Balonmano
Suscríbete por 1€

Robert Arrhenius: "Siempre llevaré la bufanda del Balonmano Casademont"

El exjugador del CAI Aragón, internacional sueco y uno de los mejores pivotes del mundo en el siglo XXI, muestra su apoyo al proyecto que acaba de nacer en Zaragoza.

Robert Arrhenius, con la bufanda del Casademont.
Robert Arrhenius, con la bufanda del Casademont.
Guillermo Mestre

He pasado una década, pero le sigo viendo tremendo…

No se crea… Peso un poco más de 100 kilos, pero antes era todo músculo y ahora me temo que no.

Su asistencia al acto de presentación de las camisetas del Balonmano Casademont significó un subidón para todos.

Me siento muy cercano a Zaragoza y a personas que se han volcado con el proyecto que acaba de arrancar, como Alberto Sainz. Me encontraba en Zaragoza y me dijo que le haría mucha ilusión verme en el acto. Por eso asistí a la presentación de las camisetas.

Allí estaba usted con la bufanda del equipo.

No le quepa duda que siempre llevaré esa bufanda, la del Balonmano Casademont. Allí vi a Pablo Hernández, que fue compañero en el equipo que jugó la final europea de 2007 con el Magdeburgo.

¿Volverán los años de gloria?

Hay que ir paso a paso. Es muy importante que la firma Casademont, que el club de baloncesto, se haya implicado. Jugar una final europea es dificilísimo. Vamos a confiar en el equipo. Estoy convencido de que en tres años Zaragoza estará en la Liga Asobal.

Hablaba de la final europea. ¿Qué recuerda?

Muchas cosas. El balonmano me ha dado grandes momentos. He tenido el privilegio de jugar en una de las mejores selecciones del mundo, Suecia. Pero disputar la final con el CAI Aragón fue uno de los mejores momentos. Había 11.000 personas en el pabellón Príncipe Felipe, todos de naranja, todos volcados con el equipo.

Qué poco faltó…

Es cierto. Pero estuvimos ahí, logramos llegar hasta el final. Me encontraba muy bien en Zaragoza. En Zaragoza nació mi hija Mua, que ya tiene 15 años.

Cuando nació, usted quería verla y por eso viajó luego solo en el AVE para unirse al equipo en Ciudad Real.

Recuerdo que el día de antes le ganamos al Barça.

Le ganamos a todos los grandes, a todos, Robert…

Así es: al Ademar, al Valladolid, después al Portland San Antonio, al Barça, al Ciudad Real. Fue un tiempo maravilloso en todos los sentidos.

Y usted jugaba siempre, no se lesionaba nunca. Ni un tirón, ni un golpe.

Hasta que sufrí un golpe en los testículos...

Cierto. Le operó el doctor Joaquín Navarro.

Después solo tuve una lesión más, en el pectoral, cuando estaba concentrado con el equipo nacional de Suecia.

¿Qué hizo con su carrera deportiva después de desvincularse del CAI Aragón?

Estuve muy bien las cinco temporadas que permanecí en Zaragoza, pero llegó la crisis. Me marché a jugar a Silkeborg, en Dinamarca, y luego regresé a Suecia como jugador primero, y como entrenador después.

¿Continúa manteniendo contacto con Zaragoza?

En España, he residido en Palma de Mallorca por motivos de trabajo. Sigo muy cerca de Zaragoza a través de Alberto Sainz. También hablo con Toño Cartón, con quien estuve en Egipto. Y con otros excompañeros como Stian Vatne, Doder, Pablo Hernández.

Un consejo final para el Balonmano Casademont Zaragoza.

Fue muy bonita, pero no nos fijemos en la final europea, eso es muy difícil. Hay que centrarse en trabajar mucho con la cantera, en mejorar día a día, en que la afición regrese al pabellón. Conozco a Alberto Sainz, a Reynaldo Benito. Son gente seria, muy capaz. Este es un proyecto serio que estoy seguro de que llegará a competir en la Liga Asobal.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión