Despliega el menú
Balonmano
Suscríbete

Mundial de balonmano

Dinamarca vence a Croacia y será el rival a batir en la final

Los daneses, actuales campeones de Europa y subcampeones del mundo en 2011, tendrán ante sí la oportunidad de conquistar el primer Mundial de su historia.

Dinamarca será el rival de España en la final del Mundial de Balonmano del próximo domingo después de ganar con mucha solvencia a Croacia (30-24) en la otra semifinal disputada en el Palau Sant Jordi, que ha dominado de principio a fin.

Los daneses, con estrellas como Mikkel Hansen -el mejor jugador del mundo- el azulgrana Jesper Noddesbo o el extremo Anders Eggert -hoy figura de su equipo con 9 goles-, han batido al combinado croata y aspirarán a su primer título de campeón del mundo contra la anfitriona.

Croacia, que tumbó a la vigente campeona mundial y olímpica Francia, ha iniciado el encuentro de 'semis' bloqueada, y una efectiva Dinamarca se ha escapado de inicio por 6-1, lo que le ha obligado a remar a contracorriente durante todo el encuentro.

El extremo zurdo Anders Eggert ha llevado prácticamente todo el peso atacante de los daneses. Tanto ha sido así, que al descanso había anotado 7 de los 14 goles de su equipo.

Tras el arrollador parcial de inicio del conjunto nórdico, ha llegado la esperada reacción croata y con la aparición del meta Alilovic y los goles Duvnjak y Marino Maric ha logrado reducir distancias (11-8 m.25).

Al descanso, Dinamarca ha mantenido esta renta de tres goles, y sólo iniciarse el segundo período se ha vuelto a situar con cinco tantos de ventaja (19-14). Una losa demasiada pesada para una Croacia que hasta hoy estaba imbatida -incluso ganó a España en la primera fase-.

Los hombres de Slavko Goluza no acababan de dar con la tecla, y aunque los balcánicos nunca han perdido la cara al encuentro, se han quedado sin respuesta ante la variedad de recursos de los daneses.

Al imbatible Landin en la portería, y al estelar Eggert, que ha terminado el partido con 9 goles de 11 intentos, se ha sumado el pivote del Barça Noddesbo, brillante en la línea de los 6 metros.

Dos tantos consecutivos suyos han dejado el partido visto para sentencia en el minuto 54, con una máxima diferencia de seis goles (26-20) irrecuperables para Croacia.

Finalmente, el equipo de Ulrik Wilbek se ha llevado el encuentro y su billete para una enorme final contra España al vencer por 30-26, ante los croatas que marchan con una sola derrota, aunque dolorosa, en su casillero.

- Ficha técnica:

30- Dinamarca (14+16): Landin; Eggert (9,3p), Lauge (2), Lindberg (1), R.Toft (2), Sondergaard (3), Hansen (1) -equipo inicial- Green (ps), Mortensen (-), Markussen (3), Spellerberg (-), Noddesbo (5), Svan (2), Henrik Toft (-), Nielsen (-), Mollgaard (2) .

24- Croacia (11+13): Alilovic; Duvnjak (5), Kopljar (3), Gojun (-), Vukovic (-), Cupic (-), Nincevic (1) -equipo inicial- Ivic (ps), Maric (3), Stepancic (-), Vori (-), Horvat (3), Sprem (1), Bicanic (6), Mandalinic (1), Musa (1)

Parciales: 4-1, 6-1, 7-3, 9-6, 11-8, 14-11 (descanso) 18-14, 21-16, 23-18, 26-20, 30-24 (final)

Árbitros: Horacek y Novotny (República Checa). Excluyeron por dos minutos a los daneses R.Toft, Mollgaard y Noddesbo y al croata Nincevic (2).

Incidencias: Partido de semifinales del Campeonato del Mundo de balonmano disputado en el Palau Sant Jordi de Barcelona ante unos 11.000 espectadores.

Etiquetas