Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

CAI ZARAGOZA

Cimientos de salvación

Si el CAI quiere conservar la categoría debe amarrar partidos en casa como el de hoy (21.00) ante el Gran Canaria

Según palabras del director general del CAI Zaragoza, Alberto García Chápuli, en "seis de los ocho partidos que tenemos en casa en la segunda vuelta hay que darlo todo para conseguir el triunfo". Si tenemos en cuenta que faltan por visitar el Príncipe Felipe los poderosos Barcelona y Unicaja, el encuentro de esta noche ante el Kalise Gran Canaria (21.00) entra en los cálculos de los dirigentes rojillos como una de las victorias a conseguir. Es normal. Quizá los isleños estén un paso por delante de los aragoneses en cuanto a calidad y juego, pero hay que tener en cuenta varios aspectos. Primero, que el conjunto de Curro Segura ya fue capaz de derrotarles en Las Palmas; después, que el pabellón zaragozano está obligado a ser un fortín en este tramo decisivo de la competición; y por último, que este triunfo sería un contundente cimiento para la salvación, ya que todavía tendrían que visitar a los rojillos los conjuntos peor clasificados de la Liga. Eso sí, para ello hay que materializarlo hoy en el retorno del querido Mario Fernández a la capital del Ebro y en el debut en casa de Andrija Zizic, del que se espera mucho una vez vista su aportación en Valencia.

Con la calma que le otorga a los rojillos, y a otros muchos conjuntos, la decisión de que descienda un solo equipo en el caso de que el Obradoiro no salga la campaña próxima, el CAI debe por fin desplegar su juego y dejar atrás los fantasmas que aparecieron con las siete derrotas seguidas. Ante el Pamesa ya insinuaron su capacidad, esa de poder tutear a una mejor plantilla incluso sin Paolo Quinteros en estado de gracia.

Por eso hoy, confiando en que el argentino vuelva a ser el de otras fechas, los de Segura han de dar un firme paso hacia la tranquilidad plena. La llegada de Zizic abre nuevas opciones ofensivas, el puesto de base parece más seguro con la recuperación de Victoriano y los exteriores son conscientes de que pueden sumar más. Así, y con el respaldo de la grada, que vuelve a vivir un partido en horario LEB, el de las nueve de la noche, el cuadro aragonés debe plantar cara a los de Salva Maldonado.

Pero si hay una clave para este encuentro ya la apuntó el técnico rojillo en los días previos: jugar como conjunto. Ese es el arma más peligrosa de los canarios y el CAI debería emularlos y mostrarse como un bloque convencido de sus posibilidades. "Tenemos claro que debemos pensar en nosotros, que haciendo un buen trabajo en defensa y ataque tendremos opciones de ganar al mejor o al peor Gran Canaria", afirmaba.

Porque el secreto del éxito del equipo de Las Palmas es precisamente ese, el esfuerzo colectivo, el no depender de un hombre en concreto, el contar con un grupo en el que cualquiera puede ser importante una jornada.

Es cierto que su estandarte ofensivo es el artillero canadiense Carl English, un tirador incansable. Sin embargo, los canarios han echado mucho en falta a su joven pívot Joel Freeland, quien reaparecerá en Zaragoza y dará mayor capacidad atlética al juego interior de Maldonado. De hecho, el Kalise no gana lejos del pabellón Insular desde el 16 de noviembre pasado cuando vencieron en Manresa. Desde entonces todos sus éxitos han sido como local, algo que podría aprovechar el CAI.

Eso sí, nombres y hombres como Savane, Moran, Norris, Augustine o el propio Mario Fernández dan muestra de la amplitud de plantilla con que cuentan. Hay hueco incluso para otro ex del CAI, aunque en ese caso fuera casi anecdótico, como el base-escolta Josh Fisher.

Será noche de reencuentros, puesto que también jugarán contra su último equipo tanto Roberto Guerra como Sergio Pérez. El canario considera que los amarillos están "cumpliendo con creces sus objetivos -han entrado en Copa y van sextos-. Pero nosotros ahora mismo estamos jugando mejor y es el momento de demostrar que vamos a tirar para arriba en la segunda vuelta".

Este partido estaba marcado en el calendario como factible. Y si se consigue, los cimientos (con el sexto triunfo) serán más que sólidos para permanecer en la elite.

Etiquetas