Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

VOLEIBOL

¡Campeones!

El CAI Teruel apura hoy la primera de las dos opciones que tiene en casa de alcanzar su segundo título liguero. Más de 3.000 gargantas llenan Los Planos desde las 18.30 para presionar a un Unicaja que apela a la heroica.

¡Campeones!
¡Campeones!

El recuerdo de las imágenes aún conmueve. Ha pasado exactamente un año, pero es como si fuera ayer. Noche cerrada en Almería. El pabellón Moisés Ruiz, una caldera. Las agujas del reloj se acercaban a las once de la noche. El marcador refleja un 23-24 en el cuarto set (1-2). Guille saca, recibe Rojas, dirige Howatson, Olteanu apunta? Enfrente, Torres y Vega levantan los brazos. El Unicaja desea que la película se pare en ese momento. Pero el balón sale rebotado hacia un punto donde empieza la gloria. Aquel 1 de mayo, el CAI Teruel alcanzó el Olimpo con su mayor éxito deportivo. El Moisés Ruiz tembló. ¡Campeonessssss! El eco. La locura, vendita borrachera de felicidad. Ese 1 de mayo, Teruel -y por extensión una Comunidad, Aragón- se sintió orgullosa de un equipo que le hizo llorar. Lágrimas por un trofeo, el de la Superliga, que elevaban a la categoría de extraordinario a un club que cumplía la mayoría de edad con su primer premio mayúsculo, el más delicioso. Un año después, el conjunto aragonés está a un paso de repetir la gesta. El mismo día, una fecha talismán para el equipo, para Óscar Novillo que nunca olvidará que su cumpleaños se celebra con títulos. El CAI Teruel puede repetir esta tarde (18.30; Aragón TV, Canal+ Deportes y Popular TV), en el teatro de sus sueños, Los Planos, la misma fotografía que en Almería: la de los jugadores abrazando una copa al grito de "¡campeones!". Pero el CAI tiene que hacer lo más difícil: ganar el partido. Es la primera de las dos posibilidades que se le presentan este fin de semana. Y la asalta con convicción, con paso firme, sin dudar. El rival, Unicaja, llega herido y con la necesidad de intentar una épica remontada. Y Los Planos será un volcán naranja. Más de 3.000 gargantas coreando la melodía de moda: "¡Yo soy de Teruel, de Teruel, de Teruel!".

CAI Teruel y Unicaja. Los dos equipos más atractivos de la competición nacional. Una pareja 'Champions'. Duelos de alto voltaje. Pasión en la pista. Emoción llevada al límite. Un espectáculo para el aficionado. ¡Viva el voleibol! El CAI le quitó la Supercopa al Unicaja; éste le arrebató por segundo año consecutivo el sueño de la Copa del Rey. Ahora, toca la Liga. La final del 'play off' por la corona se anunciaba vibrante, igualada, imprevista. Porque en los momentos decisivos, la lógica no se cumple. El Unicaja partía como el conjunto más regular, una máquina en su casa y fuera de su feudo, que solo sintió una pequeña punzada en la Fase Regular, la que le propinó el Tarragona SPiSP. Enfrente, el CAI Teruel, crecido tras una campaña difícil, dolido por las lesiones de sus jugadores, que no empañó una exhibición en la mayor competición internacional, la Liga de Campeones. Ambos culminaban el 'play off' después de solventar las series previas (cuartos y semifinales) por la vía rápida. Era el momento de la verdad.

La final, el mismo guión

La gran final arrancó el pasado viernes en el Moisés Ruiz, recinto con sabor a voleibol, vestido con los recuerdos de antaño, de esas ocho Superligas que figuran en las vitrinas del club, y de una realidad cruel para el Unicaja, club con poso histórico (21 años en la máxima categoría), huérfano desde hace cinco años del trofeo que reconoce al mejor. El CAI Teruel dio el año pasado un golpe de autoridad; un club modesto, alimentado por la ilusión y el trabajo de un grupo de apasionados que tuvieron fe en un proyecto que ya luce dos entorchados y que va a por el tercero. Y esta campaña, cuando al equipo le tocó hablar, mostró sus galones de campeón en el escenario que en 2009 le elevó al altar mayor. Con la misma fórmula que conmovió a miles de corazones: humildad.

La gran final de la Superliga no pudo tener mejor arranque. CAI Teruel: dos partidos, dos victorias. El mismo guión en los dos encuentros: el vencedor se conoció después de llegarse al temido 'tie break'. 2-0, como el año anterior, cuando la jornada se abrió en Los Planos. La marea naranja provocó un maremoto y se llevó por delante al conjunto de Carlos Carreño. Luego llegó la puntilla en Almería, el 1 de mayo. El libro que cuenta el cuarto proyecto del CAI Teruel en la élite nacional apura sus últimos capítulos. Y hoy puede escribir otra bella historia. Pero... "Falta lo más difícil, cerrar el partido. Hacer la última bola que te dé el titulo". Novillo pone el punto de prudencia, y el club, en la voz de su presidente, José Luis Torán, la "calma y la cautela" ante un rival que llega golpeado en su orgullo.

La fórmula mágica

La fórmula para cerrar el 'play off' es la misma que se activó desde el primer partido de la temporada: "Ir punto a punto, mantener la tranquilidad, máxima concentración, paciencia en el juego, dar sentido al balón... Actitud", resume Novillo. Su plantilla ha vivido en una 'burbuja' esta semana, tratando de aislarse de la euforia que anima la ciudad. El grupo llega en las "mejores condiciones posibles" a pesar del enorme desgaste físico y psicológico que ha hecho. El entrenador confía en el bloque; en mantener una regularidad en todos los fundamentos (saque, recepción, bloqueo, ataque); en la fortaleza mental de su plantilla para evitar prolongar una eliminatoria al domingo, que podría sembrar las dudas en la escuadra naranja, que le daría un plus de moral al rival.

Un Unicaja que a apela a las remontadas heroicas y a unas estadísticas que están hechas para ser rotas. Nadie, hasta el momento, ha levantado un 0-2 en contra; ni nadie había ganado el título sin el factor cancha a favor hasta que el propio conjunto almeriense lo lograse hace cinco temporadas. ¡Ah! Y desde entonces, las presencias del Unicaja en la final se han saldado todas con un rotundo 3-0 en contra (Palma 2006/07, 07/08; CAI, 2008/09). Carlos Carreño tira de 'archivo': su equipo ha sido capaz de vencer al CAI Teruel en Los Planos en la primera parte de la liga, y siempre ha salido airoso en situaciones complicadas (excepto en el 'play off' final, donde Novillo y sus chicos acabaron con la condición de invicto del Unicaja en su casa). "No nos rendimos. Para nosotros quedan tres partidos y, lo que es más importante, el tercero sería en nuestra casa. Este club nunca se ha caracterizado por decir 'no' antes de tiempo. Lucharemos por las opciones que aún nos quedan", sentencia Carreño.

El desenlace, esta tarde.

Etiquetas