijo Jorge culminaría con un éxito internacional lo que empezó siendo un juego infantil. Jorge nació "casi sin tobillos". Un problema en los pies le obligó a convivir durante tres años con unos hierros que sujetaban sus piernas. Tenía cinco años, y este obstáculo físico no le impidió ponerse delante de una mesa de ping pong y explotar un talento que heredó de sus padres, y que desarrolló en el Argón 73, el club decano en Zaragoza del tenis de mesa. "De pequeño ya soñaba en hacer algo grande". Ayer, Jorge Cardona, con 20 años, bañó de plata su pala roja en sus primeros Juegos Paralímpicos. El zaragozano (categoría S10) se subió al segundo cajón de podio, junto con el granadino José Manuel Ruiz (S9), tras perder en la final contra los chinos Lin Ma y Yang Ge por 0-3, aunque luchando hasta el último punto. Una plata histórica ya que nunca antes España había tenido representantes en una final paralímpica de tenis de mesa por equipos.

"Éramos conscientes de la superioridad china. Eran los favoritos, el campeón y subcampeón en el torneo individual. En casa, con su público entregado, pendientes de nosotros... Podíamos esperar un milagro, creer que la presión les podía afectar. Hicimos lo que pudimos", resumía el aragonés, que arrastraba una pequeña lesión, una leve rotura fibrilar en la pierna derecha, que se produjo en las semifinales ante la Republica Checa.

Potente revés

Cardona nació con un don natural para jugar al tenis de mesa. "Al tener menos movilidad desarrolló otras cualidades, como la técnica y el juego de muñeca, con un potente revés", explica su entrenador y compañero de juego en el CAI Santiago, José Luis Aragón. Su inmaculado palmarés lo empezó a escribir en 1997, cuando ganó su primer título de Aragón benjamín escolar. A partir de ahí, y en un mundo que no solo se circunscribe a los campeonatos para discapacitados, empezó a acumular títulos regionales y medallas nacionales de todos colores que cubren las estanterías de su habitación, compartiendo espacio con su ídolo, Elvis Presley.

Cardona arrancó 2008 con una gran noticia: la confirmación de que el billete para Pekín lo tenía reservado, después de culminar 2007 con el mayor premio internacional: el oro por equipos en el Campeonato de Europa de Eslovenia. Los Juegos eran "el estreno más deseado". Ayer cumplió el sueño personal de jugar la final por equipos, el ambicioso reto que se había marcado antes de partir de Zaragoza. Y contra China. "Hemos peleado y no hemos hecho el ridículo", apuntaba Cardona, que se encontró con la difícil papeleta de tratar de igualar el partido que se había puesto en contra tras la derrota de Ruiz contra Ma (7-11, 11-8, 11-7, 4-11 y 10-12). El subcampeón paralímpico, Ge Yang, no dio tregua al palista aragonés (5-11, 11-13 y 8-11). Cardona y Ruiz dieron "bastante guerra" en el dobles. La primera manga cayó del lado español (11-6), pero ahí se acabaron las opciones. "El futuro nos deparará más éxitos", auguraba Jorge Cardona, que ha hecho realidad su deseo infantil gracias a un padrino muy especial: la empresa zaragozana del sector alimenticio Caladero, que forma parte del Programa "Amigo Paralímpico" creado por el Consejo Superior de Deportes.

Etiquetas