Deportes
Suscríbete por 1€

REAL ZARAGOZA

El acecho de la muerte súbita

La muerte del futbolista mexicano Antonio De Nigris, ex jugador del Villarreal y en la actualidad en las filas del Larisa griego, devuelve a la actualidad las medidas que desarrollan los clubes para prevenir los posibles casos de muerte súbita en el deporte en general y el fútbol en particular. El delantero falleció la madrugada del pasado domingo en Larisa, mientras era trasladado a un hospital tras sentirse indispuesto. Los medios griegos informaron de que el jugador murió antes de llegar al centro médico al que estaba siendo trasladado después de que su esposa avisara de que De Nigris presentaba problemas de salud.

 

Aunque la causa de la muerte aún no ha sido aclarada, los medios locales apuntan a que el internacional mexicano sufrió un paro cardiaco.

El trágico suceso engorda la lista de deportistas que han fallecido a causa de la muerte súbita, entre ellos, los casos recientes de los futbolistas Antonio Puerta y Dani Jarque.

 

Es natural que esta circunstancia cobre un relieve singular entre los responsables de los servicios médicos de los clubes de fútbol. Hace apenas dos semanas, el doctor Óscar Luis Celada, responsable de los servicios médicos del Real Zaragoza y de la selección, mantuvo una reunión en la Federación Española en la que, entre otras cuestiones, se abordó el problema de la muerte súbita.

 

"De momento -explica el médico zaragocista-, se llevan a cabo los habituales reconocimientos médicos. Estamos asesorados por nuestros cardiólogos que, en el caso de que nos planteen la necesidad de llevar a cabo nuevas pruebas, por algún motivo especial, las desarrollamos". Esta circunstancia ya ha ocurrido en algunos casos con jugadores de equipos inferiores del Real Zaragoza.

 

Los servicios médicos del equipo aragonés se mantienen "expectantes" ante la posibilidad de aplicar nuevas medidas de control. "De momento, no tenemos intención de llevarlos a cabo, pero eso no quita para pensarlo más adelante", refiere.

 

Los reconocimientos se llevan a cabo en el Centro de Medicina del Deporte, uno de los centros de vanguardia en la investigación y el tratamiento vinculado a la Medicina del Deporte. Además, se lleva a cabo un control cardiológico en la Clínica Quirón, bajo la supervisión del equipo del doctor Artal; y, cuando es necesario, los casos se remiten a Madrid, a la doctora Araceli Boraita, aragonesa y experta cardióloga de la Sociedad de Cardiología Española y miembro también del Consejo Superior de Deportes.

 

La muerte súbita en deportistas es la que se produce de forma repentina e inesperada, en personas jóvenes y aparentemente sin problemas de salud, que se ven afectados por un episodio que, en muchas ocasiones, es la primera vez en la que se manifiesta.

 

El médico aragonés Pedro Manonelles se ha preocupado por investigar "las circunstancias" que rodean el suceso. Según los casos estudiados por su equipo de trabajo, un elevadísimo porcentaje de los casos de muerte súbita están vinculados a cuestiones cardiovasculares. Entre ellos, destacan la miocardiopatía hipertrófica y los problemas de arritmia, problemas en ocasiones genéticos y que llevan a los médicos, también al Real Zaragoza, a desarrollar estudios genéticos para detectar posibles complicaciones siempre que fueran necesarios.

 

Los casos de muerte súbita resultan muy esporádicos, pero tienen una enorme repercusión. El fallecimiento del ex jugador del Villarreal ha provocado consternación en el fútbol griego y el mejicano. De Nigris debutó en el fútbol en 1999 con los Rayados de Monterrey. En su país jugó también para América, Pumas y Puebla, mientras que en España militó en el Villarreal y en el Poli Ejido. Al fútbol turco llegó en 2006 con el Ganziantepspor, donde jugó 30 partidos y anotó 15 goles. Dos años después fue fichado por el Ankaraspor.

De Nigris había firmado por dos años con Larisa y consideraba un reto personal triunfar en el fútbol griego como escaparate para Sudáfrica 2010.

Etiquetas