Despliega el menú
Balonmano

balonmano

El Bada Huesca se queda a las puertas de Alicante

El equipo oscense ha caído por 22-20 con el Guadalajara, que accede a la fase final por el mayor número de goles a domicilio en la ida (28-26).

bada
Gerard Carmona, durante el partido de ida jugado en el Palacio oscense.
Rafael Gobantes

El Bada Huesca se ha quedado con la miel en los labios y no jugará en Alicante la fase final de la Copa del Rey de balonmano. Ha caído en Guadalajara por 22-20 en la vuelta de la eliminatoria y los alcarreños han hecho valer los goles marcado la semana pasada en el Palacio de los Deportes (28-26) para llevarse un cruce muy parejo. Los de José Francisco Nolasco han remontado en la segunda parte una desventaja de cinco goles pero les ha faltado acierto en el tramo decisivo del encuentro.

Los alcarreños han saltado a la pista del David Santamaría con la idea de asentar pronto una ventaja que les permitiese manejar el partido y la eliminatoria a su antojo. El Bada Huesca se ha visto sorprendido por un comienzo fulgurante de los locales, que en menos de un minuto ya se han puesto 2-0 con los tantos de Moya y Parra. Con 59 minutos aún por delante de un cruce parejo, el Guadalajara ha mantenido la apuesta de no contemporizar y sí alejarse de los aragoneses, que han encajado un poco prometedor parcial de 4-0.

La dureza de las defensas no ha impedido a los castellanos llegar a situaciones de cierta comodidad para anotar, y así el Bada ha necesitado entrar por fin en la dinámica del partido para que las diferencias no fuesen más allá de los tres tantos. El pivote Javier García ha sembrado el pánico entre la primera línea de los oscenses, con cuatro goles en la primera mitad. La exclusión de Mota a los 17 minutos ha abierto una pequeña brecha (10-5) que ha llevado al técnico José Francisco Nolasco a pedir un tiempo muerto.

Los cinco goles han sido el mismo margen con que se ha llegado al descanso (13-8) después de un primer periodo completamente favorable a los alcarreños, y los rojillos se han acordado entonces de la exigencia del partido del pasado fin de semana ante Anaitasuna, de los jugadores que aún arrastran problemas físicos y de la altura del contrincante, con quien siempre ha protagonizado duelos parejos. Quique Camas, con un brazo especialmente inspirado este miércoles, ha sostenido a los suyos a tres dianas de volver a empezar.

Tras el descanso, el Bada ha mostrado su cara más común, la que le permite ser un asiduo de la zona alta de la Liga Asobal. Tras diez minutos en los que el Guadalajara ha mantenido unas rentas cómodas, el tiempo muerto solicitado por Nolasco ha significado un punto de inflexión que ha dado paso por fin a un equipo más firme en defensa e intratable en ataque. Un parcial de 1-5 ha llevado el encuentro a la orilla de la final a ocho (18-17, minuto 49) con un cuadro anfitrión desbordado por todos los flancos.

Un gol de Mota ha obrado las tablas y abierto diez minutos de enorme emoción. Parra ha roto la igualada en pos de la reacción violeta y Paredes ha devuelto a los suyos la diferencia favorable de dos goles (20-18) para quebrar la reacción aragonesa. Con dos abajo, 22-20, se ha entrado en el último minuto y la exclusión de Márquez ha dado ventaja al Bada en sus últimos ataques. Sin embargo, no ha podido escalar el muro hacia la fase final de la Copa.

Etiquetas
Comentarios