Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

SD HUESCA

Dorado se une a la lista

El central azulgrana se lesionó en el entrenamiento matinal de ayer y podría sufrir una microrrotura en la zona isquiotibial. Eduardo, Larrosa y Rigo también arrastran molestias

La alta exigencia de la pretemporada que ha diseñado la Sociedad Deportiva Huesca cobró ayer una nueva baja. El defensa Chechu Dorado sufrió un pinchazo en la sesión de entrenamiento matinal, celebrada en el campo del Alcoraz, y tuvo que retirarse antes de tiempo. La posterior ecografía no reveló nada y hoy se le someterá a una resonancia magnética; los servicios médicos del club azulgrana aventuraban que se puede tratar de una microrrotura fibrilar en el isquiotibial, una dolencia que podría dejarle fuera de los planes del técnico Antonio Calderón durante dos o tres semanas.

Se trata de un nuevo problema para el entrenador gaditano, que ya tuvo que utilizar a cuatro juveniles en el amistoso del pasado miércoles en Grañén por la falta de efectivos y hoy se repetirá una situación similar en el partido de Sabiñánigo (17.30). Ni los porteros Eduardo y Larrosa ni el defensa Rigo están en condiciones de competir. Eso sí, los dos últimos trabajaron ayer con sus compañeros. El guardameta, todavía con precauciones, mientras que el central mallorquín participó en todos los ejercicios, incluidas las partes más tácticas.

El centrocampista David Pérez Rubio ya se halla restablecido de sus dolores en la espalda, mientras que el último fichaje, Julián Vara, ya es uno más en el Huesca. En la doble sesión de ayer, en el Alcoraz y por la tarde en la localidad de San Jorge, tuvo un peso capital la estrategia. Por la mañana se ensayaron jugadas a balón parado y por la tarde, táctica y movimientos tanto de defensa como de ataque. Calderón tiene muy claro que "hay que coger esos automatismos para poder competir en Segunda División. Si tenemos un despiste, nos harán daño. Es una categoría igualada y allí está la diferencia, en mantener el orden".

Por eso, el entrenador de los oscenses pone especial hincapié en que sus jugadores mantengan la posición en los entrenamientos y, al mismo tiempo, ensayen los movimientos y desbordes que sean capaces de abrir la resistencia de los oponentes. "Muchas coberturas, apoyos, movilidad y juego por las bandas. Eso es lo que tenemos que trabajar estos días", continuaba. El Huesca debe quitarse el 'chip' de la Segunda B y por eso Calderón y sus ayudantes cuidan todos los detalles. El sistema que parece imponerse es el 4-4-2 puesto que "queremos aprovechar el potencial que tenemos arriba (con Castro y Roberto) sin que por ello perdamos el equilibrio". La plantilla sigue necesitada de refuerzos para la banda izquierda y la punta que pueden llegar en los próximos días.

Etiquetas