Despliega el menú
Balonmano
Suscríbete

JORNADA 1: GRANOLLERS 32 - 32 CAI BM ARAGÓN

Un punto de esperanza

El CAI Aragón rompe su maleficio y por fin suma en Granollers. Notable partido aragonés, con unos soberbios Maqueda y Demetrio Lozano.

El jugador del CAI Aragón Carlos Prendes se dispone a lanzar a portería
Un punto de esperanza
LAURA GOU

Un lustro después de su ingreso en la Liga Asobal, el CAI Aragón logró sumar en Granollers. Punto de sufrimiento y de esperanza el capturado anoche por el conjunto naranja, que tuvo que sobreponerse a abundantes adversidades.

Desde el habitual empuje del Granollers y su afición, al lamentable arbitraje sufrido. Nada pudo con un equipo aragonés al que el punto le sabe a victoria y lo arma de moral en el curso que acaba de nacer.

Fernández Fernández y Rodríguez Rodríguez no son malos. Como la reiteración de sus apellidos denota, son malos al cuadrado. Árbitros incapaces de pitar incluso una competición escolar. Ayer estuvieron a punto de arruinar al CAI Aragón el notable encuentro que el equipo que gestiona Mariano Ortega firmó en su estreno liguero. Hasta tres dobles inferioridades padeció el club aragonés en la segunda parte. Los colegiados pusieron la victoria en bandeja al Granollers que, sin embargo, fue incapaz de rentabilizar la concesión arbitral.

Al descanso, con 15-16, el técnico local, Manolo Cadenas, exclamaba en la mesa mientras el CAI Aragón descansaba en el vestuario. El delegado Asobal, el ex internacional Huelín Trillo, presente en el diálogo, callaba. Fernández Fernández y Rodríguez Rodríguez, dos árbitros sin personalidad alguna, persiguieron en la reanudación a los aragoneses. El increíble balance de una exclusión local y siete para los visitantes denuncia el latrocinio: el conjunto de Ortega jugó 14 minutos en inferioridad numérica. Este dato plasma con absoluta fidelidad el carácter heroico de punto atrapado en el Vallés.

En la primera mitad, los colegaidos habían estado incluso valientes, castigando el ímpetu excesivo de un Granollers que jugaba al límite en defensa. Cadenas exigió el máximo a sus hombres en su debut. El CAI Aragón, con un juego mucho más sereno en ataque, comenzó a tomar rentas sustanciales. La garra vallesana dejó el diferencial en un solo gol al descanso (15-16).

Amenació un nuevo partido en la reanudación. Lamentablemente, lo parieron dos incompetentes vestidos de gris que a punto estuvieron de fusilar al CAI Aragón. Solo la escasa pericia en el disparo del Granollers lo impidió. Los colegiados, desde luego, situaron a los aragoneses en el pelotón de fusilamiento, con siete exclusiones que en la mayoría de los casos solo existieron en su macabra imaginación.

El Granollers disfrutó de hasta tres bolas para fugarse en el marcador atacando contra una defensa de solo cuatro hombres. Las falló todas (o las paró un sensacional Malumbres). Así entró el duelo en los cinco minutos finales. A falta de dos minutos, Amadeo Sorli anotó el 30-31 desde la esquina. Igualó Grundsen desde el pivote. Lozano se jugó el pellejo para hacer subir el 31-32. Grundsen empató de nuevo. Solo restaba un minuto. A falta de 28 segundos, Manolo Cadenas solicitó tiempo muerto. Toda la grada gritaba “pasivo, pasivo, pasivo”. Fernández Fernández levantó la mano ¡a los dos segundos! de que la pelota se pusiera en juego. Diez segundos después, Rodríguez Rodríguez, pitó una inexistente falta en ataque de Maqueda sobre Toni García. Quedaban 16 segundos y bola era para el Granollers.

Movieron los vallesanos y no lograron lanzar. Con el reloj a cero, Svitlica se lanzó agrediendo a la defensa naranja. Saltó el banquillo aragonés y Mariano Ortega, que agarró a Svitlica. Mariano fue castigado con la tarjeta roja, igual que Svitlica. Maqueda también fue excluido. Con el reloj parado, el Granollers todavía disfrutó de un lanzamiento sobre una barrera en la que solo quedaban cuatro hombres. Lanzó Toni García y la pelota golpeó en Stojanovic. Punto final al sufrimiento. Punto de sufrimiento para un CAI Aragón que se dejó la vida para romper la maldición de Granollers. Punto de partida para creer en un conjunto que ayer demostró que los obstáculos existen para ser superados.

Ficha técnica:

Granollers Fredrik Ohlander (p), Álvaro Ferrer (2), Toni García (6), Salva Puig (5), Aleksandar Svitlica (5), Ivan Nikcevic (5) -equipo inicial-, Marc Pujol (-), Aidenas Malasinkas (-), Iván Raigal (-) Raúl Campos (2), Drasko Nenadic (-) y Manel Pérez (ps).

CAI Aragón Pablo Hernández (p), Jorge Maqueda (4), Alberto Val (1), Demetrio Lozano (7), Vukasin Stojanovic (4), Sergio Ruiz Casanova (3), Toño Cartón (4) -equipo inicial-, Amadeo Sorli (1), Ivan Stankovic (-), Gabor Grebenar (-), Fredrik Larsson (-), Carlos Prendes (1), Josep Masachs (7) e Iñaki Malumbres (ps).

Parciales cada cinco minutos: 2-3, 4-7, 7-12, 9-13, 12-15, 15-16 (descanso), 19-20, 22-22, 23-23, 26-27, 29-29 y 32-32.

Árbitros: Fernández Fernández y Rodríguez Rodríguez. Excluyeron a Ferrer, Svitlica (2), Grundsen (2), Nikcevic; Maqueda (2), Stankovic, ozano, Stojanovic y Casanova (2). Expulsaron a Val por tres exclusiones (min. 41) y al técnico Mariano Ortega y Svitlica por roja directa (minuto 59).

Incidencias: primera jornada de la Liga Asobal. Se jugó en el Pabellón Olímpico de Granollers. Alrededor de mil espectadores.

Etiquetas