Baloncesto
Suscríbete

baloncesto

El Casademont Zaragoza, en la final: el justo premio a un equipo ejemplar

El conjunto que dirige Carlos Cantero luchará por el título tras derribar este sábado al Valencia Basket en un partido espectacular (59-74). 

Las jugadoras del Casademont celebran el pase a la final de la Copa de la Reina.
Las jugadoras del Casademont celebran el pase a la final de la Copa de la Reina.
Oliver Duch

Fue otra jornada festiva, para enmarcar. El Casademont consumó la gesta, al clasificarse para la final de la Copa de la Reina, y lo hizo además en un escenario supremo: en el pabellón Príncipe Felipe, ante la presencia de más 8.000 espectadores, y arrollando al Valencia Basket, uno de los equipos más rutilantes del panorama continental. El justo premio a un grupo ejemplar, disciplinado, comprometido y solidario, perseverante en el esfuerzo, que viene exhibiendo una capacidad competitiva admirable desde el inicio de la temporada. Todo ello, bajo la dirección de Carlos Cantero, un entrenador joven pero con grandes conocimientos, distinguido por su capacidad para gestionar plantillas, su acierto para interpretar los partidos y su facilidad para extraer el máximo potencial de sus jugadoras.

De la mano del técnico, el Casademont está ofreciendo un rendimiento sobresaliente en el curso actual. Y ha llegado al torneo del KO en su mejor momento de la temporada, con todas su piezas en plenitud. Ante las levantinas, pese a iniciar el duelo con una desventaja de hasta 14 puntos (23-9), el cuadro aragonés nunca dejó de creer en la victoria, que edificó sobre un extraordinario trabajo defensivo y un devastador acierto desde el perímetro (10 triples convertidos en sus 21 lanzamientos).

Desde el segundo cuarto, el Casademont interpretó la sinfonía perfecta. Se destapó con una composición musical soberbia, de gran fuste sinfónico y armonioso, con todas las jugadoras sumando. La orquesta aragonesa funcionó a la perfección, con una seguridad abrumadora en todos los registros. Hubo orden, intensidad defensiva, velocidad a la contra y amenaza desde la línea exterior. Argumentos letales, ejecutados a la perfección, que dejó sin respuestas al líder de la Liga Femenina (59-74).

Antes, el choque de los cuartos de final, el equipo zaragozano se había impuesto al Araski (71-50) con una superioridad manifiesta, de nuevo con el trabajo defensivo y el compromiso colectivo como principales señas de identidad. En este sentido, el Casademont se caracteriza por la fuerza del grupo, por la implicación de todas sus jugadoras en un proyecto común. Todas suman con tenacidad, sin tregua, por muy elevados que sean los obstáculos a sortear. El resultado es un bloque ilusionante, muy difícil de batir.

En el torneo doméstico, el Casademont también ha ido elevando sus ambiciones con el discurrir de la temporada: ya ha garantizado su presencia en los ‘play off’, además como cabeza de serie, al haber sumado 19 triunfos en los 27 encuentros disputados. Y en la Eurocup, en la que fue su primera participación europea, las zaragozanas alcanzaron los cuartos de final, cediendo únicamente ante el poderoso Villeneuve francés. Ahora, con apenas tres años de vida, el Casademont luchará por el título de la Copa de la Reina, tras haber facturado un triunfo histórico ante el Valencia. Accede a la final por méritos propios. Con con justicia. Con brillantez. Por la puerta grande.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión