Despliega el menú
Balonmano

balonmano

Disensión dentro de la Asobal y con la Federación Española

El Bada Huesca se encuentra dentro del grupo de siete clubes que han solicitado la dimisión del presidente de la liga.

2019-09-03_GALA ASOBAL_VICTOR
Adolfo Aragonés, presidente de la Asobal.
Asobal

La situación se venía larvando desde tiempo atrás y la actual crisis sanitaria no ha hecho sino agravarla. La desunión dentro de la Asobal y la falta de relación de su dirección con la Real Federación Española de Balonmano (RFEBM) ha saltado a la palestra durante los últimos días con cruces de acusaciones y una carta firmada por siete clubes, entre los que se encuentra el Bada Huesca, en la que se solicita la dimisión del presidente de la liga, Adolfo Aragonés, reelegido para el cargo a principios de marzo tras una votación en la que obtuvo ocho votos favorables. Siete apoyos fueron para la otra candidatura y tan solo se registró una abstención.

Su oposición considera que en esos momentos, previos al estado de alerta, podía ser un mandatario aceptable para gestionar una situación de relativa normalidad, pero que ahora no es válido para tratar algunos aspectos que se encuentran sobre la mesa como el futuro modelo de competición y sus fechas, los aforos de los pabellones y los pagos a los que los clubes deben hacer frente. La principal causa que le incapacitaría sería, según apuntan, su falta de relación con Francisco Blázquez, su homólogo en la Federación.

En la misiva, que finaliza con una llamada a la unión y que los clubes díscolos hicieron llegar al resto y al propio Aragonés, se incide en esa circunstancia y en otras como la falta de transparencia en la toma de decisiones y en la deficiente información que reciben las entidades que no forman parte de la comisión delegada, grupo encargado, entre otras labores, de intermediar con la RFEBM.

Uno de los roces vividos en los últimos tiempos e incluido en el escrito dolió especialmente al Bada Huesca. Después de que en una de las reuniones mantenidas se decidiese por unanimidad solicitar que se diese por terminada la campaña sin que se produjesen descensos, como finalmente ha sucedido en beneficio de los oscenses, el documento elaborado posteriormente por la Asobal no incluyó este punto.

La petición de dimisión se produjo después de que se conociese que la Asobal y la Federación habían roto las negociaciones sobre el calendario del próximo curso. En el último de los cuatro encuentros mantenidos la asociación de clubes no presentó ninguna propuesta consensuada, como se le había requerido, y de hecho hay equipos que defienden que ni siquiera fueron consultados al respecto, lo que contradice la versión de la comisión delegada que asegura haberles enviado un comunicado del que no obtuvo respuesta.

Ante esto, una vez que los plazos han finalizado y sin que por el momento haya próximas reuniones a la vista, será la Asamblea General Ordinaria de la RFEBM, prevista para el 13 de junio, la que decida sobre el calendario y el modelo de competición para una liga que crecerá hasta los 18 miembros con los ascensos del Villa de Aranda y el Cisne de Pontevedra.

A pesar de que la mayoría de los actuales clubes de la Asobal, así se votó, prefería continuar con una liga tradicional, todo parece indicar que se podría acabar apostando por establecer en primer término dos grupos de nueve conjuntos en los que se jugaría a doble vuelta. Después, los cuatro primeros se reunirían para pelear por el título y el resto trataría de evitar las cuatro plazas de descenso o, como mal menor, una promoción con un conjunto de División de Honor Plata. Además, la RFEBM también manejaría un nuevo formato para la Copa del Rey y sería partidaria de suprimir la Copa Asobal.

Etiquetas
Comentarios