Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

Blog - Tinta de Hemeroteca

por Mariano García

CARLOS CABEZAS

"Mi carácter me hace dar esos pasos adelante"

El jugador malagueño regresó al equipo y lo abanderó en un triunfo vital con su experiencia y acierto final.

Carlos Cabezas lleva el balón durante un encuentro.
"Mi carácter me hace dar esos pasos adelante"
OLIVER DUCH

Fue el verdadero artífice del triunfo del CAI Zaragoza ante el Blancos de Rueda Valladolid. Regresaba al equipo tras su lesión en el aductor de su pierna izquierda y justo en el momento en el que los pucelanos se acercaron peligrosamente en el marcador asumió la responsabilidad y se echó el equipo a la espalda. Con un sublime último cuarto, Carlos Cabezas resolvió el encuentro. Ayer, ya pasadas unas horas del encuentro reconocía que es su carácter el que le hace dar esos pasos adelante. Su experiencia, la seguridad que tenía en los libres y el respeto que como internacional le tienen los colegiados hicieron el resto. Bueno, no todo. El andaluz no se olvida de una afición que apoyó a los suyos y a la que considera muy importante en futuros compromisos.

El del domingo fue el mejor regreso posible a las canchas después de su lesión.

Pues sí, ha sido un regreso a pedir de boca, muy bueno. Siempre que vienes de una lesión, en los primeros partidos te puede costar entrar, y así fue, estaba espeso, fuera de ritmo tras un mes sin competir. Pero en esos tres minutos de la verdad sí que estuve acertado y es cuando cogí el partido fuerte. Me sentí importante y ahí empezó todo.

Porque al final fue usted quien decidió el partido con las faltas recibidas y los libres.

Por la situación final, sí. Eran muchas acciones tácticas en las que nos hacían falta. Como base del equipo, y dado que estaba bien en los tiros libres, el balón me llegó. Me encontraba con seguridad y eran libres que había que meter. El partido se decidió de una manera rara tácticamente, pero es de esos que hay que saber ganarlos.

¿Pidió la bola o se decidió que se la dieran?

Un poco de todo. Los compañeros también sabían que estaba metido en el partido con el triple que había metido y se dieron cuenta de ello. Yo iba con mucha intensidad a buscar el balón porque soy el base y por mi experiencia sabía que estaba bien para hacerlo.

Lo que está claro es que Carlos Cabezas sigue siendo un jugador pícaro y que los árbitros le respetan.

Hay que intentarlo. Llevo muchos años jugando en esta liga y es verdad que me tienen cierto respeto. Pero con eso sólo no vale, hay que trabajar día a día, y jugar los partidos con humildad. Ante el Valladolid, en determinadas situaciones, les hacía ver con picardía que me hacían falta y eso hay que saber llevarlo. Salió perfecto.

La experiencia es un grado, pero el domingo celebraba cada acción positiva para el equipo como si fuera un júnior ilusionado.

Era el partido que reaparecía y sabía de la importancia del duelo tras dos derrotas consecutivas. Llevaba pensando toda la semana que el encuentro era clave y cada uno tiene su carácter. Cuando hago una buena defensa o la hace algún compañero se me nota mucho, soy muy expresivo al celebrarlo. Ese carácter me hace sentirme aguerrido y dar un paso adelante en situaciones así.

Incluso antes de esos últimos instantes, cuando las cosas no le salían bien, se mostró como un líder dentro de la cancha.

Sé que unos minutos antes perdí balones tontos y fallé una bandeja con la zurda. pero a pesar de eso no me salí en ningún momento del partido. Si no puedo anotar, como ayer durante muchos minutos, hay que intentar otras maneras de ser importante, con defensas agresivas, dando buenos balones a los compañeros? Salió esta vez así, y todos contentos.

Van pasando las semanas y cada vez se le ve más a gusto en el equipo.

Sí, va pasando el tiempo, conoces los roles de todos los jugadores, los sistemas? Todo tiene su proceso y me he ido encontrando cada vez mejor. Es importante también la afición, que estuvo respaldando al equipo en momentos puntuales al final y fue fundamental el domingo. Es importante esa comunión con la afición porque se decidirán muchos partidos en nuestro pabellón.

¿La lesión ya está olvidada?

Estos tipos de lesiones (rotura fibrilar en el aductor de la pierna izquierda), una vez que cicatriza, ya no debe haber ningún problema. He realizado una magnífica recuperación con los plazos marcados perfectamente por los servicios médicos y la ayuda del preparador físico.

El triunfo fue importante, pero hay que seguir ganando y ahora viene Bilbao.

Somos conscientes de que estamos ahí, a una victoria del grupo de los que tienen seis. Es importante continuar ganando de local. Ya se ha vencido a equipos importantes y hay que seguir sumando porque después vienen dos salidas a canchas de rivales directos (Manresa y Alicante).

Etiquetas