Baloncesto
Suscríbete por 1€

baloncesto

El Casademont Zaragoza se queda sin premio en Badalona (89-84)

El equipo aragonés ofrece una gran resistencia al Joventut, pero acaba cediendo en la prórroga y sigue sin conocer el triunfo en el curso actual.  

Sant-Roos dirige un ataque del Casademont Zaragoza.
Sant-Roos dirige un ataque del Casademont Zaragoza.
Esther Casas/ACB Photo

El Casademont se quedó a escasos centímetros de la victoria (89-84). El desenlace fue injusto, doloroso, cruel. En Badalona, el equipo aragonés exhibió disciplina, orden, compromiso y convicción, aunque su sobresaliente mejoría no le alcanzó para sumar su primer triunfo de la temporada. Fue un duelo igualado, decidido por detalles minúsculos, que necesitó de una prórroga para resolverse y que finalmente se adjudicó el Joventut por su mayor serenidad en los momentos de fragor y, sobre todo, por la productividad de Ante Tomic en la pintura. El croata facturó 22 puntos, con una efectividad máxima desde la línea de personal (10 de 10), además de capturar 5 rebotes y de generar 7 faltas en sus adversarios.

El conjunto de Porfirio Fisac remó con fe, superando numerosas adversidades, y tuvo el choque prácticamente ganado por momentos. Sin embargo, se descompuso en el tramo final, ya sin Mekowulu y Sant-Roos en la pista -los mejores hasta entonces-, y nada pudo hacer ante un rival mucho más entero en el aspecto emocional. En los últimos compases de la prórroga, sí pesaron la ansiedad, la desconfianza y las inseguridades que han mermado el rendimiento de la plantilla desde el inicio de la temporada. Al menos, por fin hay un trazo definido, un plan reconocible, un camino creíble que recorrer.

El Casademont permaneció los cuatro primeros minutos sin anotar, lastrado por su ritmo lento y previsible. Por entonces, el Joventut había adquirido una renta de cinco puntos (5-0), con dos acciones de Ellenson, pero los aragoneses voltearon el marcador con una canasta de Hlinason -cuando recibió, por fin, un balón franco bajo los aros- y con los triples de Santi Yusta y Howard Sant-Roos (7-8). Y aunque el cuadro local recuperó el mando después, impulsado en ataque por Birgander y Guillem Vives, los zaragozanos resistieron el empuje de su rival gracias a la tenacidad de Santi Yusta y al acierto de Christian Mekowulu en la línea interior. El pívot sumó seis tantos prácticamente seguidos (cuatro de ellos desde la línea de personal), para neutralizar el intento de despegue de los catalanes, y el choque llegó igualado a los 10 minutos de juego (18-18).

En el segundo cuarto, Mekowulu continuó con su particular exhibición (16 créditos de valoración, con 8 tantos, 3 rebotes y una asistencia). Y cuando el Joventut cerró líneas para anular al nigeriano, apareció Jessup para golpear desde el perímetro. Después de cinco puntos del alero (23-27), el preparador de los locales, Carles Durán, optó por detener el encuentro al filo del cuarto de hora para corregir las desatenciones de sus jugadores. Tras el tiempo muerto, el equipo catalán mejoró sus prestaciones y reaccionó con prontitud, agarrado ahora a la solvencia de Ante Tomic en el poste bajo. El Casademont respondió con otro certero triple de Jessup y con una canasta de Aday Mara, quien volvió a emitir señales muy positivas en cada una de sus intervenciones. Al descanso, el choque seguía equilibrado (36-36), con los dos conjuntos aspirando decididamente a la victoria. El cuadro aragonés por fin exhibía fuerza, energía y convicción.

El conjunto aragonés anotó con facilidad en los primeros compases de la reanudación. Sin embargo, dos pérdidas de balón y dos malas selecciones de tiro modificaron drásticamente el escenario: el Joventut facturó 9 tantos en menos de dos minutos, la mayoría en rápidos contragolpes, para edificar la máxima renta del choque (45-40). El Casademont supo sobreponerse con una actitud admirable. En defensa fue un bloque sólido, comprometido, siempre presto al combate; y en ataque halló buenas situaciones de tiro para Dino Radoncic y Jessup. El montenegrino, con 8 puntos, y sobre todo el estadounidense, con 14 tantos a la media hora de juego, lideraron la reacción de los zaragozanos. Una antideportiva de Kyle Guy, que además conllevó su expulsión, acentuó las dudas del cuadro catalán, que enseguida se vio por detrás en el marcador tras los lanzamientos triples de Howard Sant-Roos y de Frankie Ferrari (54-55).

En el último acto, el Casademont se mantuvo firme atrás, sin apenas fisuras, y también se manejó con templanza y criterio en sus acciones ofensivas. Simanic y Mekowulu golpearon desde el perímetro, con dos triples inesperados, para elevar la distancia de los visitantes a los cinco puntos (56-68), a ocho minutos de la conclusión. Birgancer y Feliz redujeron la diferencia a la mínima expresión; pero los aragoneses siguieron sin desencajarse, sostenidos por su sobresaliente desempeño en las labores de contención. Incluso desperdiciaron hasta cinco ataques consecutivos, con algunos tiros liberados, para haber edificado una sólida renta y haber hurgado en la herida de los catalanes.

Así que el choque llegó igualado a la recta final (66-66). Del intercambio de canastas posterior, salió inicialmente favorecido el conjunto zaragozano, que acabó sumando desde más allá del arco, a falta de 31 segundos, con un triple liberado de Jessup (70-73) y con Sant-Roos aportando en numerosas facetas del juego. Tomic recortó desde la línea de personal (72-73), Jessup erró uno de sus dos tiros libres (72-74), mientras que Feliz igualó la contienda con una penetración (74-74), cuando restaban siete segundos. Jessup falló el último lanzamiento, y el choque se encaminó a la prórroga.

En el tiempo extra, Mekowulu y Sant-Roos asumieron la responsabilidad, y además con acierto, para que los visitantes siguieron por delante en el marcador (78-81). Sin embargo, los dos abandonaron la pista antes de tiempo: el cubano, por lesión; el nigeriano, al cometer su quinta falta, que se tradujo además en dos tiros libres de Joel Parra (82-81). Quedaban dos minutos para el final.

A partir de ahí, el Casademont se descompuso. Radoncic y Ponitka desperdiciaron dos fáciles canastas bajo los aros, y Tomic continuó facturando puntos desde la línea de personal (10 de 10). Posteriormente, Yusta volvió a empatar con un lanzamiento exterior (84-84), pero los zaragozanos ya se habían desplomado, física y anímicamente, y fueron incapaces de contener el ímpetu de su rival (89-84).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión