Baloncesto
Suscríbete por 1€

baloncesto

Casademont Zaragoza: un calendario para crecer

Reforzado por el triunfo ante el Real Madrid, el conjunto aragonés se medirá en las próximas jornadas con algunos de los equipos más accesibles de la Liga Endesa.

El entrenador del Casademont Zaragoza, Porfirio Fisac, en un entrenamiento en el pabellón Príncipe Felipe.
El entrenador del Casademont Zaragoza, Porfirio Fisac, en un entrenamiento en el pabellón Príncipe Felipe.
Guillermo Mestre

En su actuación más reciente, el Casademont derribó todos los pronósticos y conquistó una victoria de rango mayor: superó al Real Madrid (94-89), uno de los equipos más rutilantes de Europa, en un partido intenso, exigente y apasionante que, sobre todo, dejó engrandecida la estatura de Jessup (28 puntos anotados en media hora de juego). Fue un triunfo tan imprevisto como necesario, tras una batalla sin respiro frente al actual campeón.

El cuadro aragonés abandonó, por fin, las posiciones de descenso a la Liga LEB, y se rearmó anímicamente para sus futuros compromisos, donde precisamente le aguarda ahora un calendario más plácido y sosegado; un tramo a priori para crecer, para proseguir su escalada, ante rivales accesibles, que además afrontará con un nuevo refuerzo en la línea exterior: el base Chris Wright, de 33 años, se incorporó el pasado martes a los entrenamientos del equipo, y a partir del próximo sábado ya portará el timón.

El primer obstáculo será el Real Betis, en el Palacio Municipal de Deportes de Sevilla (18.00), en el choque correspondiente a la octava jornada del campeonato regular. Tras el parón por los compromisos internacionales, el Casademont retoma la competición frente a un rival directo en la lucha por la permanencia. Los andaluces están incrustados en la penúltima posición de la tabla, con el mismo balance -un triunfo en siete partidos- que los zaragozanos, que son antepenúltimos. Su única victoria se produjo contra el Manresa (87-83) -actual colista-, el pasado 8 de octubre, con 27 puntos de Shannon Evans. Por el contrario, la escuadra de Luis Casimiro ha claudicado en casa ante el Valencia Basket (78-83), y el recién ascendido Girona (71-79), además de haber doblado la rodilla en sus desplazamientos a Bilbao (85-70), Fuenlabrada (83-77), Málaga (106-60) y Vitoria (107-103).

Tras el careo en Sevilla, el Casademont se medirá con el Bilbao Basket, en el pabellón Príncipe Felipe, en lo que supondrá el regreso a Zaragoza de Jaume Ponsarnau. El equipo vasco inició el curso con tres victorias consecutivas -ante el Joventut (76-81), el Real Betis (85-70) y el Valencia Basket (71-65)-, pero se ha desplomado en las últimas jornadas de la competición. De hecho, ha perdido sus últimos cuatro partidos, todos ellos de manera amplia y concluyente: cayó en la pista del recién ascendido Granada (99-84), en Lugo (86-70) y en Tenerife (73-57), mientras que cedió en Miribilla con el Baskonia (70-81).

Porteriormente, el conjunto de Porfirio Fisac visitará Málaga, el próximo 3 de diciembre, para enfrentarse con el Unicaja. Un adversario potente, con importantes recursos, aunque ni mucho menos inabordable. El conjunto andaluz ha sumado cuatro triunfos en los siete primeros encuentros de la Liga Endesa. Batió al Gran Canaria (70-63), al Girona (59-73), al Real Betis (106-60) y al Granada (94-68), y fue derrotado por el Baskonia (103-89), el Real Madrid (71-76) y el Joventut de Badalona (74-65).

Al Casademont le sobrevienen después, de manera consecutiva, los dos recién ascendidos a la máxima categoría nacional. El 10 de diciembre recibirá al Granada, un conjunto que ya ha facturado cuatro victorias, aunque favorecido por un recorrido apacible, sin excesiva exigencia, en el tramo inicial de la competición. La escuadra de Pablo Pin se impuso al Fuenlabrada (81-83), al Bilbao Basket (99-84) y al Obradoiro (93-89), tres rivales directos en la lucha por la salvación, y también sorprendió a domicilio al UCAM Murcia (82-89), un bloque con numerosos argumentos pero de momento irregular, con demasiadas intermitencias. Mientras, perdió en Granada con el Manresa, el colista (84-87), en la segunda jornada; y mordió el polvo en sus desplazamientos a Gran Canaria (94-76) y Málaga (94-68).

Siete días más tarde, el Casademont se desplazará a Gerona para medirse con el equipo de Marc Gasol. El conjunto catalán también sigue marcado por los rigores de la clasificación, con un balance de dos triunfos y cinco derrotas en los siete encuentros disputados. En este sentido, el Girona doblegó al Real Betis (71-79) y al UCAM Murcia (100-89), en la quinta y la sexta jornada, respectivamente. Y cayó contra Real Madrid (88-94), Tenerife (76-67), Obradoiro (89-63), Unicaja (59-73) y Barcelona (72-69).

El Casademont cerrará el año en el Palau, ante el Barcelona, en un duelo de muy mal pronóstico para los zaragozanos. El conjunto azulgrana ha sacado adelante seis de sus siete compromisos, con la única mácula de la derrota encajada en Gran Canaria (88-85), en la jornada inaugural. Sus victorias fueron ante el Baskonia (89-74), Fuenlabrada (56-84), Manresa (78-101), Tenerife (67-65), Valencia Basket (80-92) y Girona (72-69).

Sin embargo, el camino enseguida vuelve a allanarse para el Casademont. En el inicio de 2023 recibe al Río Breogán (6 de enero), un equipo con un potencial similar al de los zaragozanos. Eso sí, los gallegos han sido capaces de sumar cuatro victorias en el presente ejercicio, al haber superado a UCAM Murcia (70-84), Fuenlabrada (78-70), Bilbao Basket (86-70) y Manresa (70-106). Por su parte, perdió en su desplazamiento a Badalona (85-66) e hizo lo propio en su feudo ante el Gran Canaria (53-71) y el Valencia (83-88).

Dos días después, el equipo de Porfirio Fisac visitará la pista del colista. Al igual que los aragoneses, el Manresa contabiliza un único triunfo en el curso actual, pero cierra la clasificación por su mayor diferencia entre puntos anotados y recibidos (-96). La escuadra de Pedro Martínez ganó al Granada, en la segunda jornada (84-87), en un duelo que sentenció Bortolani, desde la línea de personal, a sólo siete segundos de la conclusión. En el resto de sus actuaciones, el Manresa siempre acabó claudicando: ante Tenerife (70-89), Real Betis (87-83), Barcelona (78-101), UCAM Murcia (96-83), Río Breogán (70-106) y Fuenlabrada (101-97). Otro rival propicio para sumar.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión