Deportes
Suscríbete por 1€

RÉCORD DEL MUNDO

¿Dónde está el límite de Bolt?

Bolt
¿Dónde está el límite de Bolt?
REUTERS/Dominic Ebenbichler

Hace medio siglo se creía imposible que un atleta bajara de los 10 segundos en los 100 metros. Ahora, se multiplican las cábalas sobre los límites de la velocidad humana gracias al prodigioso Usain Bolt. El impresionante récord mundial conseguido este domingo en Berlín, dejó boquiabierto al mundo entero. La proeza del jamaicano consiste en haber logrado rebajar en poco más de un año la plusmarca en 16 centésimas -desde el 9.74 de Asafa Powell en 2007 hasta el registro de 9.58 de Bolt en la capital alemana-. Sin embargo, desde la marca de John Hines (9.95) en 1968 y la de Powell (9.77) en 2005, debieron transcurrir 37 años para una reducción de 18 centésimas.

Como hace 50 años, decenas de expertos auguran nuevos límites a la velocidad humana. El profesor estadounidense, Mark Denny, de la Universidad de Stanford, señaló en un estudio que los hombres podrían un día llegar a recorrer los cien metros lisos en 9,48 segundos. Pero Bolt quiere desafiar todo argumento científico. "He dicho que puedo correr en 9.40. Pienso que puedo alcanzar esa cifra. Bajar de 9.60 ya es un gran éxito. Estoy muy orgulloso de mí mismo ya que soy el primero ser humano en haberlo logrado", indicó.

El campeón olímpico cumple 23 años el 21 de agosto, es decir, su capacidad de mejora es muy grande. Por ejemplo en las salidas. En la final de Berlín, su tiempo de reacción sólo fue el sexto más rápido. Además, hay que contar con el viento a favor. En la capital alemana corrió con 0,9 cuando el máximo permitido es de 2. Su entrenador, Glenn Mills, sabe que su pupilo es un diamante en bruto que hay que pulir.

En 2007 disputó por primera vez los 100 metros. Lo hizo en 10.03. Desde entonces su progresión ha sido fulminante. Primero alcanzó 9.72, mejorando el récord de su compatriota Powell, el 31 de mayo de 2008 en Nueva York. Pocos meses después en Pekín, el 16 de agosto, se exhibió con 9.69. Un año exacto más tarde voló en 9.58 en Berlín. "Honestamente no sé lo rápido que puedo correr.

Pero no corro para batir récords. Sólo tengo que seguir trabajando", señaló.

El 200, más difícil

Bolt afirmó que no cree que pueda batir en Berlín el récord de 200 metros que ostenta él mismo con 19.30. "Voy a salir a la pista y correr duro, pero creo que va a ser más difícil. No he corrido mucho esa distancia esta temporada, porque no sabía si me encontraba en forma para los 200. Pero cuando llego a un Mundial, siempre estoy preparado", explicó.

Lo más sorprendente es que su amor a las hamburguesas y a los 'nuggets' de pollo, una dieta no muy saludable, no impidan que corra como un relámpago. "Encontré ya un restaurante de comida rápida en Berlín", afirmó Bolt sin sentir vergüenza. Su entrenador, Mills, sabe que dirige a un genio de la velocidad. "De vez en cuando, en la historia de la humanidad nacen un Newton, un Mozart, un Einstein... O un Usain Bolt", resume quien más le conoce. Nadie sabe qué nueva marca será capaz de inventar el portento jamaicano en los próximos años.

Etiquetas