Despliega el menú
Balonmano

balonmano

El coronavirus ensombrece el primer mes de la Liga Asobal

Solo se han podido jugar dos jornadas completas de las siete previstas y el Bada visita este domingo al Cisne con cuatro partidos pendientes (17.00).

El Bada Huesca ha caído ante el Atlético Valladolid en su segundo partido de la temporada.
El Bada Huesca perdió sus dos primeros partidos en casa de la temporada.
Rafael Gobantes

La alargada sombra de la covid-19 está condicionando el desarrollo de esta temporada en la Liga Asobal. La suspensión de partidos por la detección del virus en las plantillas está siendo la norma semana tras semana en un contexto diferente al del fútbol profesional. La competición echó a andar hace un mes y desde entonces solo se han podido desarrollar completas dos de las siete jornadas. El Bada Huesca, de hecho, tiene pendientes tres encuentros que serán cuatro con el que estaba previsto el próximo fin de semana ante el Villa de Aranda, aplazado ya por los casos confirmados en los arandinos. Este domingo visitan en Pontevedra al recién ascendido Club Cisne Balonmano (17.00). Al menos, con la seguridad que se podrá jugar.

La indefensión y la incertidumbre pesan más en este momento que los objetivos deportivos del equipo rojillo, que pasan por sumar la primera victoria después de que los tres partidos anteriores se saldaran con derrotas. Los gallegos, que tampoco han ganado en su pista, quieren darse el primer homenaje. Está en juego una alegría entre tantas tinieblas. Si todo va bien, el Bada no volverá a jugar en su pista hasta finales de mes. Está pendiente de que se concrete la fecha del duelo aplazado la pasada semana con el Benidorm. Debía disputarse en el Palacio el viernes 25 de septiembre y se suspendió por unos positivos en el equipo alicantino que se revelaron después falsos.

El Benidorm y el Villa de Aranda se encuentra confinados en este momento y los primeros fueron eliminados esta semana de la Liga Europea tras no presentarse al encuentro que debían disputar en Viena al carecer del permiso del departamento de Sanidad de la Generalitat valenciana. De los segundos solo se entrenan unos pocos jugadores. Al menos, el Bada ya sabe que se recuperará la primera jornada, aplazada en su totalidad, este miércoles con el encuentro previsto en la pista del Nava (20.00). La tercera, que le habría llevado al Palau Blaugrana del FC Barcelona, tendrá lugar el 15 de diciembre.

Las jornadas 1 y 3, que se iban a celebrar de manera consecutiva, se cancelaron por decisión del Comité de Competición de la Federación Española. Los problemas no acabaron allí; en la jornada 5 se aplazó el Valladolid-Logroño, previsto ahora el 14 de octubre; en la 6, además del Bada-Benidorm, el Logroño-Bidasoa Irún y el Puerto Sagunto-Villa de Aranda; en la de este fin de semana, el Benidorm-Logroño y el Villa de Aranda-Anaitasuna, movido al 28 de octubre. Para añadir condicionantes, esta campaña la Asobal cuenta con dos equipos más después del abrupto final de la pasada, sin descensos y con los ascensos de Cisne y Villa de Aranda. En un clima de enfrentamientos intestinos entre Federación y Asobal, se llegó a plantear la posibilidad de que se formasen dos grupos, como sucederá en la LEB Oro de baloncesto, pero la propuesta no llegó a concretarse.

La cita de este domingo adquiere para el Bada, que en casa juega con el aforo limitado a 300 espectadores, casi la condición de alivio. La plantilla vive esta situación “con toda la normalidad posible ante esta situación tan extraordinaria. Estamos entrenando bien pero nos afectó no jugar con el Benidorm, por el deseo de revertir la situación. No queda otra que viajar a Galicia a ganar al Cisne”, señalaba el pivote Iván Montoya. Los oscenses han comenzado con tres derrotas y son colistas en una clasificación, por otro lado, desnaturalizada por los acontecimientos. El conjunto pontevedrés sí sabe lo que es vencer; lo hizo a domicilio al Frigoríficos Cangas.

El técnico, José Francisco Nolasco, define el presente como “una auténtica locura y un caos”. Tomando el ejemplo del fútbol, el ilicitano dice que “a falta de público, tienen la seguridad de jugar el siguiente encuentro. Nosotros, no. Pueden pasar muchas cosas en poco tiempo y dentro de toda esta locura el ejemplo claro es el de un Benidorm que con falsos positivos y test negativos están confinados diez días sin poder hacer absolutamente nada”. Así, obligados a olvidarse de todo en la pista, los rojillos deben estar por encima la zozobra general para regresar victoriosos de tierras gallegas y seguir a la expectativa de una temporada peculiar.

Etiquetas
Comentarios