Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Duda hasta el viernes

Leo Franco sufre una contractura muscular en el muslo derecho y, aunque no está descartado, no es seguro que pueda jugar en Gijón.

Javier Aguirre no sabrá si Leo Franco puede seguir siendo el portero titular del Real Zaragoza el sábado en Gijón hasta el último entrenamiento de la semana, el viernes, previo al viaje vespertino a tierras asturianas.

El guardameta argentino, que acabó el partido del sábado ante el Atlético de Madrid con unas molestias en el cuádriceps de la pierna derecha de las que el club no quiso dar cuenta hasta bien entrada la tarde del lunes, fue sometido ayer a una resonancia magnética en el Hospital Quirón al observarse la persistencia del dolor y los problemas motrices del jugador. Por ello, ni se había entrenado con sus compañeros en la mañana del domingo (la versión oficial habló de un permiso personal, sin más), ni lo hizo ayer por la mañana.

El diagnóstico de la dolencia no es grave, pues se trata de una contractura muscular en el muslo derecho, en la citada zona del cuádriceps. Pero por la premura con la que llega el siguiente partido y por tratarse de una zona delicada para los porteros (repercute directamente en el golpeo al balón con el pie, es decir, afecta a los saques de puerta), la decisión sobre la alineación o no de Leo Franco en El Molinón queda aparcada hasta el mediodía de pasado mañana viernes, cuando Aguirre tenga que componer la lista de convocados para viajar a Asturias.

Mientras tanto, Leo Franco va a continuar -ya lleva tres días en tratamiento- en manos de los médicos y los fisioterapeutas, con sesiones de radioterapia y masajes específicos para intentar devolver el músculo afectado a su estado de normalidad en el menor tiempo posible.

Si no existe la completa seguridad de que el veterano arquero argentino está al cien por cien físicamente, Aguirre devolverá a la titularidad a Toni Doblas y Franco ni siquiera viajará. Por ello, en la sesión de ayer, los tres guardametas del filial, Alex Sánchez, Unai Calavia y Pablo Alcolea, tomaron parte de los ejercicios programados por el preparador de porteros Mikel Insausti. Uno de ellos (probablemente Alex) entrará en la convocatoria de no producirse la curación del internacional albiceleste en las próximas 48 horas.

 

Situación reincidente

No es la primera vez que Franco se ve aquejado de una dolencia similar. Justamente en el partido ante el Atlético de Madrid en la primera vuelta (el 26 de septiembre, en su retorno al Calderón), el portero tuvo que abandonar el juego en el minuto 25 al sufrir una microrrotura miofascial en el mismo músculo que ahora. Entonces, se valoró el periodo de su recuperación en unos diez días, cálculo que se quedó corto al ir todo mucho más despacio de lo previsto. Leo estuvo de baja 5 semanas y no reapareció hasta el 21 de noviembre.

Etiquetas