Despliega el menú
Deportes

CUARTOS DE FINAL

Duelos de alto voltaje

Los cuartos de final presenciarán algunos de los duelos personales entre los jugadores más en forma del mundo.

Messi, probablemente el mejor del mundo.
Duelos de alto voltaje
AFP PHOTO

Los cuartos de final del Mundial de Sudáfrica ofrecen choques clásicos, predominio sudamericano y búsquedas de milagro, pero también habrá lugar para los duelos personales entre esos futbolistas capaces de resolver un partido o alcanzar la gloria.

Están quienes buscan coronarse como los mejores del certamen, los que abogan por la épica o los que aspiran al orgullo de ser máximo goleador. Los ocho mejores equipos del Mundial se preparan para la etapa más importante. Será tiempo de que brillen los responsables del show.

Messi y Müller, lucha por ser el mejor

El choque entre Argentina y Alemania permitirá ver en el mismo campo a dos de los mejores jugadores del Mundial hasta el momento. El argentino Lionel Messi, consagrado como el mejor futbolista del mundo, y Thomas Müller, imagen de la renovación generacional germana.

Messi pudo cambiar finalmente las dudas por las ovaciones con la camiseta argentina. El rosarino fue la estrella indiscutida del equipo albiceleste durante los cuatro partidos jugados en Sudáfrica. "La Pulga" permanece en la búsqueda de su primer gol en el torneo, aunque fue protagonista en varios de los tantos de su equipo. "Dejémonos de comparaciones. Leo ya está para salir a la cancha con una corona", lo elogió Diego Maradona, quien además lo designó como capitán en la victoria por 2-0 contra Grecia.

Müller confirmó su gran temporada en el Bayern Múnich con su explosión definitiva en el Mundial. Con apenas 20 años, se convirtió en el arma más letal de una Alemania tan sorpresiva como renovada. Es el goleador de su equipo con tres tantos y fue elegido como el mejor jugador del partido en el histórico triunfo por 4-1 sobre Inglaterra, por los octavos de final.

Robinho y Robben, los más desequilibrantes

Brasil y Holanda demostraron ser dos equipos con sólidos bloques defensivos y contras letales. Por eso, las individualidades de Robinho y Robben podrán ser las claves del choque de cuartos.

El brasileño asumió finalmente el rol protagónico en el equipo de la mano del entrenador Dunga. Su escape del calvario en el Manchester City y su vuelta al Santos en la última temporada le permitieron llegar a Sudáfrica en su mejor momento anímico y futbolístico. Robinho reemplazó a Kakà en la conducción del juego brasileño cuando fue necesario y brilló en el 3-0 sobre Chile, donde marcó su primer gol mundialista y fue elegido el mejor jugador del partido.

Robben reapareció en el momento justo para Holanda. Se perdió la primera fase casi por completo (sólo jugó 17 minutos ante Camerún), debido a un desgarro, y volvió para destacarse en la victoria por 2-1 sobre Eslovaquia. El zurdo convirtió el primer gol de su equipo, fue la estrella del partido y reveló su importancia para el funcionamiento de "La Oranje". "Está claro que Holanda juega de una manera cuando está Robben y de otra cuando él falta", analizó Vladimir Weiss, entrenador de los eslovacos.

Villa y Alcaraz, la explosividad contra el muro

El choque España y Paraguay evidenciará el debate entre dos virtudes opuestas. La capacidad ofensiva de los ibéricos y la seguridad de los sudamericanos. David Villa contra Antolín Alcaraz.

Villa es el goleador del Mundial junto a Gonzalo Higuaín y Robert Vittek y marcó cuatro de los cinco goles de España en el torneo. El nuevo delantero del Barcelona ya se perdió la final de la Eurocopa 2008 y quiere aprovechar la oportunidad en Sudáfrica para hacer historia.

Alcaraz fue la revelación de un Paraguay que ya hace historia. El defensor del Brujas belga sorprendió el primer día con su titularidad en el debut ante Italia (le ganó el puesto a Julio César Cáceres) y hoy se transformó en un caudillo de la defensa. Incluso, el central de 27 años anotó el gol del seleccionado albirrojo en el empate por 1-1 contra el último campeón del mundo, Italia. Paraguay es, junto a Uruguay, el equipo que recibió menos goles de los que siguen en carrera: uno.

Forlán y Gyan, en busca de la proeza

Diego Forlán y Asamoah Gyan son los referentes de Uruguay y Ghana, dos equipos que sueñan con colarse en la elite de la Copa.

Forlán es líder, goleador e imagen de un Uruguay tan ordenado en su defensa como oportuno en la ofensiva. Ganador de la Bota de Oro en el 2009 y emblema del Atlético de Madrid, el delantero supo cargarse al hombro la responsabilidad de manejar el equipo. Le convirtió dos goles a Sudáfrica en la primera fase y se lució en su nuevo rol de mediapunta en el equipo. Retrocedió unos metros y se consolidó como nexo entre los centrocampistas y su compañero Luis Suárez.

Gyan supo cubrir la ausencia de la estrella Michael Essien en el equipo africano y se forjó como líder gracias a la importancia de sus goles en el Mundial. El futbolista del Rennes francés anotó tres de los cuatro de su equipo, fue elegido como mejor jugador en dos de los cuatro partidos de Ghana y es, junto a Lionel Messi, el que más disparos efectuó en el Mundial, 23.

Etiquetas