Deportes
Suscríbete por 1€

JUGADORES LESIONADOS

Caro peaje por los 3 puntos

Jermaine Pennant, justo en el instante en el que sufrió la lesión que obligó a sustituirle.
Caro peaje por los 3 puntos
MARCOS/ARCOS

Hasta cuatro jugadores del Real Zaragoza terminaron el partido de ayer ante el Almería lesionados de cierta importancia. Tres de ellos -Pennant, Ayala y Arizmendi- obligaron a Marcelino a consumar las tres sustituciones en momentos puntuales del choque y, el cuarto -Lafita-, se mantuvo en juego hasta el final muy mermado en sus condiciones físicas durante casi 25 minutos.

 

Cronológicamente, el inglés Pennant fue el primero en caer lastimado. De hecho, aunque su cambio se produjo forzosamente en el minuto 26, hacía mucho tiempo que Ander Herrera (su sustituto) calentaba en la banda en previsión de que sucediese lo que al final pasó. Pennant, cuya condición física se está mostrando de cristal, sufrió un pinchazo en la parte posterior del muslo derecho cuando inició una carrera en la zona medular del campo y se quedó clavado. Para entonces, ya se le había visto dolerse de esa extremidad y ejecutar varios ejercicios de estiramiento cuando el balón estaba parado. Al británico se le diagnosticó una lesión muscular en los isquiotibiales de esa pierna diestra, pero sin ningún detalle más. El cuerpo médico del Real Zaragoza advirtió que, a lo largo de las próximas horas, se le van a realizar las pruebas radiológicas pertinentes para conocer el alcance de su percance. Si existe rotura de fibras, Pennant podría estar de baja entre 4 y 6 semanas.

 

Fabián Ayala solo aguantó medio partido. En el intermedio se quedó en la ducha y fue suplido por Pablo Amo que, como en el caso anterior, también estuvo calentando en la banda durante una media hora en la primera mitad. Ayala sufrió una fuerte contusión lumbar en la parte izquierda del tronco al poco de empezar el choque y, aunque aguantó como pudo hasta el descanso, le fue imposible continuar más tiempo. El central blanquillo recibió un rodillazo de un rival almeriense al intentar rematar un córner en los primeros minutos del lance, circunstancia que le dificultó a partir de ahí las acciones de carrera y esprint. En este caso, se espera que no revista gravedad y que el argentino pueda jugar el domingo en el que fue su estadio durante muchos años: Mestalla.

 

Arizmendi fue tercera víctima de la tarde. Como Pennant, el ariete sufrió una lesión en los músculos isquiotibiales del muslo derecho y está a la espera de una resonancia para verificar la gravedad del percance. Corría el minuto 14 de la segunda parte cuando el madrileño sintió la rotura en su pierna y se quedó paralizado en medio campo. Enseguida, Marcelino tuvo que meter en el equipo a Ewerthon, agotando así su cupo de sustituciones con más de 30 minutos de partido por delante.

 

De no haber sido por estas imperiosas circunstancias, Lafita también habría sido cambiado por el entrenador. El aragonés, en un resbalón provocado al intentar frenar la carrera en la línea de fondo, sufrió una distensión del ligamento lateral interno de la rodilla derecha. Faltaban 25 minutos para el final y el goleador tuvo que ser atendido en la banda por el doctor Óscar Luis Celada. Se pensó que, incluso, no iba a poder continuar jugando y que el Zaragoza debería afrontar la recta final del partido en inferioridad numérica. Pero Lafita optó por volver al campo y, aun renqueante, protagonizó varias jugadas peligrosas. El cuerpo médico está pendiente de su evolución para valorar con exactitud el alcance de su dolencia.

Etiquetas