Deportes
Suscríbete

FÚTBOL

¿Castigo en Corea del Norte?

reportaje Sus jugadores fueron humillados públicamente por su actuación en el Mundial de Sudáfrica.

Envuelta en una densa humareda y alejada de todo en un deprimido suburbio, Corea del Norte fue durante el Mundial de fútbol el más profundo de los enigmas. Un mes después de su eliminación, la humareda continúa en forma de fuertes dudas sobre la suerte de los integrantes de la selección.

Radio Free Asia, un medio especializado en contar lo que regímenes dictatoriales como el de Corea del Norte buscan ocultar, ha lanzado la alerta. Según la radio, el 2 de julio, mientras el mundo vibraba con el pase de Uruguay a semifinales, los integrantes de la selección norcoreana eran sometidos a un castigo y humillación públicos. El Palacio de la Cultura del Pueblo, en Pyongyang, vio desfilar durante seis horas a los jugadores y a su entrenador, Kim Jong-hun. Solo se salvaron del castigo Jong Tae-se y An Yong-hak, nacidos en Corea del Sur y que no estaban en la capital norcoreana aquel día.

El "gran debate" se centró entonces en los jugadores menos afortunados, incluso en Jin Yun Nam, que debería ser considerado un héroe en su país. Jin fue quien batió a Jualio César, el 13 de julio, en Johannesburgo. Aquel gol para cerrar en el minuto 89 una derrota por 2-1 ante Brasil, en el debut en Sudáfrica, cambió la percepción interna y externa acerca de los norcoreanos. Tras guardarse por temor a una debacle las imágenes televisivas del choque con Brasil, el régimen de Kim Jong Il decidió que el siguiente partido, ante Portugal, se transmitiría en vivo.

"El partido fue un feroz intercambio entre juego ofensivo y defensivo desde el comienzo", se entusiasmó la agencia oficial de noticias KCNA tras el choque ante Brasil. Una vez consumada la goleada de 7-0 que les propinó Portugal, el ambiente cambió para los norcoreanos: la televisión oficial cerró la transmisión sin una sola palabra, y el panorama se tornó negro para una selección que, tras el 3-0 de Costa de Marfil, se fue del Mundial última, con 12 goles en contra y uno a favor.

Park Myung Chul, ministro de Deportes del país, estaba entre los asistentes al oprobio al que fue sometido el combinado norcoreano el pasado mes. Y el seleccionador Kim Jung Hun fue expulsado del Partido de los Trabajadores y reconvertido en obrero de la construcción. ¿La acusación? "Traicionar" a Kim Jong-un, hijo de Kim Jong Il y su sucesor designado.

Etiquetas