Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

MUNDIAL DE BALONMANO

Dinamaca ve a España como el rival más débil

El combinado danés considera que, a pesar de respetar el juego de la selección española, será menos duro que Francia o Suecia, las selecciones de la otra semifinal.

Michael Knudsen, jugador de la selección danesa de balonmano, disparando a gol
Dinamarca cree que España es el rival más débil
AFP

La selección danesa de balonmano recibió con satisfacción el emparejamiento con España en las semifinales del Mundial de Suecia, un rival que respeta pero que considera más accesible que Francia, el vigente campeón.

«Pienso que es una tarea más fácil de solucionar que Francia. Los españoles han jugado un ataque muy bueno y rápido, y eso se ajusta bien a nuestra gente física en el centro. Por ahí querrán entrar los españoles, y es ahí donde tenemos que doblegarlos», dijo el lateral Lars Christiansen, en declaraciones recogidas por 'BT.

De igual opinión es el pivote Michael V. Knudsen, quien cree que Dinamarca, llena de confianza por seguir invicta, puede derrotar a cualquier rival, si bien admite que el partido frente al equipo de Valero Rivera será «mucho más difícil» que los disputados hasta ahora en el torneo.

El técnico danés, Ulrik Wilbek, considera también que enfrentarse a España supondrá subir un grado más en dificultad y que el ritmo del encuentro será elevado por el estilo de los dos equipos. «Contra España será un partido de correr, ellos corren tanto como nosotros. Juegan de forma fantástica», afirmó.

Wilbek añadió que si Dinamarca es capaz de jugar a su máximo nivel, «entonces tendremos una buena oportunidad frente a los españoles». «Han logrado construir un colectivo fuerte, han jugado de forma sólida y mucho más colectiva de lo que acostumbran. Y a la vez son hábiles individualistas y mueven rápido el balón», señaló el pivote Jesper Noeddesbo, jugador del Barcelona.

Noeddesbo destacó también el juego de pivote de España y su «increíblemente rápido contraataque», además de al portero Sterbik, a quien definió como un jugador «desagradable» para los rivales por su gran calidad.

Etiquetas