Despliega el menú
Balonmano
Suscríbete

JORNADA 14: San Antonio 33-28 CAI BM ARAGÓN

Frenazo en Pamplona

El San Antonio acaba con la sensacional racha del CAI. Navarra sigue siendo inexpugnable.

Lozano, preparado para tirar a puerta, en una foto de archivo.
Frenazo en Pamplona
A. NAVARRO

El coqueteo con la zona de Champions acabó con el CAI Aragón en la séptima plaza, prueba diáfana del equilibrio enorme de la Liga Asobal, excepción hecha de los extraterrestres Barça y el Ciudad Real. Cayó el conjunto naranja en el feudo del Amaya San Antonio, pista que sigue siendo inexpugnable para los aragoneses. El choque confirmó la condición de revelación del jovencísimo conjunto navarro ante un CAI que cortó su brillante racha de siete partidos invicto. Después de regalar la primera mitad, no le dejaron reaccionar en la reanudación.

El descaro del San Antonio se manifestó desde el arranque. Juanto Apezetxea ha reunido un grupo de chavales hambrientos de gloria. Movidos por la sabiduría de Niko Mindeguía, el conjunto navarro propuso un balonmano dinámico que superó con claridad a una defensa aragonesa lenta y desorientada. Rasic y Humet acompañaban muy bien desde los costados. Las ideas de Mindeguía alcanzaban hasta las esquinas, donde Urdiales y sobre todo Aguirrezabalaga produjeron destrozos de considerable dimensión en la fase inicial del careo. En defensa, Gedeón Guardiola y Arkaitz Vargas robustecieron convenientemente el centro, bunquerizando a un Ristanovic al que solo era capaz de encontrarle el punto débil Lozano.

La rápida rotación de Ivan Stankovic y Fredrik Larsson evidenciaba que el percal no pintaba mejor en ataque. Apocado, con un Ruiz Casanova impetuoso y falto de pausa como central, el CAI Aragón acumuló pérdidas en ataque en cantidades industriales, extravíos que supo rentabilizar el supersónico contragolpe antoniano. Aguirrezabalaga halló los caminos a la velocidad sorprendiendo en ropa interior una y otra vez a la retaguardia aragonesa.

Después de rotar a Ivan Stankovic y Larsson, Mariano Ortega varió de portero. El carrusel de cambios para no cambiar nada continuó con Prendes por el ingenuo Alberto Val. Y luego, Grebenar por Demetrio. Y nada de nada: un sonrojante 17-11 al paso por el minuto 25. Solo Stojanovic y Masachs daban la cara de verdad. Y eso que el CAI Aragón apenas miraba a los extremos. Qué pena, con la extraordinaria riqueza que la nave naranja cobija en sus rincones. Al descanso, 19-15. En medio de la exhibición colegial, sin duda lo mejor era el resultado...

Se entonó el CAI Aragón en la reanudación. A Apezetxea le dio por retirar al portero. Esto de jugar un tiempo cada guardameta, de repartir equitativamente los minutos, está bien en deporte escolar. En deporte de competición es absolutamente irracional prescindir de un activo. Y Ristanovic lo era, un activo ayer sobresaliente. Se situó Lucau al cuidado del portal y los naranjas comenzaron a disparar al sueco. Y ninguno le pegaba al muñeco. Todo lo que iba a la garita iba para adentro. A pesar de sufrir una inferioridad, los aragoneses se acercaron a dos goles. Había partido.

Llegados aquí, en el momento procesal del encuentro, Álvaro Ruiz González y David Zapico Fernández decidieron ponerse la camiseta franjiazul del San Antonio. Una falta en ataque de Maqueda, una agresión en la cara a Demetrio Lozano, un penalti como un templo sobre Toño Cartón... Todo lo pitaban contra el CAI. Solo les quedó señalarle pasos a Pablo Hernández.

El CAI Aragón aguantó hasta el final. Lozano pasó a jugar de central y el juego naranja ganó en fluidez. Tuvo bola para ponerse a un gol con 26-24, pero Maqueda astilló la escuadra. Y otra con 29-27, pero Prendes casi mata a Lucau, al que no lo quedó tiempo de apartarse. Al final, un 33-28 demasiado abultado. La noche en que se podía acostar acariciando la zona Champions, el CAI durmió en la séptima plaza. Queda media liga para seguir soñando.

Amaya San Antonio 33-28 CAI Aragón

Amaya San Antonio Radivoje Ristanovic (p), Niko Mindeguía (5), Javier Humet (6), Santi Urdiales (3), Eloy González (5), David Rasic (5), Alberto Aguirrezabalaga (3) -siete inicial-, Gedeón Guardiola (1), Arkaitz Vargas (-), Vasko Sevaljevic (1), Javier Borragán (-), Víctor Álvarez (3), Adrián Crowley (-) y Herdeiro Junior Lucau (ps).

CAI Aragón Iñaki Malumbres (p), Jorge Maqueda (2), Alberto Val (-), Demetrio Lozano (6), Vukasin Stojanovic (6), Sergio Ruiz Casanova (1), Josep Masachs (3) -siete inicial-, Ivan Stankovic (2), Gabor Grebenar (2), Carlos Prendes (2), Toño Cartón (4), Amadeo Sorli (-) e Iñaki Malumbres (ps).

Parciales cada cinco minutos: 2-1, 7-4, 11-8, 13-8, 17-11, 19-15 (descanso), 21-18, 23-20, 24-21, 26-24, 29-27 y 33-28.

Árbitros: Ruiz González y Zapico Fernández. Excluyeron por dos minutos a Sevaljevic, Borragán, Crowley, Aguirrezabalaga; Val (2) y Grebenar.

Incidencias: decimocuarta jornada de la Liga Asobal. Se jugó en el pabellón de la Universidad Pública de Navarra. Casi lleno.

Etiquetas