Despliega el menú
Balonmano
Suscríbete

Mundial de Balonmano 2013

Croacia, España y Polonia ponen pie y medio en los octavos de final

España venció a Egipto 29-24 en un duelo en el que los de Valero Rivera no pudieron brillar del modo que lo hicieron en el partido inaugural.

El español Alberto Entrerríos lanza ante el pivote de Egipto, Elmasry
Croacia, España y Polonia ponen pie y medio en los octavos de final
EFE

Las selecciones de Croacia, España y Polonia pusieron pie y medio en los octavos de final, tras sumar su segunda victoria consecutiva en el Mundial 2013, en una jornada en la que Eslovenia y, sobre todo, Serbia evidenciaron que quieren jugar un papel protagonista en el campeonato.

Una condición que ya se le presuponía al conjunto croata, bronce en los Juegos Olímpicos de Londres, antes de arrancar el Mundial, lo mismo que a España, que este lunes tiró de oficio para vencer por 29-24 a Egipto en un duelo en el que los de Valero Rivera no pudieron brillar del modo que lo hicieron en el partido inaugural.

Y es que a España, bronce en el Mundial de Suecia 2011, le costó entrar en juego, sobre todo en defensa, como demuestran los seis goles (6-6) que encajó en los primeros doce minutos de juego, uno más que los que concedió en toda la primera parte ante Argelia.

Pero bastó que la selección española recuperara la solvencia atrás, gracias a la irrupción de Arpad Sterbik, para que encarrilase un triunfo que ni el nuevo bajón defensivo vivido en la segunda mitad puso realmente en peligro.

Como tampoco corrió nunca riesgos la victoria (20-31) de Croacia sobre Argelia, en un choque en el que los balcánicos parecieron medir todos y cada uno de sus esfuerzos para no malgastar ni un ápice de energía, pensando en el durísimo duelo que les espera el martes con Hungría.

Dosificación que, sin embargo, no pudo evitar la lesión del cañonero Blazenko Lackovic, que tuvo que abandonar la pista a los diez minutos de juego por unas molestias en la pierna derecha que ponen en duda su concurso ante los magiares, aunque, como recalcó el técnico Slavko Goluza, harán todo lo posible por contar el martes con el lateral.

Un duelo decisivo en la lucha por la primera plaza del grupo D, con sede en Madrid, para el que Hungría se 'entrenó' con el encuentro que le enfrentó con la débil Australia, a la que derrotó por un contundente 13-43 sin necesidad de desgastar a sus estrellas, algunas de la cuales, como Laszlo Nagy, ni tan siquiera llegó a jugar.

Tampoco tuvo excesivos problemas para sumar su segunda victoria en el torneo la selección de Polonia, la gran tapada para muchos de los expertos, que derrotó por 14-28 a Arabia Saudí en un encuentro en el que brillaron los extremos Michal Bartczak y Robert Orzechowski, autores de cinco tantos cada uno.

Más complicaciones tuvo Eslovenia para derrotar a la siempre correosa Corea del Sur, que llegó al descanso con tan sólo un gol de desventaja (13-14), pero el talento de Jure Dolenec y, sobre todo, la efectividad de Dragan Gajic, que firmó once goles, permitió a los balcánicos sumar un triunfo (27-34), que les reafirma en el liderato del grupo D.

Primera plaza a la que también aspira en Zaragoza y con todos los merecimientos, tras su valiosa victoria (28-34) sobre Bielorrusia, la selección de Serbia, vigente subcampeona de Europa, que de la mano de Vujin, Ilic y Nenadic hizo inútiles los once goles del bielorruso Siarhei Rutenka, que apunta a máximo goleador del torneo mundialista. 

Etiquetas