Despliega el menú
Balonmano

El Bada Huesca se frena contra Hombrados

Los oscenses se desdibujaron en su visita al BM Guadalajara, ante el casi 50% de paradas del guardameta local.

Teixeira y Val luchan contra la defensa local ante la mirada de Hombrados.
El Bada Huesca se frena contra Hombrados
Rafa Martín/BM Guadalajara

El Bada Huesca sufrió ayer en la pista del David Santamaría un frenazo en seco dentro de las buenas sensaciones en las que se movía en las últimas jornadas. El casi 50% de paradas que firmó Hombrados defendiendo la meta alcarreña obligó a los de Nolasco a desplegar un nivel incluso mayor que el que siete días antes había sacado un punto frente al Granollers, pero en este caso, ese último arreón de garra e intensidad del que suelen hacer gala los oscenses, no llegó. «No hemos sabido estar en partido», reconocía el técnico del Bada al final del encuentro, y es que su equipo se fue desdibujando, fruto de la desesperación ante el muro rival, y terminó dejándose ir en el marcador hasta el 32-23 final.

Ese fue el desenlace de un partido que comenzó con parciales igualados gracias a la concentración en defensa. Un ‘tuya-mía’ que se rompió pasado el cuarto de hora de juego, con un 11-6 en el luminoso, construido a base de paradas de Hombrados y de los tantos de Bozalongo, y que obligó a Nolasco a pedir tiempo muerto por primera vez.

Todorovic tomó entonces la dirección de la escuadra rojilla, y encontró a Carró como vía para abrir hueco en el muro local. El pivote hispano argentino transformó dos goles desde los seis metros y  permitió a los oscenses irse al vestuario con un 15-11.

La segunda parte se inició con dos goles del Bada, que devolvieron al conjunto de Nolasco otra vez al partido. Pero las contras lanzadas por Lucas Cándido y las continuas paradas de Hombrados abrieron de nuevo brecha (20-15). La descalificación por roja directa de Ariño ahondó todavía más en la crisis que atravesaban los oscenses, y que dos tantos seguidos de Quique Camas no logró solucionar.

Teixeira falló desde los siete metros y Marcelo disparó a las nubes para sepultar ya cualquier atisbo de esperanza a por derribar el muro construido por el meta internacional. Con 25-19 en el luminoso y un punto de desesperación a diez minutos del final, Nolasco pidió tiempo muerto para poder cambiar su defensa.

No surtió el efecto deseado, ya que si Hombrados paraba todo lo que llegaba a su área, en la opuesta, Bozalongo –que finalizó con ocho tantos–, no perdonaba. Así, fue imposible para el Bada frenar la sangría, como reflejó el abultado marcador del final.

Tras el duro correctivo, a los oscenses solo les queda levantarse, aunque la visita del FC Barcelona este sábado al Palacio, que cerrará la primera vuelta del campeonato, no se presenta como la mejor tirita para curar las heridas sufridas sobre la pista del David Santamaría.

Etiquetas
Comentarios