Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

REAL ZARAGOZA

Bienvenido, señor Aguirre

La plantilla del Real Zaragoza ha recibido con los brazos abiertos el relevo en el banquillo.

Aguirre conversa con Gabi en un instante del entrenamiento del jueves por la tarde.
Bienvenido, señor Aguirre
OLIVER DUCH

Los futbolistas del Real Zaragoza han recibido esta semana todo el calor del foco de las sospechas. Su papel en el episodio de la destitución de Gay se ha elevado más allá de la faceta deportiva hasta convertirse en consejeros de la ejecución. Agapito acudió a varios de ellos después de que Gay le pusiera en la primera línea de las responsabilidades tras la derrota ante el Sevilla, y ellos, acusados y situados al otro lado de la brecha abierta con el entrenador, bajaron el pulgar. El descreimiento era ya absoluto y la crispación, creciente.

De este modo, Agapito recibió la legitimidad del vestuario para despedir a Gay y contratar a Aguirre. O al revés. Relevado el técnico y despejado el horizonte, la plantilla le ha abierto la puerta a Aguirre con toda la motivación y esperanza que produce un cambio en el banquillo. "A nadie le gusta que destituyan a un entrenador y lo cambien por otro, pero el ambiente va a empezar a ser positivo. Es lo primero que tenemos que cambiar". El testimonio es de Gabi Fernández, capitán del Real Zaragoza y máxima voz autorizada para hablar de la salud del grupo como tal. Gabi dio la bienvenida a Aguirre con conocimiento de causa.

Fue su entrenador durante una temporada en el Atlético de Madrid, y por eso Aguirre le pidió nada más llegar una muestra sobre el estado de la plantilla. "Hablamos y le dije que lo principal era recuperarla anímicamente. Creo que nadie duda de las cualidades de los jugadores, pues el año pasado estábamos la mayoría y conseguimos sacarlo adelante. Esta temporada debe ser igual", analizó Gabi, quien puntualizó que no solo Gay era el culpable de la pobre realidad del equipo: "La responsabilidad es de todos, pero el club ha decidido el cambio. También nosotros tenemos que mirarnos a nosotros mismos. Debemos dedicarnos a trabajar y a ayudar al que esté".

Para los futbolistas del Real Zaragoza, Aguirre reúne ciertas virtudes ajenas a Gay. Sobre todo, en el plano de las relaciones humanas. Gabi destacó el perfil próximo y dialogante del Vasco: "Es una persona muy cercana a los jugadores. Nos va a aportar conocimiento y experiencia. Nos ayudará muchísimo a salir de la situación en la que nos encontramos. Aguirre es muy sincero, dice lo que piensa en cada momento y es exigente. En el Atlético, pasé por una etapa en la que no jugaba mucho, pero incluso así fue sincero conmigo y me aportó muchas cosas. Viene a ayudar, y estoy convencido de que lo va a conseguir".

En solo dos entrenamientos, el vestuario ha absorbido esa personalidad afable y directa de Aguirre. Entre los jugadores, también se agradece el ímpetu motivador del nuevo técnico. De las primeras palabras del mexicano en su presentación, impactó su elogio a la calidad de la plantilla. Eso fue públicamente y sonó a estímulo para los jugadores. "Quiere que recuperemos la confianza en nosotros mismos. Nos ha comentado que somos un gran equipo, que él no viene nada más que a ayudar, a intentar imponer su estilo de juego y a que juguemos todos unidos. Esa va a ser la base. La unión del vestuario será lo que nos saque de esta situación", aseguró Gabi Fernández.

Más allá de la diferencia de caracteres entre Gay y Aguirre, está la figura del entrenador con su libreta. Gabi fue contundente sobre el contraste entre ambos técnicos: "Son entrenadores completamente diferentes, aunque ni uno es mejor ni el otro es peor. José Aurelio Gay ha sido una etapa, lo ha dado todo por el club y ahora ha venido Javier Aguirre. Intentaremos ayudarle entre todos".

Etiquetas