Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Cinco defensas, cinco goles encajados

Los partidos realizados durante la gira inglesa arrojan dudas sobre el sistema defensivo del conjunto de Aguirre, teóricamente la zona más formada a estas alturas.

Leo Franco despeja un balón
El Zaragoza se marcha de Inglaterra sin conocer la victoria
P. BERRY

A dos semanas para el comienzo liguero, el Real Zaragoza es todavía un equipo por hacer. Al menos esta es la sensación que se desprende de los amistosos disputados en suelo inglés, donde solo pudo cosechar dos derrotas y un empate ante conjuntos mucho más completos y cohesionados.

Con solo dos delanteros en nómina, más la aportación casi testimonial de Jorge Orti, y un centro del campo en cuadro, las incorporaciones de jugadores que refuercen lo ya existente parece la prioridad del club. A ello se habría de sumar, o restar más bien, la salida de futbolistas que pertenecen en estos momentos a la primera plantilla. Unas operaciones que cambiarían diametralmente la morfología del equipo e invalidarían los juicios realizados sobre lo visto hasta ahora.

Y es que, valorar la hasta ahora escasa pegada del equipo, que solo ha logrado un tanto en tres partidos, parece estéril cuando el escenario podría cambiar con la llegada, o marcha, de alguna pieza de peso. Un peligroso contexto que, por otro lado, invalida la vertiente de preparación que se le supone a la pretemporada.

Ésta volátil realidad existente en la cara creativa del conjunto se torna más sólida en la zona trasera. Allí, a pesar de la sobrepoblación de jugadores, los actores principales ya parecen contratados y solo resta su acople al sistema empleado. Un dibujo táctico que, durante la gira inglesa, Aguirre confeccionó con cinco zagueros por la gran cantidad de efectivos que poseía para esa demarcación y que el técnico mexicano ha mantenido inamovible a pesar de los también cinco goles encajados.

Muchos efectivos pero pocos cambios

Aun habiendo aterrizado en Gran Bretaña con tres porteros y nueve defensas, el técnico mexicano se ha mostrado muy firme en su confianza a los jugadores que él considera principales para esta temporada. Por ello, desde el encuentro ante el West Ham, solo se han visto pequeños retoques a la idea inicial.

En el primer test, los encargados de formar la zaga fueron Juárez, Lanzaro, Mateos, Contini y Paredes. Una alineación de la que ya solo saldría Contini, que falló sensiblemente en el primer tanto de los londinenses. Su substituto, Abraham, se colocó como el lateral izquierdo titular, desplazando a Paredes al puesto de central.

Sin embargo, esta inamovilidad en las piezas, Juárez y Mateos han disputado todos los minutos posibles, no se tradujo en una mayor seguridad defensiva y el equipo mostró serios problemas siempre que el rival se dedicaba a colgar balones en el área blanquilla. Una circunstancia que preocupa teniendo en cuenta la seriedad que posee la apuesta realizada.

Así llegaron los primeros tantos de Norwich y Wolverhampton, especialmente doloroso este último en el que hasta tres jugadores rivales tocaron el balón en el balcón zaragocista.

Y es que, la acumulación de recursos en la parte trasera debería tratar, como mínimo, de asegurar el punto que va adosado al empate sin goles. Algo que no se ha conseguido en los amistosos jugados hasta ahora.

Sin embargo, cabe recordar que Da Silva, subcampeón de la Copa América con Paraguay, se encuentra de vacaciones y a su llegada reclamará un lugar entre los cinco de atrás. Un sitio que, a priori, se localizaría a la izquierda de Mateos.

Etiquetas