Anuncios clasificados
Volver a Heraldo.es
Suscríbete Web del suscriptor

CAI Zaragoza

El anfitrión nunca gana

Existe una regla no escrita en la Copa del Rey por la que el equipo anfitrión raramente levanta el título. Paradójicamente, solo el antiguo CAI Zaragoza, en 1984, y el actual Caja Laboral, en 2002, han roto la maldición.

J. Mercadal. Zaragoza Actualizada 06/02/2013 a las 10:03
1 Comentarios
El CAI Zaragoza en su partido contra el Asefa EstudiantesGUILLERMO MESTRE

Partido contra el anfitrión. El sorteo pareció malévolo con los intereses del CAI Zaragoza en su primera participación en la Copa del Rey. Desde luego, jugar ante el Caja Laboral en primera ronda no es la suerte más apetecible. Con Tabak en el banquillo, los vitorianos son un conjunto al alza, que además contará con el apoyo mayoritario de su público, que siempre se vanagloria de ser el más ruidoso en la competición copera. Algo que tendrán especialmente fácil en esta ocasión, jugándose los partidos en el monumental Buesa Arena.

Sin embargo, la tradición sonríe en algo a los pupilos de José Luis Abós. Salvo dos excepciones, el conjunto organizador nunca levanta el título. Tarde o temprano, el anfitrión acaba eliminado. Una maldición que, en un formato muy propicio para las sorpresas, intentarán aprovechar los aragoneses en la primera ronda. “No tenemos nada que perder pero sí mucho que ganar”, dijo Henk Norel el día de atención a los medios. ¿Por qué no?

Excepciones familiares

Esta tendencia solo ha sido rota en dos ocasiones. Precisamente, una de ellas por el Caja Laboral, entonces denominado TAU Cerámica. Fue en la edición de 2002, la segunda celebrada en la capital alavesa. Actualmente, de aquel equipo que tuvo como MVP al pívot serbio Dejan Tomasevic, queda el argentino Andrés Nocioni en nómina. Un superviviente que, además, sabe lo que es ganar la Copa en otra edición más.

Curiosamente, el otro equipo en conseguir vencer ante su público es el Club Baloncesto Zaragoza. Como en la actualidad, bajo el patrocinio deportivo de la CAI. La gesta data de 1984 y supuso el primer gran triunfo para el baloncesto zaragozano. Joaquín Ruiz Lorente, entrenador ayudante de José Luis Abós en la actualidad, formaba parte de aquel equipo que tenía al malogrado Kevin Magee como principal estrella. Era, además, la primera vez que la Copa estrenaba la organización de cita concentrada en una única ciudad, aunque los participantes se redujeron a cuatro equipos.

Malas actuaciones

Pero, para alegría de los aragoneses, la estadística no queda ahí. Por norma general, no es que el organizador no gane el título. Es que, directamente, no suele tomar parte de la final. Excluyendo las dos veces que el cuadro local ha finalizado campeón, solo otros cuatro anfitriones han conseguido llegar hasta el último partido en su torneo. Dato en el que, lamentablemente, vuelve a figurar como excepción el Baskonia, que quedó subcampeón en 2008.

De hecho, en 9 de las 29 ediciones disputadas el conjunto que acogía la Copa se ha ido a casa a las primeras de cambio. Experiencia que también conoce en sus propias carnes el actual Caja Laboral, por cierto, cuando en el año 2000 fue eliminado en cuartos por un Estudiantes que terminaría proclamándose campeón. Repetir la hazaña quizás sea demasiado, aunque por ganas no será.


  • Bernardo06/02/13 00:00
    Creo que el mejor comentario del día hoy es para vosotros: "Existe una regla no escrita en la Copa del Rey por la que el equipo ganador raramente levanta el título", pues si lo levanta el subcampeón, sera mejor perder... (Suponogo que en vez de ganador queréis decir anfitrión)


Pie
Enlaces recomendados

© HERALDO DE ARAGON EDITORA, S.L.U.
Teléfono 976 765 000 / - Pº. Independencia, 29, 50001 Zaragoza - CIF: B-99078099 - CIF: B99288763 - Inscrita en el Registro Mercantil de Zaragoza al Tomo 3796, Libro 0, Folio 177, Sección 8, Hoja Z-50564
Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Grupo Henneo